DEJO DE EXISTIR EL CIRUJANO SALVADOR ALFARO CABRERA.

Con la serenidad y aceptación de un hombre que amo a Cristo, ayer poco después del medio día, partió al encuentro con Nuestro Señor, el excelente medio cirujano y mejor amigo Salvador Alfaro Cabrera, un aficionado que vivió con inusitada pasión la fiesta brava, siendo común su presencia en barrera de primera fila, en muchas plazas de la republica, obviamente, incluimos las dos nuestras, siempre acompañado de su entrañable compadre, el también discípulo de Hipócrates el alergólogo y pediatra Alejandro López Delgado, que aparte de ser empresario es el padre del novillero Alejandro López.
El Dr. Alfaro como todo mundo le conocíamos, hijo de un matrimonio ejemplar, que ahora han de estar inconsolables, vecinos de Moroleón Gto., apoyaron a todos sus hijos brindándoles la oportunidad de encausarse en la vida, algunos bajo una profesión como el caso de su hijo Salvador.
El se inicio en sus estudios profesionales en la ciudad de Guadalajara, y siendo un joven inquieto, como muchos otros estudiantes de esa edad, se manifestó con empuje públicamente sus ideales, llegando a destacarse con su posición.
Sus estudios los concluyo con muy buenas calificaciones y menciones en la capital del país, donde alejado de todo barullo se dedico en cuerpo y alma a sacar adelante su carrera, distinguiéndose por ser un medico general, un cirujano muy respetado y destacado en Aguascalientes, donde finalmente moro desde hace varios años.
Finalmente, abatido por una enfermedad terrible, acudió al Hospital Puerta de Hierro, donde fue intervenido quirúrgicamente, estando muy consciente del mal que le aquejaba, con la esperanza puesta en las manos de sus colegas cirujanos, quienes finalmente perdieron la batalla.
A la hora de escribir estas líneas impactados por el fallecimiento del Medico Alfaro, quien llego a fungir como juez de plaza en algún pueblo de Dios, no teníamos información sobre la funeraria donde ser velados sus restos mortales, ni el lugar y hora de sus exequias.
Descanse en Paz.

Deja un comentario