DOÑA ANGUSTIAS SÁNCHEZ VIUDA DE RODRÍGUEZ.

DOÑA ANGUSTIAS Sánchez, madre de Manuel Rodríguez, “Manolete”, nació en Albacete, vivió desde su niñez en el cordobés barrio de La Meced, cuna de los más famosos toreros de esa tierra, su señor padre por motivos de empleo cambió su residencia a esa ciudad cuando ella señalaba su edad con los dedos de solo una mano.

DOÑA ANGUSTIAS Sánchez, madre de Manuel Rodríguez, “Manolete”, nació en Albacete, vivió desde su niñez en el cordobés barrio de La Meced, cuna de los más famosos toreros de esa tierra, su señor padre por motivos de empleo cambió su residencia a esa ciudad cuando ella señalaba su edad con los dedos de solo una mano. ES AHÍ en donde ya siendo una agraciada jovencita conoce a Rafael Molina Martínez, “Lagartijo Chico”, sobrino de don Rafael, el Lagartijo original, y el flechazo de Cupido cumple con su cometido y todo para que el 25 de marzo de 1903 se casaran en la iglesia de San Andrés apadrinados por Rafael Guerra, “Guerrita” y su esposa. Solo 7 años dura la unión que le deja a tres criaturas, Dolores, Angustias y un varoncito que vuela a las alturas a los cuatro años víctima de una accidental intoxicación con sosa. El jefe de la familia sucumbe de tuberculosis el 8 de abril de 1910 y el prospecto para figura del toreo que deja a la pequeña familia con escasos recursos ante la inesperada partida. Sin embargo… DOS AÑOS después, el ex banderillero miembro de la cuadrilla de su difunto esposo, Manuel Rodríguez Sánchez, para entonces ya matador de toros, le solicita matrimonio y el 3 de noviembre de 1912 discretamente unen sus vidas en la iglesita de Alcolea, son apadrinados por su cuñado José Rodríguez, “Bebe Chico”, y su mujer. Curiosamente, suelen suceder estas coincidencias, el futuro padre tiene los mismos apellidos que heredará al vástago posteriormente llamado, entre otros alias, “El Monstruo de Córdoba”. Doña Angustias y don Manuel, apodado ya como “Manolete”, traen a este mundo a Teresa, a Ángela, a Soledad y a Manuel, el IV Califa, que ve la luz primera en Torres Cabrera # 2 el 4 de junio de 1917 y es bautizado en la iglesia de San Miguel el 2 de junio de ese mismo año. LA MUERTE regresa y deja viuda a doña Angustias de nueva cuenta en 1923, las penurias para sacar adelante a los hijos le obligan a abandonar la casa para trasladase a vivir en a La Lagunilla, castizo barrio cercano al Matadero Viejo, por Santa Marina, espacio especial y preferido por los toreros de aquellos años y donde después el escultor Juan de Avalos, en 1948, y con dinero conseguido por don Carlos Arruza, erige la escultura en bronce que perpetua la memoria de quien fuera a Linares a encontrarse con “Islero”. CUANDO EL amoroso hijo pudo contar con la economía necesaria, de inmediato regaló a su señora madre la casa que había sido habitada por don José Ortega Murilla, padre de Ortega y Gasset, la de la avenida Cervantes. AGOSTO ES el mes que todos recordamos al torero cordobés, ya mencionamos algo de él, hoy su señora madre, ya les compartiremos algo de Antonia Bronchalo Lopecino, “Lupe Sino”, musa del diestro a la cual se dice nadie la quería, sin embargo hay comentarios fidedignos que no fue “la viborita” que quieren hacernos creer solo para desprestigiarla, ya lo verán, datos interesantes tenemos… Nos Vemos.

Deja un comentario

Next Post

QUINTA DE FERIA Y ÚLTIMA CORRIDA DEL AÑO EN CALI, COLOMBIA.

EL REY DE LA FIESTA, EL TORO, PONE A CADA UNO EN SU SITIO INCLUSO, AL GANADERO.

Subscribe US Now