5 agosto, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUÍS ESPAÑA… A ANGEL HUGUET PRETEL, MI AMIGO.

Queridos amigos, cada lunes, elijo el tema taurino que a lo largo de los últimos días, merece ser más destacado, a mi sano entender. Esta semana, recién llegado de la tierra de Don Pelayo, un servidor estaba seguro de que José Tomas, iba a ser tema preferente, por ser la cuarta comparecencia del de Galapagar, en un coso taurino, después de su cornada en tierras mexicanas de Aguascalientes.

Queridos amigos, cada lunes, elijo el tema taurino que a lo largo de los últimos días, merece ser más destacado, a mi sano entender. Esta semana, recién llegado de la tierra de Don Pelayo, un servidor estaba seguro de que José Tomas, iba a ser tema preferente, por ser la cuarta comparecencia del de Galapagar, en un coso taurino, después de su cornada en tierras mexicanas de Aguascalientes.
En esta ocasión nos fuimos a Gijón, para tener elementos de juicio suficientes, y contarles a ustedes como se encuentra el diestro español, con sangre mexicana, en esta cuarta corrida, esta vez con toros de Salvador Domecq. Pero uno también es humano y tiene las mismas debilidades y flaquezas que cualquiera de los nacidos.
Cuando el sábado llegué a Sevilla, me encontré con la dura noticia del fallecimiento de Ángel Huguet Pretel ¿Qué no saben quién es? Es lógico, porque no tenía nada que ver con el toro, por supuesto no estaba en contra de los taurinos, solo era un aficionado circunstancial, que asistía alguna vez que otra, a contadas corridas en La Maestranza.
Se estarán preguntando el porqué se habla de él en un comentario taurino. La respuesta es muy sencilla, Angelito (me gustaba llamarle así, como prueba de cariño, aunque debiera de llamarle Don Ángel, por el respeto que le tenía) era mi amigo, mi vecino de más de treinta años. Hemos compartido la educación de nuestros hijos y teníamos la enorme satisfacción, de ver que la amistad de sus padres, ellos la han continuado, estrechándola aun más. David, su hijo, cuando se abrazo a mí entre sollozos, me decía que su padre y yo teníamos muchas cosas en común: desde la edad, al inmenso cariño y respeto que sentía por su familia. Es cierto, pues ahora que lo pienso, en los diferentes partidos que hemos jugado a lo largo de tantos años de amistad, siempre lo he tenido en el mismo equipo.
Creo que sabrán comprenderme y entender que José Tomas puede esperar. Si yo no hablo hoy de él, eso que se va a encontrar, pues no tengo demasiados motivos para ensalzar su toreo en esta ocasión asturiana, a pesar de que haya compañeros y compañeras, que lo pongan por las nubes, obvien la realidad y olviden que quien salió a hombros fue Talavante, igual que en Valencia lo hizo Arturo Saldivar, en Huelva Daniel Luque, fue quien le salió respondón, y en Bayona Juan Bautista salió en volandas por la Puerta Grande, mientras que el gran protagonista, se tuvo que conformar con salir a pie.
Queridos amigos, disculpad que hoy mi comentario taurino, sea menos taurino que de costumbre, pero, como cantaba el gran Alberto Cortez, “Cuando un amigo se va…”
Mañana será otro día.
Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario