28 julio, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUÍS ESPAÑA,

Queridos amigos, una semana más de San Isidro, la Feria de la Salud, de Córdoba y la novillada de ayer en La Maestranza, conforman el eje central de una semana taurina, en la que Madrid continuó llenándose cada tarde y aguantando a los “entendidos” del siete, y Córdoba regalaba orejas a los toreros, bajando ¿aun mas? el listón de seriedad que debe de tener una plaza de primera, y en Sevilla un mexicano de Tlaxcala, que ha dejado bien claro, que quiere ser torero.
El martes 24 se rechazó en Las Ventas la corrida de Román Sorando, siendo sustituida por otra de El Torreón que no ayudo en nada a la terna anunciada.

Queridos amigos, una semana más de San Isidro, la Feria de la Salud, de Córdoba y la novillada de ayer en La Maestranza, conforman el eje central de una semana taurina, en la que Madrid continuó llenándose cada tarde y aguantando a los “entendidos” del siete, y Córdoba regalaba orejas a los toreros, bajando ¿aun mas? el listón de seriedad que debe de tener una plaza de primera, y en Sevilla un mexicano de Tlaxcala, que ha dejado bien claro, que quiere ser torero.
El martes 24 se rechazó en Las Ventas la corrida de Román Sorando, siendo sustituida por otra de El Torreón que no ayudo en nada a la terna anunciada.
La corrida de la Prensa, del miércoles 25, paso con tonos grises, salpicada por algunas gotas de luz, en la esperanzadora confirmación de Joselito Adame, en la oreja cortada por Castella al bravo Alcurrucen que sorteo en primer lugar, y que debieron de ser dos, y sobre todo en la presencia de nuestro Rey, en el coso madrileño.
Los “Núñez” de El Cortijillo, no dieron demasiadas opciones a la terna actuante, el jueves 26. Solo Morenito de Aranda estuvo bien con el bravo segundo, al que le hubiese cortado la oreja si el toro no tarda tanto en caer. En esta corrida, los consabidos “especialistas” protestaron todos los toros de salida. No se acaban de enterar que el encaste “Núñez”, no es un encaste cornalón, que son fríos de salida y que hay que esperarlos en el último tercio.
El viernes 27, salieron nueve toros por los chiqueros de Las Ventas. Solo pudimos ver un par de tandas de buenos naturales de El Cid, al cuarto, tercer sobrero de José Luís Hiniesta; un magnifico tercio de banderillas de El Fandi, al quinto y unas ganas juveniles de ser torero, del mexicano Saldívar, que sustituía a Curro Díaz, corneado en Sevilla.
Los rejoneadores llegaron el sábado con la merecida puerta grande de Leonardo Hernández, que corto tres orejas, los peligrosos toros de Terrón y las cornadas a tres de los caballos que actuaron.
Ayer domingo, los toros de Samuel Flores, salieron mansos y deslucidos. Solo el tercero fue más manejable, con el que Cesar Jiménez, escucho la única ovación de la tarde. Padilla y Ferrera, pasaron entre silencio.
En Córdoba, lo más destacado lo puso, como es habitual últimamente, José María Manzanares, que sentó cátedra en el Coso de los Califas, cortando cuatro orejas a dos buenos toros de Juan Pedro. El Juli y dos toros de La Quinta, también destacaron, saliendo el madrileño a hombros después de obtener tres trofeos.
En Sevilla los “villamarta” de Guardiola, con un juego desigual, fueron testigos de lo que tiene que poner en juego aquel que quiere ser torero, como el mexicano Sergio Flores, que corto una merecida oreja, y que si continua por este camino lo conseguirá. A Martín Núñez se le fue una oportunidad más. En cuanto al valenciano Manuel Jiménez, ha demostrado una actitud y un oficio que no son los más indicados para esta profesión.
Y tenemos que terminar con dos noticias que trajeron fatales consecuencias para el mundo del toro. La muerte del ganadero Luís Núñez Moreno de Guerra y de su hijo Luís, en accidente de tráfico, cuando regresaban a Sevilla, de la finca Los Derramaderos, y el de José Ortega Cano, que está ingresado de gravedad, como consecuencia del ocurrido en la carretera del Castilblanco de los Arroyos, en la noche del viernes.
El toro de la carretera otra vez ha hecho presa en las femorales de los taurinos.
Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario