24 julio, 2021

EL COMENTARIO TAURINO DE JOSÉ LUÍS ESPAÑA. LA TORMENTA “LUQUE” SOPLÓ MÁS FUERTE QUE EL CICLÓN “TOMÁS”.

Queridos amigos, el ciclón taurino de José Tomás, pasó por Huelva, con menos virulencia de la esperada, aunque todo estaba preparado para que su fuerza no causara estragos irremediables, difíciles de prever. El ambiente en las proximidades de la plaza, se vio animadísima desde primeras horas de la mañana, un ambiente que se iba cargado, a medida que avanzaba la jornada y que a las siete de la tarde, treinta minutos antes de que comenzara la corrida, se hizo irrespirable.

Queridos amigos, el ciclón taurino de José Tomás, pasó por Huelva, con menos virulencia de la esperada, aunque todo estaba preparado para que su fuerza no causara estragos irremediables, difíciles de prever. El ambiente en las proximidades de la plaza, se vio animadísima desde primeras horas de la mañana, un ambiente que se iba cargado, a medida que avanzaba la jornada y que a las siete de la tarde, treinta minutos antes de que comenzara la corrida, se hizo irrespirable. Famosos que ponían glamur al evento, políticos que no querían desaprovechar la oportunidad de chupar algo de cámara, reventas cogiendo al vuelo a todo aquel que ponía cara de no tener entradas, curiosos y aficionados de todos los años, llenaban a rebosar la Vega larga de la Merced.
La banda de música Madre de Consolación de Huelva, se abría paso, por el extremo de la Calle Gravina, con los sones de “Mi Huelva tiene una ría” tratando de llegar a la puerta del coso unos minutos antes de que sonaran los clarines (Quizás estas apreturas hicieron que, más tarde, estuviera algo desacoplada con lo que pasaba en el ruedo, y fueran los propios profesores los que escucharan música, pero de malos viento).
Cuando solo el reloj de la plaza marcaba las 8 de la tarde (una hora poco lorquiana), se abrió el portón de la Puerta de Cuadrillas para que Emilio Silvera, José Tomas y Daniel Luque, hicieran el paseíllo, La Merced, presentaba un aspecto extraordinario y no cabía un alfiler en sus tendidos, ni tampoco en el cabezo del Conquero, aquel otro “Tendido de los sastres”, que se llenó a tope de aficionados que pudieron seguir la corrida, en la medida de lo posible, gracias al detalle de la empresa de no izar los toldos que están para reservar el festejo de miradas que no pasen por taquilla. En esta ocasión Oscar Polo y Carlos Pereda, tuvieron la sensibilidad que habitualmente le falta al torero de Galapagar, para que los que no pueden gastarse las fortunas que cuesta ver al torero, lo pudieran hacer desde el Conquero, a falta de una localidad mejor.
El resultado artístico ya es sabido: toros de El Pilar muy nobles y sin peligro, pero muy variaditos y con una falta de casta que arruinó el espectáculo. José Tomás, al que vimos en proceso de recuperación, pero sin estar a tope y con el valor que le caracteriza, cortó una oreja de su primero, sin que faltara la consabida voltereta. Daniel Luque, que no se deja ganar la pelea ni por Tomás, ni por nadie, también obtuvo un trofeo de su primero, que hubiese duplicado en su invalido segundo de no estar fallón con la espada, y Emilio Silvera, que con el mejor lote, solo tuvo detalles del buen concepto taurino que tiene, y que después de 25 años de alternativa, se está agotando.
En resumen, unas Colombinas marcadas por el regreso de José Tomas a la Plaza de la Merced, que arrasó en las taquillas y dejo algunas incógnitas en el albero.
Hasta el lunes y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario