EL PÉSIMO MANEJO DE LA ESPADA LES PRIVO DE LAS OREJAS… SOLO SALUDOS EN EL TERCIO DE RODRÍGUEZ Y PINILLA.

Seguramente muchos aficionados atraídos por el clásico Chivas Águilas, se abstuvieron de acudir al coso San Marcos, para presenciar la ultima tercia y penúltima novillada de la temporada, registrando los tendidos la entrada más baja del ciclo, pero de ninguna forma despreciable, en una tarde bochornosa, de escaso viento, en que se corrió un encierro de Boquilla del Carmen con cinco novillos serios por delante, bien presentados salvo el lidiado en cuarto lugar, que desmereció al ser el menos.
Fue una novillada sosita, acusando debilidad algunos, saliendo suelto del caballo otros, mientras los tres primeros sin prestarse mucho al lucimiento, mas los tres restantes, dos cárdenos y un toro clavado en San Mateo, acabaron siendo aplaudíos en el arrastre, como tributo a sus bondades.
Han actuado los novilleros el potosino Carlos Rodríguez de solferino y oro (palmas y al tercio), el colombiano Camilo Pinilla de nazareno y oro (al tercio y aviso), y el capitalino Rodrigo Ochoa de pizarra y oro (palmas y aviso).
Con el que abrió el festejo, Carlos Rodríguez, ha estado con mucha voluntad, cuando se topó con un novillo con poca fuerza, corta embestida e incierto, al que le extrajo algunos pases al cruzarse saliéndole adelante después de cada muletazo, poniéndole buena dosis de valor al asunto, cuando el novillo le embistió a oleadas y sin humillar. Paso fatigas con ambos aceros, cuando no llego a tiempo el puntillero, llevándose un aviso que debió ser para el cachetero.
Con su segundo, fue otro el panorama para el potosino, que realmente empezó entregándose y luciéndose en un quitazo por estatuarias fregolinas, suerte hoy en desuso, siendo largamente ovacionado, y en igual tenor ha estado con la muleta, teniendo en sus manos a un buen novillo de Boquilla del Carmen, con clase, aprovechando el muchacho esa bondad para torearle con temple en series muy completas sobre ambas manos, imprimiéndole a las suertes sabor, variedad y torería. Fallo con el acero y saludo en el tercio.
El colombiano Camilo Pinilla es un novillero con soltura, inteligencia y muy toreado. Con el segundo, un novillo con pocas energías, que pronto acorto sus embestidas, pegando parones y por lo tanto con un cuarto de embestida, le toreo con valentía y mucha voluntad. A la hora de matar tiene la tendencia, muy mal por cierto, de colocar la espada muy trasera, y a este, su primero, le pego un bajonazo en los pulmones siendo abucheado por el respetable. Después pincho hasta escuchar un aviso de la autoridad.
Su segundo, el otro cárdeno, ha toreado sin mucha limpieza a cambio de su disposición, imprimiéndole al trazo mucha suavidad y expresión artística, como en aquellos momentos en que corrió la mano diestra en redondos templados, y cuando tenía el triunfo en las manos, lo cambio por un sonoro y lacerante aviso, al dejar primero más de media estocada a medio lomo, prosiguiendo otros de igual colocación, antes de entregarse el novillo a manos del Callos que ha entrado al quite de su sobrino, que irresponsablemente fallo en su misión.
Al joven y bajito Rodrigo Ochoa, con su primero no ha tenido suerte, porque el novillo careció de buenas cualidades, sin embargo el capitalino ha estado con firmeza y actitud en todo momento. Fallo con la espada y perdió toda posibilidad de éxito.
Con el ultimo del festejo, un novillo astaltillado, en el tipo de lo antiguo de Boquilla del Carmen, negro y astifino de cuerna, luego de que Felipe Rangel ha estado bien pareando, teniendo que desmonterarse por su acertado trabajo, Ochoa ha tenido muchos destellos de calidad, cuando logro llevar embebido al novillo en la tela, respondiendo el conclave con fuerza, dentro de una faena que brindo al cónsul honorario de España Alejandro Muñoz. Sin embargo, no logro coronar dignamente su trasteo, escapándose de sus manos la oreja, mas escuchando a cambio un aviso, cuando falló con estrepito a la hora de oficiar con la espada de cruceta. Al final el público le despidió con nutridas palmas.
El próximo domingo se anuncia el cerrojazo de la temporada de novilladas en honor del desaparecido torero José María Luévano, con un cartel de selección, tomando parte Jaime Ruiz, Alberto Valente, Claudio Alberto, Cesar Ibelles, Juan Camilo Álzate, Efrén Rosales y Juan Pedro Moreno.

Deja un comentario