24 julio, 2021

ESPECIAL COMENTARIO TAURINO… UN PASEO POR SAN ISIDRO Y JEREZ.

Queridos amigos, paso este fin de semana saturado de festejos y acontecimientos taurinos, de los que ayer les dimos sobrada información. Hoy vamos a hablar del discurrir de San Isidro y de lo que ha ocurrido en esta pasada Feria del caballo en Jerez.

Queridos amigos, paso este fin de semana saturado de festejos y acontecimientos taurinos, de los que ayer les dimos sobrada información. Hoy vamos a hablar del discurrir de San Isidro y de lo que ha ocurrido en esta pasada Feria del caballo en Jerez.
Pero vallamos por parte, Madrid, comenzó el pasado martes, con una corrida de Valdefresno en la que los tres matadores se estrellaron con unos toros que no les permitieron el lucimiento. Solo Tejela saludo una ovación. El miércoles, el juego desigual de la corrida de Vellosino, dio al traste con la ilusión de los coletas.
Los toros de Escolar, lidiados el jueves, salieron peligrosos y de escaso juego, a pesar de ello, el particular público madrileño se puso del lado de los astados y se metieron injustamente con Rafaelillo. El viernes se esperaba la primera corrida de Juan Pedro Domecq, después de su mortal accidente, y parece como si sus toros hubiesen querido homenajearle, ya que dieron un buen juego en general, que no aprovecharon al máximo Juan Bautista y Morenito de Aranda, y si, Uceda Leal, que le cupo el honor de ser el primero que cortara una oreja en este San Isidro de 2011, en una tarde en la que el coso venteño se lleno por primera vez. Las fechas anteriores habían registrado buenas entradas, aunque sin llegar al lleno.
El sábado, sin poder decir que El Montecillo, presentara una buena corrida, si que al menos permitió que alguno de sus toros, colaborara con Uceda Leal, que de nuevo estuvo bien, y de Iván Fandiño, que goza del favor madrileño y le corto una meritoria oreja de su primero, siendo ovacionado en el quinto. El albaceteño Tendero, se marcho escuchando silencio en su lote.
El domingo, día grande del Santo Patrón, llego el primer plato fuerte de esta isidrada y el primer cartel de “No hay billetes” para ver a los toros de Cuvillo y a Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y al mexicano Arturo Saldívar, que confirmo alternativa. A la postre solo el confirmante pudo estar bien, escuchando ovaciones a la muerte de sus dos oponentes. La labor del de La Puebla y del extremeño se vio silenciada por el mal juego y la poca raza de los toros de moda, de Núñez del Cuvillo.
Y ayer la novillada “santacolomeña” de Flor de Jara, encastada y peligrosa, se cobro una cornada de pronóstico menos grave, a Jiménez Frotes, producto de su decisión y valentía, igual que la demostrada por sus compañeros de terna, Manuel Larios que escucho silencio al arrastrarse a sus dos toros y Víctor Barrio, que dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja en el sexto.
Hoy, martes, vuelven las figuras, El Cid, Perera y Talavante, con una corrida de El Ventorrillo.
Jerez, que ha visto recortado el número de festejos, puso fin a su Feria del caballo el pasado sábado, no el Domingo, como últimamente estaba siendo habitual.
Para hacer un resumen de lo acontecido en la plaza jerezana, hay que comenzar diciendo que esta clásica afición lleva un tiempo dejándose llevar por la fiesta y la jarana del cercano ferial, prolongando el Real de la Feria a los tendidos del centenario coso, sin tener un mínimo de exigencia por la pureza y el desarrollo de la lidia. Estamos de acuerdo en que Jerez siempre ha sido una plaza amable, pero también debemos recordar que ha sido una plaza seria, que los toros que en ella se han lidiado, han sido bonitos y acordes con la plaza, pero no lo que está saliendo desde hace algún tiempo, con sus honrosas excepciones. Los presidentes han mantenido ese principio de seriedad, también a la hora de conceder los trofeos, así los Ordóñez, Camino, Paula, Curro y tantas otras figuras que han triunfado en el albero jerezano, han dado seriedad y esplendor a nuestra fiesta en general y a Jerez en particular.
Ahora igual valor tienen las 4 orejas que se cortaron la tarde del Jueves y las 4 del sábado, que se conceden, salvo raras excepciones, por un toreo ramplón y para la galería, con la sola premisa de que el toro muera pronto, sin tener para nada en cuenta donde ha caído la estocada, que las cortadas por Manzanares y Morante la tarde del Viernes, con un toreo que rezumó arte por los cuatro costados, de filigrana y sobre todo de verdad, sin engañar a nadie. Pero claro, el dinero de la entrada hay que amortizarlo, y lo mismo que hay, quien cuando sale de fiesta se tiene que acostar tarde, dando lo mismo si lo está pasando bien o mal, porque al día siguiente hay que decir “Anoche nos acostamos a las seis de la mañana”, en los toros ocurre que al día siguiente, cuando se cuente que “ayer estuve en los toros y vimos una corrida enorme, se cortaron cuatro orejas” ya no hay más.
Y dejo para el final lo ocurrido el primer día, el de los rejones, en el que Pablo Hermoso de Mendoza rivalizo en un bonito duelo con Diego Ventura. A Fermín Bohórquez, a quien tanto admiramos, le dio un venate de localismo y quiso indultar un toro de su ganadería, que el mismo estaba lidiando, echando el publico encima del presidente con gestos impropios de un caballero rejoneador, con el agravante de demostrar un desconocimiento del Reglamento Taurino Andaluz, que no contempla el indulto de un toro de rejones. Menos mal que en esta ocasión, el Usía se mantuvo en su sitio, y como el caballista insistía y el tiempo pasaba, le envió los tres avisos correspondientes y el toro se fue a los corrales, donde se apuntilló.
Estos acontecimientos se producen, en parte, por permitir pensar que todo vale en la plaza. Yo creo que Jerez, poseedora de magníficos aficionados a los toros y al caballo, merece que su plaza tenga la categoría que tienen los jerezanos, ni un punto menos, y eso solo se lo puede dar el publico y los presidentes que se suben al palco.
Termino con una frase de José María Peman en su poema “Feria de Abril en Jerez”
“¡Rumbo y elegancia de esta raza vieja que gasta diez duros en vino y almejas vendiendo una cosa que no vale tres!”.

Deja un comentario