ESPERANZADOR Y ROTUNDO ÉXITO DE EFRÉN ROSALES; OREJA DE PESO. ALBERTO VALENTE TAMBIÉN OREJA.

Y se llegó al termino de la temporada novilleril, para dar paso al Serial Taurino San Marcos 2011, con un festejo muy interesante y entretenido, que fue de menos a más, al triunfar dos alumnos de la Escuela Taurina Municipal, gracias a su actitud, a sus grandes deseos y afición, de ser alguien importante en la fiesta, peleando palmo a palmo con sus cinco alternantes, algunos de ellos con vasta experiencia y apariciones en plazas de primera categoría, siendo ellos Efrén Rosales que cortó una oreja alzándose como el triunfador de la tarde, y el poblano Juan Pedro Moreno, que sin tocar pelo deslumbro a los aficionados, mientras que el norteño y alumno de Eloy Cavazos, gracias a sus deseos y solvencia, fue premiado también con un apéndice.

Y se llegó al termino de la temporada novilleril, para dar paso al Serial Taurino San Marcos 2011, con un festejo muy interesante y entretenido, que fue de menos a más, al triunfar dos alumnos de la Escuela Taurina Municipal, gracias a su actitud, a sus grandes deseos y afición, de ser alguien importante en la fiesta, peleando palmo a palmo con sus cinco alternantes, algunos de ellos con vasta experiencia y apariciones en plazas de primera categoría, siendo ellos Efrén Rosales que cortó una oreja alzándose como el triunfador de la tarde, y el poblano Juan Pedro Moreno, que sin tocar pelo deslumbro a los aficionados, mientras que el norteño y alumno de Eloy Cavazos, gracias a sus deseos y solvencia, fue premiado también con un apéndice.
Se lidiaron 6 novillos de Darío González, de Tlaxcala, y uno de La Alianza, y salvo el que abrió plaza que no sirvió, los demás exigieron bravura peleando en los caballos, como los lidiados en cuarto, quinto sexto y séptimo lugares, que han tenido emotividad, siendo sus despojos retirados entre nutridas palmas. Como regalo se dio suelta al sobrero, este de Sierra Ortega, escuálido de carnes, y un inválido.
En una kilométrica tarde, y luciendo el coso San Marcos más de dos tercios de entrada, actuaron Jaime Ruiz de cocoa y oro (al tercio y silencio en el de regalo), Cesar Ibelles de blanco y oro (al tercio), Claudio Alberto Alvarado de nazareno y oro (pitos), Alberto Valente durazno y azabache (tras fuerte petición una oreja), el colombiano Juan Camilo Álzate de negro y oro (silencio), Juan Pablo Moreno de blanco y azabache (petición quedando en vuelta al ruedo( y finalmente el triunfador de la tarde, Efrén Rosales de verde esperanza y oro ( oreja).
Abrió plaza Jaime Ruiz de que recibimos gratos adelantos, frente al que abrió plaza, un novillo con muy poquita fuerza, incierto y sin clase, quedándose muy cortito y sin romper, se mostro machacón, insistiendo con voluntad, en su intento por sacar agua de una roca. Alargo en demasía su actuación, la que culmino con una entera a topa carnero, saliendo revotado de la suerte. Palmas y saludo en el tercio. Regalo un sobrero de Sierra Ortega, y no tuvo suerte.
Muy animoso con el capote vimos a Cesar Ibelles, un novillero con un vasto trecho andado, que incluye su presencia en La México y la placita de Arroyo, vio como se le atravesó, sin corresponderle el quite Rosales, y de inmediato le dio la réplica, con un buen quite por gaoneras. Su novillo, de La Alianza, careció de emotividad y malas ideas. Ha pegado muchos pases pero ha tenido una cosecha muy pobre, muchas veces sin ser tomado en cuenta. Se le vio muy puesto y suelto al tener mucha experiencia y oficio. Se destaco una tanda con la mano diestra, pero estando muy por encima de las condiciones de su enemigo. Saludo en el tercio.
Claudio Alberto Alvarado, hijo del piquero Noé Alvarado, apodado El Pescado. Lo único que hizo fue causar pena por su falta de valor, de torería y oficio. Quien quiera ser torero, lo primero que debe tener es parecerlo, y en este caso, ni eso se tiene. En la vida hay muchos otros caminos que pueden conducir al éxito. Al final, se unificaron los pitos en su contra.
Alberto Valente, es un novillero norteño con muchas cualidades, tantas como lo acertado que ha estado. Primero, le correspondió un novillo con buen fondo de bravura y raza, que pareció haberle faltado castigo y al que le adorno el morrillo con destacada facilidad; segundo, lo ha sabido aprovechar dese ese prologo con suaves pases por bajo para centrarle en el engaño, y después, con aguante, con esas ganas y valor que todo novillero debe tener, tuvo la inteligencia y cabeza fría para resolver, a sus alcances, los problemas que plantea la bravura de un novillo tlaxcalteca, que volvía con cierta fiereza sobre la tela, además con alegría y prontitud. El merito principal fue aguantar con firmeza en los primeros compases de la lidia, logrando ligar buenos trazos sobre ambas manos, respondiendo con fuerza el publico. Mas cuando el burel sintiéndose podido, tiro a quedarse corto y meterse, el discípulo de Eloy Cavazos entro por uvas, dejando una estocada baja y tras nutrida petición corto una oreja, lo que le asegura un puesto en la feria.
Por su parte el colombiano Juan Camilo Álzate, realmente no estuvo a la altura del bravo novillo de Darío González. Inicio su faena haciendo concebir muchas esperanzas cuando armado de los trastos toricidas, se fue del tercio a los medios con pases por bajo, imprimiéndole al trazo suavidad y temple, y cuando ya se coreaba una faena de gran calado, esta fue decayendo a pasos agigantados, cuando el colombiano tiro por no salirle adelante al novillo, cruzándose y llevarle enganchado adelante, optando por aprovechar solo la embestida, inmerso en un conformismo rampante. Termino de varios pinchazos, retirándose a la barrera en medio de sepulcral silencio.
En sexto lugar apareció el poblano y alumno de la academia municipal Juan Pablo Moreno, animoso con el percal, al grado de quitar en un turno sin corresponderle, pero sediento de gloria, de triunfo, de unos deseos inmensos por llegar a ser alguien importante. En fin, luego de un quite a la limón, con Rosales, valiente inicio su actuación con pases por alto postrado de hinojos, desprendiéndose de ahí, una actuación plena de ribetes áureos, de pases aunque aislados, plenos de gitanería, de duende, de sublime sentimiento, en los cuales aparte de cargar la suerte, acompaña toreramente con el giro sutil de su cintura los pases, sacando el pecho y dándole al trazo una mágica torería que pronto paladeo y disfruto la concurrencia. Se trata de un jovencito muy nuevo, acaso con ocho novilladas toreadas, pero con una calidad insuperable. Fallo al matar, y la petición fue entre chiflidos y gritos, que fue denegada, resumiéndose en salida al tercio y vuelta de gran calado al ruedo.
El ultimo en torear fue Efrén Rosales, y la verdad que no obstante ser esta su cuarta novillada con picadores, claro que tiene defectos, claro que esta verde, pero esa actitud que tiene lo va a conducir muy lejos, porque primero, parece torero, después, ejecuta las suertes con entrega y valor, y finalmente, se gusta mucho y esto lo trasmite a los tendidos, cuya asistencia le respondió con fuerza cuando toreo reunidamente con la pañosa, en series de redondos por los dos lados. Se tiro a matar con mucha decisión, atacando con tal rectitud que termino encunado en el testuz de la res, para cortar una oreja con fuerte petición de la otra, que no se concedió. Así, fue reconocido como el máximo triunfador de la tarde, asegurando un puesto en una de las dos novilladas de la feria.
Destacados.
Gran puyazo de Crucito Prado al cuarto; se desmontero Gustavo Campos por un gran par de banderillas.
Se informó que el niño torero de la academia municipal Héctor Gutiérrez, triunfo con clamor en Tlaxcala, dentro de la convención de escuelitas taurinas que ahí se celebra.

Deja un comentario

Next Post

QUINTA DE FERIA Y ÚLTIMA CORRIDA DEL AÑO EN CALI, COLOMBIA.

EL REY DE LA FIESTA, EL TORO, PONE A CADA UNO EN SU SITIO INCLUSO, AL GANADERO.

Subscribe US Now