24 julio, 2021

IMPERO LA SOSERÍA EN LOS TOROS DE LOS ENCINOS… EN ANODINA TARDE SOLO ORTEGA CORTÓ UNA OREJA DE ESCASO PESO.

Continua lamentablemente afectando la buena marcha del Serial Taurino San Marcos 2011, en el renglón ganadero, cuando ayer, salvo un toro, y solo a medias, quedando a deber mucho el ganado enviado por el ganadero Eduardo Martínez Urquidi, cuya ganadería Los Encinos, ha hecho a la fiesta aportaciones muy destacadas con toros muy importantes, cuando en general se trata de una dehesa bien llevada, siendo una de sus principales cualidades la movilidad de sus productos en el ruedo.

Continua lamentablemente afectando la buena marcha del Serial Taurino San Marcos 2011, en el renglón ganadero, cuando ayer, salvo un toro, y solo a medias, quedando a deber mucho el ganado enviado por el ganadero Eduardo Martínez Urquidi, cuya ganadería Los Encinos, ha hecho a la fiesta aportaciones muy destacadas con toros muy importantes, cuando en general se trata de una dehesa bien llevada, siendo una de sus principales cualidades la movilidad de sus productos en el ruedo.
Ayer, muy de espaldas a esa tradición, a ese comportamiento, la corrida, demasiado justa de presencia, con toros muy en su tipo, mientras otros un tanto fuera de el, algunos astifinos de cuerna, de un juego irregular, no ha tenido un fondo de trasmisión, de bravura, de energías, viniéndose abajo muy pronto, lo mismo, acortando mucho las embestidas, un encierro carente de trapío, salvándose el quinto de la tarde, un toro con bravura y mas trasmisión, mientras que el sexto toro muy incierto, que tiro arteros gayafonasos al corbatín del torero, dejando un pésimo sabor de boca en los aficionados, que por cierto han hecho la entrada más pobre del serial porque el cartel no ha tenido interés. Muchas veces hay toreros que en vez de atraer gente a la plaza, la retiran, como fue el caso de ayer.
Indudablemente que Martínez Urquidi no deseaba el fracaso de ninguna forma, y era tal la confianza en sus crías que los bautizo con nombres de toros inmortalizados de otras ganaderías por el Maestro de Maestros Fermín Espinosa Armillita, mas por desgracia, en nada hicieron honor a esos nombres escritos con letras de oro en la historia del toreo. Mas ni Maromero ni Bailaor, mucho menos Pardito, y qué decir de Nacarillo, mucho menos Clavelito, han emulado en algo a aquellos toros de nombre inmortal.
El cartel integrado por Rafael Ortega de grana y oro (silencio y oreja de poco peso), Fernando Ochoa (palmas discretas y palmas) y el gaditano Daniel Luque de Burdeos y oro (palmas y silencio), no han podido remontar con éxito una tarde signada por el fracaso ganadero. Algo tendrán que hacer, sobre todo este tipo de ganaderos que tienen poder y mandos sobre las empresas, para cambiar el rumbo de la fiesta.
Por cuanto hace al desempeño de los toreros, el primer espada Rafael Ortega, ha tenido una actuación muy desigual, mientras que con su primero, un burel muy descastado, soso y sin trasmisión, ha estado muy apagado, sin actitud, sin deseos, intrascendente por completo. Con el cuarto cambio de actitud, viéndose con mayor enjundia e interés al estar más entonado, pero sobre todo, con mas deseos, toreando primero de capote con suavidad en las verónicas y el quite por chicuelinas, cubriendo el segundo tercio con brillantes y facultades reconocidas, y finalmente en el tercio mortal, muy en la línea tradicional de Ortega, mas animado y deseoso, ante un ejemplar que duro muy poco, donde pudo lucir en algunas series de redondos sobre la diestra esencialmente. Mato con la efectividad acostumbrada y le otorgaron la única oreja concedida en la tarde.
Por su parte en manos de Fernando Ochoa ha parado el lote con más posibilidades del encierro de Los Encinos, y de no usar una espada roma, horita estaríamos escribiendo que a su espuerta caería al menos una oreja. Su primero fue un astado débil y corto que se venía parando de continuo, doblando las manos, dejándose ver el espigado torero michoacano en algunas series de muletazos en redondo por el pitón derecho, siendo molestado en una parte de su trasteo por el viento. Intento el toreo al natural, flanco por el cual el toro no venia tan claro metiéndose mucho la res. Cobro un espadazo desprendido. Escucho tibias palmas.
Con su segundo, quinto de la corrida, el toro con mayor motor, trasmisión y calidad del encierro, Ochoa ha toreado en redondo con elegancia, llevando muy embebido a la res en la tela, respondiendo un público que nunca termino por meterse a la corrida, aun y cuando el michoacano, avecindado por un tiempo entre nosotros, tuvo la atingencia de sostener el nivel de la faena, no permitiendo que esta decayera, aun y cuando por el izquierdo el toro fue complicado, por la bravura manifiesta, forzando el espigado diestro la maquinaria para imponerse al torear por naturales. Su propiamente derechista faena, de no haber pinchado, hubiese tocado pelo.
A quien de nuevo la Diosa fortuna no correspondió fue al gaditano Daniel Luque, porque le toco el lote más malo de la corrida. Su primero le dejo trazar verónicas ejecutadas con garbo, con solera, al igual que en las chicuelinas, en un esperanzador inicio, mas al toro pronto se le acabaron las energías, y por más esfuerzos que hizo el nacido en Cádiz, puerto donde encuentra su cuna el cante por alegrías, donde se come deliciosas viandas suculentas con productos marítimos, además, donde se escucha y se baila el flamenco, no fue posible llegar al éxito total, inclusive, cuando alargo porfiadamente la faena. Escucho palmas.
Para el colmo de su poca fortuna, su segundo, ultimo de la tarde, fue el lunar del encierro, un toro con seriedad por delante, incierto, peligroso, que tiro derrotes por las nubes, incluso, aflojando con uno de ellos el corbatín del torero, sin servir para la ejecución de las diversas suertes del toreo. Así llego pronto el final de otra tarde sin suerte para los toreros, al igual que para el ganadero de Los Encinos.
Hoy, en que llegamos al ecuador del serial, se anuncia a Fernando Ochoa en su segunda y última comparecencia, con la Presentación de enigmático torero de pellizco, el español Alejandro Talavante y por su final en esta feria, Joselito Adame, ante una bella corrida de San Isidro, ganadería en un ascenso importante con triunfos destacados, gustándonos mucho dos toros, un cárdeno 107, y el 68, un ejemplar muy descubierto. Estamos seguros que será una tarde importante.

Deja un comentario