31 julio, 2021

IMPRESIONANTE CORNADA A UN BANDERILLERO… ASEGUNDO ADAME COMO BUEN LABRADOR.

No cabe duda que el público está metido en toros por la causa que usted guste, pero está metida en toros, al grado de registrar más de dos tercios el graderío del coso San Marcos, motivados por la maciza faena del domingo anterior de Gerardo Adame, que como buen labrador, de nuevo arma el alboroto con una faena de gran calado empañada por el pésimo uso de las espadas, conquistando una blanda oreja, después de varios fallidos descabellos.

No cabe duda que el público está metido en toros por la causa que usted guste, pero está metida en toros, al grado de registrar más de dos tercios el graderío del coso San Marcos, motivados por la maciza faena del domingo anterior de Gerardo Adame, que como buen labrador, de nuevo arma el alboroto con una faena de gran calado empañada por el pésimo uso de las espadas, conquistando una blanda oreja, después de varios fallidos descabellos.
Sin embargo, los hechos ahí han quedado plasmados en el ruedo, donde logro series muy completas, bien rematadas, de pases por bajo sobre ambas manos, haciendo trepidar con fuerza el graderío del coso sanmarqueño, cuando fundido en el centro del albero con el novillo de Torreón de Cañas que le fue obsequiado por el empresario Ricardo Sánchez, luego de su titánica y valerosa actuación, frente al lote con mayores problemas del encierro de Chacho Vázquez, sobre todo su segundo, un novillo paliabierto de cuerna, de pésimas ideas, muy orientado, que siempre se fue encima del torero, sin obedecer las telas, haciendo cosas de toreado, poniendo en serios aprietos al muchacho, quien supo sortear con valor y sapiencia, las complicaciones presentadas por el marrajo.
En fin, en una tarde que fue de menos a más, se lidio un encierro con mayor presencia de Chacho Vázquez, como para poner en práctica aquel viejo adagio de Vázquez chin…., a tu progenitora. Toda, difícil, con genio, desarrollando mucho sentido, bravuconeando en el caballo, y alguno que otro rajadandose. Salvo el quinto, que ha tenido buen fondo de calidad, pitado fuertemente, el cuarto, un verdadero galimatías, con mas malas ideas, que un sicario. Siempre queriendo acabar con el torero.
Han toreado Gerardo Adame de sangre de toro y azabache (al tercio, al tercio y oreja), Cristian Verdín de verde botella y oro (aviso y al tercio), y el portugués Paquito Velázquez de celeste y oro (aviso y al tercio.
El primero de Gerardo fue un novillo por demás complicado, que cuando no se freno al embestir, lo hizo sin clase y con peligro sordo, que cuando no le llevaba muy tapada la cara y embebido en el engaño, hacia por la humanidad del torero, queriendo quitárselo de enfrente, mientras su segundo, un verdadero “regalito” del ganadero, corrió con mucha suerte, pues desde los primeros lances, dejo ver sus negras intenciones, orientándose, especialmente por el pitón derecho. Cuando intentaba dar el primer muletazo por ese lado, el novillo desentendió por completo la muleta, pegándole un atragantón a Gerardo saliendo ileso de los inesperados momentos, cuando estuvo a punto de ser prendido contra las tablas. De ahí en delante las cosas se le pusieron a Adame muy a la cuesta arriba, transcurriendo su actuación, entre momentos de angustia y peligro, ante las constantes coladas de una res, que dio signos de haber sido toreada. Esta tarde, para el acalitano ha tenido un final feliz, al caer en sus manos un novillo con calidad, muy humillado, al que toreo a placer, como ya describíamos antes, y de no haber fallado a espadas, muy seguras tenia las orejas en su espuerta. No obstante el regalo, se ha ganado a pulso su consecutiva repetición, ahora al lado del ecuatoriano José Antonio Bustamante y la presentación del bisnieto del Petronio del Toreo don Rodolfo Gaona y nieto de don Lorenzo Garza, Lorenzo Garza Gaona, con seis novillos de Jorge de Haro.
Cristian Verdín, aun estando verdón, dejo ver que tiene cualidades, aunque es muy difícil emitir un juicio con tan solo ver una vez a un muchacho. Sin embargo, con su primero, un novillo que termino rajado por completo, con absoluta querencia a toriles, el tapatío se vio con la solvencia a la medida de sus posibilidades. A diferencia del año pasado, son notorios sus avances, no obstante sus precarias oportunidades. Erro varias veces con ambas espadas, dejando ver su total ignorancia de la ejecución y falta de práctica a la hora de oficiar con los aceros.
Con su segundo, el mejor del encierro, con calidad y buen fondo, dejo al toreo expresar sus maneras, al torear en redondo sobre ambas manos, sacando del marasmo al cotarro que le coreo con fuerza. Al final dejo más de media estocada perpendicular y delantera, fallando con la de cruceta, terminando por saludar en el tercio.
Al paisano del Lobo portugués, el extinto y tan querido por la afición mexicana, Manolo Dos Santos, Paquito Velázquez, le correspondió en suerte, los novillos con menos dificultades, no por ello, carentes de peligro, como su primero, al que tenía que hacerle muy bien las cosas, porque cuando no lo hacía, el astado aprovechaba ese error para ponerlo en apuros. Surgieron algunos chispazos de calidad, sin llegar a redondear la faena. Sin fortuna con el acero, acabo por ser avisado.
Con el supuesto cierra plaza, un novillo muy potable que llego con mucho motor al tercio final, difícilmente llego a ponerse en la distancia correcta, razón por la cual, el novillo termino por imponerse en el ruedo, dando la impresión que se fue para arriba. Le mato de una estocada saliendo a saludar en el tercio.
Incidencias:
Ayer fue una tarde aciaga para los subalternos. Más de un piquero se dio un porrazo sin mayores consecuencias, mientras el otrora acertado aspirante a banderillero ha tenido una tarde aciaga, al fallar lamentablemente cuanta vez intento banderillear, fallando rotundamente, al grado que el publico la tomo en su contra. El subalterno norteño Alejandro León sufrió una impresionante cornada, cuando el último novillo hizo hilo con el al desarmarlo, perdiendo la boca del burladero, intentando saltar sobre el, sin conseguirlo a falta de buenas facultades, cayendo propiamente en los astifinos pitones del novillo, que le prendió contra los maderos, metiéndole más de medio pitón en la parte interna del muslo derecho, escapándose de mas heridas, cuando por fin atino a cubrirse en el burladero. Según fimos informados, se trata de un percance muy grande pero afortunadamente limpio, y una vez estabilizado en la enfermería de la plaza, lo trasladaron a la Clínica Guadalupe, donde en los momentos de estar redactando esta crónica, está siendo operado por los médicos del servicio de plaza.
Para el próximo domingo, repite por segunda ocasión consecutiva Gerardo Adame, alternando con el ecuatoriano José Antonio Bustamante y el capitalino José Lorenzo Garza Gaona con novillos de Jorge de Haro.

Deja un comentario