24 julio, 2021

JESULÍN DE UBRIQUE, LOS “APLAUSOS” DE “EL MANCO DE CELAYA”, Y UN POCO MÁS.

CUENTAN QUE… Jesulín de Ubrique había sido el triunfador de la feria de San Fermín, en Pamplona, en el año anterior a lo que nos ocupará, esa fecha abandonó el coso con un rabo y desde luego sus pretensiones económicas eran más altas, para son los triunfos. Las negociaciones ante los representantes de la empresa las realizaba su apoderado Manuel Morilla.

CUENTAN QUE… Jesulín de Ubrique había sido el triunfador de la feria de San Fermín, en Pamplona, en el año anterior a lo que nos ocupará, esa fecha abandonó el coso con un rabo y desde luego sus pretensiones económicas eran más altas, para son los triunfos. Las negociaciones ante los representantes de la empresa las realizaba su apoderado Manuel Morilla. Los alegatos estaban en su apogeo, la empresa defendía su dinero pretendiendo pagar menos que lo solicitado, Morilla cosa normal no bajaba sus peticiones, el tiempo pasaba y el arreglo no veía la luz verde del común acuerdo, cansado y aburrido este se salió por la tangente con un cínico y simpático… “No puedo ceder más, así no me conviene, Jesulín se lleva el 85% del sueldo y a mí no me queda por lo mismo mucha comisión”.
TODOS CONOCEMOS que a don Álvaro Obregón le volaron el brazo derecho en la batalla de Celaya de 1915. Don Álvaro siempre fue asiduo concurrente a las plazas de toros, ya conocido como “El Manco de Celaya”, obvio, además siendo presidente de México, se encontraba con el molesto detalle de no poder aplaudir un pase, un muletazo o un remate. Esto no pasó a mayores al encontrar el mandatario la manera de manifestar su admiración al torero en turno, al que debía de ovacionar, simple y sencillamente ordeno a uno de sus secretarios se sentara a su derecha, su lado mutilado, y él extendiera y tuviera en esos momentos su palma diestra abierta, así don Álvaro la chocaba produciéndose el aplauso. Bueno, en realidad era “medio aplauso”.
QUE PENA, vea usted lo que opinan de la fiesta mexicana por España, de lo que se permite, lo firma Antonio Díaz… “Lo cuenta bien en el Mundo de anteayer Zabala de la Serna: algo huele a podrido en los últimos triunfos de las figuras europeas en la México. Ponce, Castella, Juli y Perera han logrado sus conquistas con el mismo material que se llevan los párvulos de la tómbola del pueblo: con el torito de regalo. Indultos, el de Castella, -del morito que donó, se entiende-; rabos, el de Guapetón, que se llevó el Juli; la enésima renovación de Ponce como consentido de la México, sin dar un paso atrás: no dudó en regalar el ¡noveno! de la tarde. O ya de la noche; y lo último, la ofrenda de Perera, que falló a espadas y perdió los máximos trofeos del peludo obsequio. Esta compra-venta de triunfos hace años que en España, a Dios gracias, está prohibida. Al aficionado mexicano, solo decirle que no se lleve a engaños: los sobreros de regalo no son más que las limosnas de unos privilegiados que creen estar por encima del bien y del mal.”. Agregaría su servidor… Si cuando menos hubiesen sido TOROS. A otras cosas…
COMO YA es del conocimiento público, la temporada de novilladas en la plaza San Marcos, preámbulo a la feria de abril, esta por arrancar el próximo domingo último de este mes de febrero. Interesante por donde lo queramos ver será la presencia de Gerardo Adame, novillero que tendrá que demostrar dos cosas, el porqué su administración le da festejos seguidamente, es posible pensando en que tome la alternativa, y no es descabellado imaginar que si va en la tarde inaugural es por algo, y con posibilidades de que segunda sea precisamente por eso, darle espacio esperando arme un taco gordo y en el serial abrileño hacerlo matador de toros.
CASO SEMEJANTE con el segundo espada, Jorge Didier, este sin tanta altura pero con la urgente necesidad de mostrar avances para continuar lo sigan programando, valor lo tiene para dar y prestar, ahora veremos si el tiempo le ha permitido acercarse técnica. El tercer espada es un debutante local de apellido Frausto, dicen ha estado bien por la provincia, y sin afán de molestarlo o restarle meritos, esto fue por allá, veremos y diremos lo que haga en este compromiso en su tierra, los novillos-toros serán de Real de Saltillo.
POR CIERTO que al acercarse estas fechas el cachondeo callejero con el tema de conocer a los integrantes del palco de la autoridad es ya una burla. Normal que si hay administración municipal nueva, ellos, posiblemente, tengan planeado nombrar nuevo equipo, están en todo su derecho, pero la guerra que se ha desatado es exagerada, lo malo es que el tipo de “guerra” es muy a la campesina, muy de acémilas, muy de jumentos. Sí, de esos que antiguamente sacaban agua de las norias o pozos artesanales a la vuelta y vuelta para llevar agua a sus propios molinos. Parte de esta belicosa etapa de pre novilladas y de prefería la ha causado Paco Olivera, Bombita”, les recuerdo a ciertas personas que Paco es mi amigo, y de esos tengo por montones, pero una cosa es… “Juan Domínguez, y otra muy diferente, es… no me chifles”, y todo se da desde la tarde que él presidio la primera de las corridas en Encarnación y se portó como un juez serio, buscando dar compostura, importancia y rectitud a un festejo en el que no había porque regalar apéndices como tamales ya que era el día de la Candelaria. Ni lo defiendo ni lo ataco, todo lo contrario, estoy solamente del lado de aquel que busca dar grandeza a un espectáculo que alguna vez fue eso, grande, no tanto como los sabios que quieren ahora imponer criterios a las autoridades municipales. La Alcaldesa local ya dirá la última palabra, esperamos tenga tino en la dificultosa decisión del nombramiento, que le atine al bueno. Y esos ilustrados y eruditos personajes esperamos tengan en cuenta que primero es la fiesta y luego sus “lucidos” intereses personales de aparentar saber latín, latón y lamina acanalada.
¿QUÉ A quien le doy mi voto?. Pues resulta que yo si soy sabio, yo voto por aquel que nombren en la presidencia municipal siempre y cuando no sea un dedazo y sea un honesto taurino que no se venda a intereses extra taurómacos… Nos Vemos.

Deja un comentario