LO MEJOR DE LA INAUGURACIÓN NOVILLERIL FUE EL ENTRADÓN, GERARDO ADAME DOS OREJAS.

Ni hablar, la afición está metida en la fiesta, la gente quiere ver toros y así lo demostró hoy en esta primera de las ocho tardes de las que constara el serial novilleril. El coso San Marcos lució un lleno a reventar en sombra y en el tendido de enfrente les aseguro que si acaso quedaron cien espacios vacios fueron muchos. ¡Qué bonita es la fiesta brava!.
En punto de las cinco de la tarde se abrieron los rojos portones que dan acceso al ruedo mismo que recibía a una tercia que prometía bastante, a Gerardo Adame, de tabaco y oro, a Jorge Didier, de azul y oro, y el debut de Ricardo Frausto, de grana y oro, con novillos de Real de Saltillo que me gustaron los corridos en tercero, cuarto y quinto lugar, complicados los otros tres.
El primer espada, Gerardo. Esperaba notarlo con mas solvencia, más desahogado, ha sumado bastantes actuaciones como para no verlo con errores tan desagradables como el quedar atravesado al viaje del enemigo y sufrir la voltereta que no tenia porque ser, sin embargo tiene gusto por estar en la cara del toro pero careciendo del buen sentido de la distancia que le deje listo para engarzar las tandas que todos le queremos ver. En su primero, uno de los malos, nunca nos mostro hubiera estructurado plan alguno y esto complicó más las cosas. Salió al tercio.
En su segundo el panorama cambio, quitó por ajustadas chicuelinas y tafalleras, con la pañosa pego lentos, muy lentos derechazos y naturales pero sentimos que por asegurar el triunfo se precipito dejando ir al novillo con dos o tres tandas que nunca dio. Adelanto el momento de herir más sin embargo y para su fortuna acertó una estocada hasta la empuñadura que le valió se le otorgaran dos apéndices, los únicos de la tarde. Suficientes para salir en hombros.
Había cierta expectativa por ver el debut de Ricardo Frausto y este no cumplió con la misma, muy verde, perdida con el capote, sobre todo con el lance fundamental, la verónica, acartonada, eléctrica. Tiene carisma y no está exento de clase, en ratos pega largos y sentidos pases con ambas manos, todavía su cerebro se embarulla y no logra estructurar una faena aseada, cuestión de tiempo, de torear y entrenar mucho, mucho campo sobre todo para corregir errores pero con alguien que verdaderamente le oriente y tenga paciencia casi de tiempo completo. Lo que no nos queda duda es que tiene carisma y cierto valor que acabara de florecer solo sumando festejos y mas festejos, no hay que perderlo de vista, esperamos la empresa no lo repita pronto en esta ciudad, que lo cuide unos meses más. De su situación con la espada está fatal, no sabe ni siquiera cual es la pierna que va por delante al intentar descabellar. Lógico que desde la autoridad le enviar desafinadísimos avisos. Se llevo dos volteretas que en un descuido pueden ser, así lo deseamos, las de la temporada, quiero decir que esperamos ya no ver más.
De Didier… Uf, que difícil es escribir de un muchacho que por hoy nos ha desilusionado ya que teníamos grandes esperanzas en que esta tarde le veríamos arrollador. Dejó ir al quinto al cual bastantes asistentes dialogaban entre sí que era de arrastre lento. El ya enfermero profesional tiene que trabajar a marchas forzadas durante 25 horas para pulir su técnica, a la trágala nunca va a lograr aprender.
Repito que dos orejas Gerardo Adame pero lo mejor fue la entrada, veremos la respuesta pública dentro de ocho días que ya anuncian a Cristian Verdín y al portugués Paquito Velázquez con Malpaso y con seguridad, según la costumbre de repetir al triunfador, este habrá de ser Gerardo Adame quien saliera hoy en hombros.
Por cierto que en el segundo de la tarde, el de Didier, brinco como espontaneo, “muy instantáneo”, uno de los hijos del fallecido matador de toros Rubén Salazar, no paso nada, uno de pecho y la carrera hacia donde estaba la empresa para solicitarle una oportunidad, imagino esta fue que interviniera para que no lo detuvieran, sin embargo los de reglamentos lo sacaron… por la puerta grande pero a empujones, nunca a hombros. Mañana ampliaremos nuestros comentarios.
Por cierto que en la plaza México solo Juan Bautista dio una vuelta a la periferia y en el otro petición. Ovación y pitos con aviso Oscar López Rivera. Aldo Orozco pitos tras aviso y silencio, la entrada fue fatal, como para sepultar todavía más al coso más grande del mundo… y mas mal llevado… Nos Vemos.

Deja un comentario