19 junio, 2021

LOS DE HARO, DIFÍCIL ASIGNATURA PARA LA TERCIA… ADAME POR SU RAZA CORTO UNA OREJA.

Como era suponerse, los novillos de Jorge Haro, una verdadera ensalada en tipo pelo y juego, puso las cosas difíciles a los toreros, por su bravura y sentido, a quienes varias veces les pusieron las cosas a la cuesta arriba, en una tarde de clima muy agradable, en la cual, salvo los novillos, que hicieron cuarto y quinto, los demás por ahora han quedado con saldo en contra. La novillada en si cumplió en el castigo, al ser picados mas a la zona de toriles al lado opuesto a ella, como debe ser.

Como era suponerse, los novillos de Jorge Haro, una verdadera ensalada en tipo pelo y juego, puso las cosas difíciles a los toreros, por su bravura y sentido, a quienes varias veces les pusieron las cosas a la cuesta arriba, en una tarde de clima muy agradable, en la cual, salvo los novillos, que hicieron cuarto y quinto, los demás por ahora han quedado con saldo en contra. La novillada en si cumplió en el castigo, al ser picados mas a la zona de toriles al lado opuesto a ella, como debe ser.
Al cambiar el terreno cercano al burladero de matadores donde se acostumbra picar los toros, lugar donde se ayuda a los astados mansos a ir al caballo, cambiándolo ahora mas hacia la contra querencia para ver con mayor claridad esa cualidad que distingue al toro de lidia, la bravura, a la mayoría de los novillos les costo trabajo acudir al castigo con prestancia a la nueva zona. Ole mi juez y asesor por esa estupenda acción.
El publico ocupo más de dos tercios del graderío del Coso San Marcos, no perdió momento alguno, ante el constante peligro existente en el ruedo, y ha visto, como nuestro paisano Gerardo Adame, si bien con su primero un novillo complicado, mironcito, probón e incierto, le toreo muy en la línea, teniendo detalles de mucha torería, quizá abusando de los cambios por la espalda, hasta llevarse un susto. Paso fatigas con el pincho y al sexto viaje cobro una estocada honda muy delantera.
Acertó al quinto golpe y escucho un aviso y saludo en el tercio.
Su segundo, un novillo con demasiadas complicaciones, se apago pronto el colorado, después de un tele dirigido y solicitado brindis, se ha pegado un rabioso arrimón, echando humo tal volcán en erupción, jugándose la cornada con singular y absoluta entrega, dejando ver su hambre y deseos manifiestos por hacerse torero estando todo el tiempo metido entre los pitones a la mínima distancia. Por ello con arrojo y entrega se tiro a matar sepultando el acero un pelín desprendido, acertando al primer golpe y cortando una oreja, que para un sector del público no merecía.
El primer espada Lorenzo Garza Gaona, de apellidos gloriosos, con su primero por demás deslucido, bien poco pudo realizar, a no ser su intento de conseguir uno que otro momento importante, que los tuvo pero aislados. Escucho Palmas. Con su segundo, un hermoso y bien comido berrendo en cárdeno, con mucha fijeza, bravo y con calidad, cuando le llevaba embebido y templado en la tela, se desplazaba sin mas peligro que su propia bravura, pero cuando no se ponía en el sitio quedándose atrás, fiera de la línea y sin cruzarse, quitándole la muleta de la cara, con la raza del novillo, el novillero se veía mas que agobiado y en peligro, además, cuando le llevo empapado en la muleta, el publico le respondió con fuerza, terminando sin romperse con el novillo, y para colmo de males, al no ejecutar con ortodoxia y entrega la suerte suprema, perdió toda oportunidad de tocar pelo.
Quien está muy verde y con escasos recursos, es el ecuatoriano José Antonio Bustamante. No respeta los terrenos que pisa. Su primero ha tenido un solo problema; la bravura. Claro que torear un toro bravo, lo que es torear, pocos muy pocos lo hacen, pues son requeridos los mas básicos recursos y el sitio, el conocer de terrenos, y un oficio bien aprendido y mejor aplicado. Había que llevarlo muy sometido, con la mano baja, metido en la canasta y mandarlo, ¡nada de otro mundo¡ Pero cuando solo se quiere aprovechar el viaje, las cosas no resultan, como no le resultaron al sudamericano, que se fue a los maderos en medio de sepulcral silencio.
En su segundo de nuevo volvió a tirarse el mismo espontaneo de ocho días antes, con mucho afán de notoriedad y hasta cierto punto exhibicionismo, que de lo otro, nada, es tan escaso su valor, que en vez de ir en busca del toro, corrió para el otro lado. Total, por un momento impero el desconcierto, el novillero al lado contrario brindado su faena, los subalternos prestos en contra del intruso, y en novillo como el chinito, solo milando. Qué pena.
Total, ante el burel más malo del encierro, Bustamante no fue capas de hacer nada digno de consignar, que su voluntad estrellada en la mansedumbre del de Haro, y por su pésima ejecución de la suerte suprema, escucho dos bocinazos que le enviaron del biombo.
Para la cuarta novillada de la temporada se anuncia al tlaxcalteca Oscar Amador, compartiendo cartel con el español Alejandro Enríquez y el paisano Alejandro López, cuyas abundantes notas informativas dan cuenta de sus constantes triunfos y grandes éxitos, que ahora, se asegura, refrendara en su presentación como novillero ante sus paisanos, en el albero del Cosos San Marcos. Se van a lidiar reses de doña Celia Barbabosa.
Destacamos.
Los buenos pares de Gustavo Campos.
El excelente puyazo de David Vázquez al cuarto.
Lo buen capotero que es Pascual Navarro Pascualet.
La buen intención del biombo, por obligar con templanza a los picadores, a contra querencia.
Y las locuras del Pana del cartelillo, con disculpas para el cartelillo.

Deja un comentario