29 julio, 2021

MARIO AGUILAR PIDE PASO… CORTÓ DOS OREJAS, BARBA Y EL CEJAS UNA POR CRÁNEO.

A tambor batiente cerro el Serial Taurino San Marcos 2011, cuando los tres toreros de la tierra, Fabián, El Cejas y Aguilar, derribaron con estrépito y contundencia ese pretexto que se da entre los toreros mediocres, inconsistentes, carentes de ambición, que expresan, “mis toros no funcionaron”

A tambor batiente cerro el Serial Taurino San Marcos 2011, cuando los tres toreros de la tierra, Fabián, El Cejas y Aguilar, derribaron con estrépito y contundencia ese pretexto que se da entre los toreros mediocres, inconsistentes, carentes de ambición, que expresan, “mis toros no funcionaron”, cuando son ellos lo que no funcionan, quedando ayer plenamente plasmado que cuando el torero tiene raza, ambición, afición, surge el torero que impone su autoridad, su torería, como paso durante el último festejo, cuando los toros de El Junco, débiles, deslucidos, sin bravura, no fueron obstáculo para que el triunfo importante arribara al palenque Monumental, donde los toreros se han dado un agarron en serio.
Victorioso ha salido el más nuevo de la tercia, Mario Aguilar vestido de azul marino y oro (2 orejas y tibias palmas), mientras que el primer espada Fabián Barba de blanco y oro (oreja y al tercio), no se ha dejado ganar la pelea, al igual que Arturo Macías “El Cejas) elegantemente vestido de blanco y plata en cabos negros (oreja y silencio), en una tarde interesante de mas.
Como indicábamos al principio, se lidio un encierro justo de presencia, destartalado de tipo, que salvo el primero que canto la gallina en el castigo, los otros, aunque recibiendo leve castigo, han recargado con celo en el peto. Campeo la debilidad de remos delanteros, imperando la poca trasmisión, así como la falta de un puntito de bravura. El quinto brinco al ruedo con el pitón izquierdo totalmente flojo, pero nadie dijo nada.
Después que rompieran filas los toreros al termino del paseíllo, la alcaldesa Lic. Lorena Martínez deposito en manos de los hermanos Vicente y Elías Esparza, por sus 25 años como maestros de la Academia Taurina Municipal, acompañando a la primer edil el director de dicho centro, el ganadero Claudio Huerta, los alumnos de la academia, faltando Luis Fernando Sánchez, e integrándose la tercia actuante.
Una vez restablecido el orden, se dio suelta al primero de la tarde, un toro que salió suelto al sentir el hierro, aparte de dolerse a los arponcillos, al que Fabián, teniendo muy claro las condiciones de la res, primero le recibió con largas de hinojos en el centro del ruedo, y después con la muleta ha estado muy resuelto, muy firme, consumando el trazo con temple y estupendas maneras, dentro de una faena con estructura, variedad, actitud y buen gusto, encontrando eco en las alturas, cuando engarzo los muletazos en series redondas bien rematadas, y como estuviera acertado con la espada, ha cortado una oreja de mucho peso, siendo muy festejado a la hora de recorrer la circunferencia.
Su segundo, un toro que no valía, de nuevo Fabián ha estado muy por encima de las condiciones del burel, y la carencia de emotividad, de bravura, y su sosería, Barba lo a puesto y dispuesto para volver a estar muy torero, inventándose una faena con calado en las alturas, interesante, torera, plena de entrega y quietud de zapatillas, tolerándole con inteligencia, consiguiendo algunos pasajes brillantes, cuando torero con la diestra templadamente, extrayéndole los pases con tirabuzón. Por desgracia emborrono la plana al fallar con el acero, dejando escapar otro apéndice que tenia propiamente en la bolsa, resumiéndose su actuación en saludar en el tercio, pero dejando plena constancia de sus empeños y deseos.
Volvió al ruedo de la Monumental Arturo Macías que venía precedido de un triunfo inobjetable en Saltillo donde le corto un rabo a un novillo de Cabrera, por una faena alegre, variada y con el sello de la casa, y así ocurrió ayer, corrida en la cual ha tenido el gesto de donar íntegramente su emolumentos al DIF, cuando el segundo de la tarde, otro toro que no hizo honor a su nombre de Alegre, adoleciendo por completo de esa contagiante situación, teniendo Arturo que redoblar esfuerzos para extraerle una faena con el corte de la casa, faena que previamente brindo a la primera dama del estado señora Blanquita Rivera Río, quien escucho muchas palmas calurosas y de reconocimiento, volviendo al rostro del torero su sonrisa cautivante y carismática. La verdad es que El Cejas ha trazado una faena intermitente, dadas las condiciones del toro, yendo de menos a más, sobresaliendo su toreo por naturales, con ritmo, temple longitud, al igual que los derechazos tersos y largos con que logro emocionar al tendido. Abrocho su trasteo con una serie de manoletinas muy ceñidas y emotivas, cobrando después una estocada muy atravesada, tardando por lo tanto en doblar la res, de la que finalmente le entregaron una oreja al torero.
Con el otro, el astado más deslucido y débil del encierro, todo un verdadero invalido, Arturo paso de ser torero para convertirse en enfermero, y por más que alargo la faena, al grado de manifestárselo el publico que empezó a manifestarse a pitar solicitándole que entrara a matar, por más que ha estado machacón, y todo por el deseo de salir a defender su sitio. Se retiro a los maderos en un sepulcral silencio.
El triunfo inobjetable, grande, sentido, brillante lo obtuvo Mario Aguilar, que ha tenido en su muleta la magia del toreo vertical, templado, lánguido, terso, luminoso, que no decayó jamás, y que puso al rojo vivo el caldero de la plaza, al cuajar una de las mejores faenas de la feria, toreando con mucho gusto, con expresión, estando siempre muy relajado, en las series de pases sobre ambas manos, y como matara al primer viaje, se llevo las dos orejas del socio, confirmándose como el triunfador de la tarde.
Su segundo y último de la tarde noche, de la feria en si, ha sido un astado deslucido, débil, como marco todo el encierro, buscando Aguilar las cercanías y aguantando a pie firme los parones de la res. Fallo con la espada, acertando al primer golpe con la de cruceta, acabando por salir a hombros de la plaza.
Amigos, así llego a su término un serial donde se ha esbozado lo que acontecerá en un futuro, entre los toreros acalitanos, que por ahora han cargado sobre sus hombros el peso de la feria, con estupendos resultados. Hasta luego.

Deja un comentario