31 julio, 2021

MÁS DEL 25 % DE NOVILLEROS RECHAZAN UN CONTRATO.

Marc Lavie, un romántico aficionado francés y editor de Semana Grande, tiene la delicadeza de enviarme la publicación donde puntualmente toma el pulso a la actualidad de la nación vecina y de la nuestra.
En el número 742 llamó mi atención un breve que anunciaba una novillada. La traducción del texto, si mi francés no se ha oxidado, decía: “El 7 de agosto en Millas (Pirineos Orientales), novillos de Moreno de Silva para Pedro Carrero, José Arévalo y Javier Jiménez”.

Marc Lavie, un romántico aficionado francés y editor de Semana Grande, tiene la delicadeza de enviarme la publicación donde puntualmente toma el pulso a la actualidad de la nación vecina y de la nuestra.
En el número 742 llamó mi atención un breve que anunciaba una novillada. La traducción del texto, si mi francés no se ha oxidado, decía: “El 7 de agosto en Millas (Pirineos Orientales), novillos de Moreno de Silva para Pedro Carrero, José Arévalo y Javier Jiménez”.
Hasta aquí todo normal, aunque la siguiente oración era toda una declaración de principios de buen número de aspirantes a la gloria: “Los organizadores recibieron la negativa de 26 novilleros para enfrentarse a esta novillada de origen Saltillo”, cifra que supone más de la cuarta parte de los que han participado durante el año en, al menos, un festejo.
Vale que la memoria de los que declinaron la invitación les devolvió las imágenes, todavía frescas, del peligro que desarrollaron ejemplares de dicho hierro en el San Isidro 2.010.
Casi fijo que se acordaron de las fatigas que pasaron Paco Chaves, Miguel Hidalgo y Antonio Rosales, sus compañeros de ilusiones. Pero no entiendo cómo en tiempos donde se dan pocos espectáculos, en un país donde el esfuerzo en el ruedo es recompensado, alguien que quiere ser torero es capaz de decir no a un contrato. El triunfo y el reconocimiento unánime no son exclusivos del encaste Domecq y similares. A veces cuestan sudor y lágrimas.

Deja un comentario