29 julio, 2021

NI VICTIMAS NI MARTIRES: ASUNTO ARROYO.

Como ha dicho la destacada filosofa la chimoltrufia: no nos hagamos tarugos, aquí no hay víctimas ni mártires; dicho de otra forma: ni los subalternos son víctimas ni Pepe Arroyo puede llamarse mártir.
Tanto unos como el otro han recibido amplia recompensa por el trabajo taurino durante todos estos años, en las anuales temporaditas de novilladas que se han realizado en la placita Arroyo.
No se pone en duda el derecho que tienen las cuadrillas a los beneficios sindicales que han logrado con el paso del tiempo gracias a su unión y así vivir mejor y estar cubiertos en caso de accidente de trabajo, retiro y otros a través de su sindicato. No se pueden decir víctimas, las cuadrillas casi siempre ganan: sueldos, gastos, fondo y hasta TV y etc.

Como ha dicho la destacada filosofa la chimoltrufia: no nos hagamos tarugos, aquí no hay víctimas ni mártires; dicho de otra forma: ni los subalternos son víctimas ni Pepe Arroyo puede llamarse mártir.
Tanto unos como el otro han recibido amplia recompensa por el trabajo taurino durante todos estos años, en las anuales temporaditas de novilladas que se han realizado en la placita Arroyo.
No se pone en duda el derecho que tienen las cuadrillas a los beneficios sindicales que han logrado con el paso del tiempo gracias a su unión y así vivir mejor y estar cubiertos en caso de accidente de trabajo, retiro y otros a través de su sindicato. No se pueden decir víctimas, las cuadrillas casi siempre ganan: sueldos, gastos, fondo y hasta TV y etc.
No es fácil saber si Pepe Arroyo al hacer cuentas de lo servido con lo comido sale a favor o en rojo con el toro. Seguramente tendrá contemplados los beneficios colaterales que obtiene en publicidad para su negocio, que si no fuera por la fiesta no obtendría de ningún modo: y el estacionamiento, los esquilmos, los patrocinadores y los que se quedan a comer y a todo eso le sumamos la taquilla y etc. que nada de eso es barato en esa casa. No, Pepe Arroyo no es mártir.
Aparentemente el conflicto que tiene a la fiesta entre paréntesis, a los aficionados en ascuas y a los pobres chamacos que estarán tragando sabor amargo porque los están dejando sin torear, es por unos cuantos pesos. Según ha trascendido, tres mil pesos son la diferencia y si fuera 30mil o cualquier otra cosa, ¿en donde encuentran justo los que se ostentan toreros porque le salen al toro tarde a tarde y el empresario, no alcanzar el señorío que se requiere y darse cuenta que le están haciendo daño a la fiesta brava?
Yo no sé quien tiene la razón, si Arroyo montado en su orgullo mercadotécnico o las cuadrillas suponiendo que con la fuerza pueden matar la gallina de los huevos de oro una vez más. Pero desde esta trinchera les hago saber que si es por pinches pesos, súbanle el precio al boleto, al cabo ya está caro y los aficionados lo ponemos. Pero por demostrar a ver quién gana, no dejen a los muchachos sin torear.
…remato en los medios.

Deja un comentario