25 julio, 2021

NOVILLADA EN EL RELICARIO: CARRIÓN CORTÓ UNA OREJA.

El que mejor estuvo toreando fue El Solo.
Cortó Carrión una oreja al mejor novillo.
Todos le echaron ganas.
Los novillos de Raúl Cervantes se dejaron.
Muchos avisos.
Festejo entretenido, la gente se divirtió.
La tarde apacible, la entrada casi familiar y ruidosos tendidos apoyando a los seis coletas locales que recibieron está oportunidad de mostrarse ante su afición.

El que mejor estuvo toreando fue El Solo.
Cortó Carrión una oreja al mejor novillo.
Todos le echaron ganas.
Los novillos de Raúl Cervantes se dejaron.
Muchos avisos.
Festejo entretenido, la gente se divirtió.
La tarde apacible, la entrada casi familiar y ruidosos tendidos apoyando a los seis coletas locales que recibieron está oportunidad de mostrarse ante su afición.
Lo ocurrido el sábado en El Relicario de Puebla motiva más a la reflexión que a la crónica. Si lo ponemos en contexto encontraremos rasero para estimar la actuación de Gustavo García El solo, Pepín Vega, Juan Pedro Moreno, Michel Mata, Hugo Carrión y Lalo Madrid.
Cuando vemos los nombres que aparecieron en este cartel nos damos cuenta que ésta es la banca con que contamos en la novillería poblana. Si acaso faltan en este inventario David Aguilar, Karla de los ángeles, Joselito Zavala y párale de contar detrás de estos no viene nadie. No hay más.
El mayor es Gustavo García, El Solo, y Juan Pedro Moreno el más joven, entre uno y otro hay mucho tiempo de diferencia taurina. Hace casi dos lustros Gustavo ya triunfaba en El Relicario y Juan Pedro apenas ayer, como Lalo Madrid, debutó en esta plaza.
En los últimos tiempos ha habido un intenso vacío de apoyo para nuestros novilleros; todos, excepto Juan Pedro, llegaron a esta cita con meses, algunos con años sin vestirse de luces. Y se les notó.
Lo mejor fue el entusiasmo, hacía rato que no se veía en nuestra plaza titular la apasionada entrega de los partidarios; que celebraban ruidosos los lances de su amigo, su hijo, su primo, su vecino, su hermano que daba en el ruedo su mejor esfuerzo para corresponder.
Y eso es lo valioso, los grandes árboles nacen de una semilla, no se puede y moralmente no se debe, querer cosechar sin sembrar. No perder de vista que así se hace fiesta, sembrando: nuevos toreros, nueva afición.
Yo advertí en el tendido tierra fértil y en el ruedo semilla que si se le cultiva puede germinar, eso sí, trabajando duro.
Y concluyo: si queremos que siga habiendo fiesta y en especial en Puebla, debemos ponerle atención a los novilleros, empezando por los que en este momento tenemos; para que detrás vengan otros, si no…
Esta vez yo les aplaudo a todos, mi respeto a los muchachos por su esfuerzo, veremos cómo se aprovecha la experiencia.
…remato en los medios.

Deja un comentario