NUNCA MEJOR DICHO QUE LAS OREJAS Y LOS RABOS SON SIMPLES RETAZOS.

HOY FUE la tarde del debut de Juan Pablo Sánchez como matador de toros ante sus paisanos, principio que imagino solo él lo había soñado, jamás creímos ver triunfo tan grande, fuerte y tajante. Cierto que hubo concesión de una oreja en su primero y los máximos en el que cerró el festejo, creo eso sale sobrando escribirlo, solo son estadísticas que se contabilizan en la historia, efemérides y nunca jamás dirán la clase de faenas que vimos y vivimos hoy, día clásico en Aguascalientes, día de San Marcos, ya que seguramente lo mejor de lo que presenciamos es que fuimos testigos del nacimiento de un hombre que quitara muchos moños, aquí y allá.
HOY YA podemos decir lo que todos sabemos, que Juan Pablo es hijo de Ricardo Sánchez, el ex matador que regentea varias plazas de Espectáculos Taurinos de México, al cual le habíamos prometido desde hace varios años no mencionarlo para evitar alimentar a ciertas víboras, hoy simple y sencillamente Juan Pablo, el hijo de Ricardo Sánchez, nos ha mostrado que los toros no saben a quién tienen enfrente y no les importan árboles genealógicos.
LA CORRIDA, 4 de Mimiahuapam, 2º, 3º, 4º y 5º, y dos de Begoña, 1º y 6º, malamente premiado con el arrastre lento, no fue tampoco la esperada pero de ahí nace el merito de lo visto a los toreros, un Sebastián Castella puesto y dispuesto, que le cortó una oreja al último de su lote, exponiendo tal y como lo hemos visto en todas las tardes, a milímetros del pitón pero es cierto que por momentos dando toques muy bruscos. De por si la perra era brava y la cuchilean. Bien en general pero su lote fue muy complicado.
EN EL segundo de la tarde, primero de Juan Pablo, le vimos apuradón, con nervio, inclusive sufrió dos achuchones que hicieron temer por su integridad, poco a poco se fue centrando con su enemigo y de ahí partió a las alturas mostradas, la de un torero que supo aprovechar su larga estancia en el campo bravo español, cobijado por la familia Lozano, y se llevó un apéndice posterior a un pinchazo. Con el cuarto, un toro parado, muy agarrado al piso, dejo ver que también sabe lidiar.
LA CORRIDA iba en descenso por culpa de los coloraos “de la casa”, Begoña y Mimiahuapam son propiedad del señor Alberto Bailleres, dueño del coso, aun así la primera de las ganaderías este registrada a nombre de uno de sus hijos, y fue el último de la jornada el que nos permitió refrendar que lo visto en el segundo de la tarde es la realidad que Juan Pablo va a ocupar un lugar muy importante en la fiesta, allá y acá, repito, y fue a este al que le cortó el tercer apéndice, nunca de los jamases se achico con la altura del alternante que tenía su lado. Cierto que se escucharon algunos reclamos de aficionados a los que no les pareció el trofeo, creo fue la H. Autoridad quien se precipito en otorgarlo y se adelanto a la concesión. El juez no supo lidiar el momento.
LA ENTRADA fue de nueva cuenta de tres cuartos del aforo, muy bien Gustavo Campos con las banderillas. A sabiendas que por ser día de San Marcos, el himno local, Pelea de Gallos se toca a la primera insinuación del público, volvió la alcaldesa a tomar atribuciones que no le corresponden dentro de la plaza, abiertamente ordenó que lo compuesto por don Juan S. Garrido se tocara de inmediato y así se hizo, solo que esto no influyó en el otorgamiento y la posterior entrega de una medalla de plata con el perfil del patrono, San Marcos, instituido y entregado por primera ocasión esta tarde.
COMO COMENTARIO muy personal… Creo a ojos cerrados que viene una época de total renovación en la baraja taurina mexicana, de caras frescas y agarrones de órdago entre ellos. Ya Joselito Adame, muy cambiado por cierto, fue el triunfador de la tarde inaugural, hoy fue Juan Pablo, el hijo de un orgulloso Ricardo Sánchez, y ahora el turno es para Arturo Saldívar dentro de escasas horas, y como ya lo habrá notado todos, ellos son orgullosamente nativos de esta torera tierra, Aguascalientes… Nos Vemos.

Deja un comentario