24 julio, 2021

OCIO Y NEGOCIO… ¡EJEMPLAR!

La tarde del 27 de marzo de 2011 se llevó a cabo una corrida extraordinaria en Guadalajara, que se convirtió en día importante para la fiesta de toros en México.
Se lidió un hermoso encierro de Begoña, de Don Alberto Bailléres, con encornaduras astifinas, y bien puestas, para los de a pie y dos toros para el rejoneador Diego Ventura correctamente despuntados para el toreo a caballo, pero igualmente muy serios.

La tarde del 27 de marzo de 2011 se llevó a cabo una corrida extraordinaria en Guadalajara, que se convirtió en día importante para la fiesta de toros en México.
Se lidió un hermoso encierro de Begoña, de Don Alberto Bailléres, con encornaduras astifinas, y bien puestas, para los de a pie y dos toros para el rejoneador Diego Ventura correctamente despuntados para el toreo a caballo, pero igualmente muy serios.
La plaza registró prácticamente el lleno al conjuro de la presentación de Diego en Guadalajara, y a la vez su despedida de su primera campaña en México.
Sus cabalgaduras lucieron por el extraordinario jinete que es Ventura, con sus toros estuvo muy bien tanto en el primero que era un tanto distraído y al cual le estructuró una buena faena para recibir una oreja, como al segundo, que resultó extraordinario en acometividad y fijeza, perdiendo Diego la Puerta Grande por fallas en la suerte suprema.
Nacho Garibay sin dar más vueltas tuvo tarde aciaga, no se acopló con sus dos astados y al final, fue abucheado por un gran sector del público que le vio dubitativo. Por su parte, el hidrocálido Adame, se le vio enterado, confiado, desenvuelto, a su primero le pegó un gran quite por Zapopanas, luego puso banderillas, y al final con la muleta, estructuró una faena muy sólida para obtener una oreja; con el segundo, un hermoso castaño lo intentó por todos lados y al final quedó en aplausos cariñosos.
Así las cosas, tarde en Guadalajara en la que nos congratulamos de ser testigos de lo serio que puede y debe ser el toreo en México. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario