25 julio, 2021

OPINION: LA MEDALLA DE ORO DE BELLAS ARTES A PEPIN MERTIN VAZQUEZ.

A veces suceden hechos que pueden ser que estén más relacionados con la casualidad que con la lógica, y ayer viernes 8 de abril, a eso del mediodía en Maryland, donde resido, experimenté una de esas casualidades que sorprenden y que en este caso me proveyó una satisfacción que rayaba en la euforia.

A veces suceden hechos que pueden ser que estén más relacionados con la casualidad que con la lógica, y ayer viernes 8 de abril, a eso del mediodía en Maryland, donde resido, experimenté una de esas casualidades que sorprenden y que en este caso me proveyó una satisfacción que rayaba en la euforia.
Estaba ocupado escribiendo un artículo, que titulo Mi familia taurina: los Martín Vázquez, y cuando comenzaba la sección dedicada a Pepín y estaba consultando mis notas, se me ocurrió tomar un descanso para leer las recientes noticias taurinas en los portales del Internet, y así lo hice. Me quedé de una pieza al leer en Mundotoro.com la noticia titulada Pepín Martín Vázquez y Joselito, Medalla de Oro de las Bellas Artes, que en parte informaba lo siguiente:
El recién fallecido Pepín Martín Vázquez y José Miguel Arroyo “Joselito”, son las propuestas de la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde para que reciban la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2011. Esas propuestas, han sido probadas hoy por el Consejo de Ministros, unidas a las de otros ámbitos de la cultura.
Naturalmente me alegró el saber que la Ministra de Cultura haya elegido sabiamente para que se le conceda una medalla a un reciente torero como Joselito, un caballero cuyas cualidades toreras y logros en los ruedos merecen de sobra tal honor, por lo que en esta ocasión nadie podrá discutir la selección. Ahora bien, mi satisfacción se multiplicó al máximo, por ser parte interesada, al informarme de la concesión póstuma de la medalla a Pepín, con lo que se ha reconocido la grandeza de un torero, al que no se ha alabado lo suficiente después de su retirada en el año 1953.
Me permito recordar que las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes son unos trofeos instituidos por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España que distinguen a las personas y entidades que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural. En el caso de Pepín Martín Vázquez la selección fue basada en que “dejó una huella profunda en la historia del toreo al cuajar faenas memorables en las que brilló su arte, dentro de un toreo de corte sevillano.”
Recuerdo también las alusiones a la concesión de estas medallas, expresadas por Andrés Amorós en ABC el pasado febrero, en las que recomendaba que.
…conviene que se premie a un artista de la Tauromaquia con méritos indiscutibles y que, en contra de lo que a veces ha sucedido, sea acogida sin polémicas por los profesionales y los aficionados. Creo que muy pocos nombres reúnen mejor esas dos circunstancias que el de Pepín Martín Vázquez.
Esta o similares recomendaciones han sido repetidas en varias ocasiones por Zabala de la Serna, Carlos Crivell e Ignacio de Cossío, entre otros críticos, y por mí en este medio.
Con sinceridad tengo que confesar que nunca pensé que estos aislados criterios fueran considerados, ya que estoy acostumbrado a que a Pepín, hasta recientemente, no se le haya hecho justicia al no reconocerse la importancia de sus logros toreros. En cambio, el fallecimiento de Pepín en Sevilla el pasado 27 de febrero provocó a los medios de comunicaciones a expandir repetidamente las opiniones de aficionados conocedores, periodistas, taurinos y toreros que enfatizaban que el más joven de la Dinastía Martín Vázquez ha sido una de las figuras más relevante del siglo XX. Entre otras consideraciones, tal vez, estas manifestaciones hayan urgido a la ministra Ángeles González-Sinde a seleccionar a Pepín para ser el recipiente de una de esas prestigiosas medallas, y a los representantes del Gobierno a concederla. Estas acciones no hubieran podido ser más acertadas.

Deja un comentario