23 julio, 2021

OREJA DISCUTIDA PARA GALINDO.

Buen ganado de San Antonio de Padua, fracción de Rancho Seco.
Al final del festejo dio vuelta al ruedo su propietaria, doña Mónica Hernández, hija de Sergio Hernández, ganadero de Rancho Seco, con la sensación de una novillada desaprovechada.
Monumental México. 5ª. Novillada de Temporada desarrollada con viento y algo de lluvia. Baja entrada. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de la madre del empresario Herrerías, recientemente fallecida.

Buen ganado de San Antonio de Padua, fracción de Rancho Seco.
Al final del festejo dio vuelta al ruedo su propietaria, doña Mónica Hernández, hija de Sergio Hernández, ganadero de Rancho Seco, con la sensación de una novillada desaprovechada.
Monumental México. 5ª. Novillada de Temporada desarrollada con viento y algo de lluvia. Baja entrada. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de la madre del empresario Herrerías, recientemente fallecida.
El capitalino Manolo Olivares repitió después de haber cortado una dividida oreja en la tarde de la inauguración. Otra vez más se mostró sin recursos para lidiar al complicado primero. Afortunadamente se salvó de un serio percance por su falta de sitio y del sentido que desarrolló el novillo, quien auténticamente lo fue desvistiendo en el transcurso de la lidia. Con su segundo se vio voluntarioso toreando a su estilo, con el pie retrasado y sin cruzarse. Llegó a pegar algunos buenos muletazos en una faena sin estructura. Fue reclamado su actuar por el público. Mató de tres medios espadazos y varios descabellos para escuchar protestas y un aviso.
El valenciano Juan Vicente se vio incapaz ante su primero. Empezó muy elegante y terminó perdido. Mató de dos bajonazos para retirarse entre algunos aplausos sin antes escuchar un aviso. En su segundo toreó como pudo a un suave que nunca entendió. Pasó fatigas al no quedarse quieto. Mato de un espadazo previo a una media pescuecera para escuchar un aviso y silencio.
El tlaxcalteca Antonio Galindo en su primero olvidó el corazón en el hotel pues se vio totalmente desangelado toreando con muchas precauciones y posteriormente matar de trasera tendida sin que pasara nada. Con el cerró plaza destacó su verdor, sin embargo pegó algunos buenos muletazos mostrando destellos de arte. Mato de un espadazo contrario y el juez, ante la insistencia de algunos aficionados, terminó por darle una oreja que ojala le sirva para darle más festejos.
FICHA. Disparejo encierro de San Antonio de Padua, que se dejó torear a excepción del que abrió plaza. Manuel Olivares Silencio y Protestas tras aviso. Juan Vicente. Aplausos y aviso. Protestas y aviso. Antonio Galindo silencio y oreja. Novillos de San Antonio de Padua, vuelta al ruedo de la ganadera al final del festejo. 1º Muy malo. 2º Bueno. 3º Soso, sin malas ideas. 4º bueno y repetitivo. 5º Noble sin transmisión. 6º también noble aunque débil. Salió al tercio el banderillero Diego Martínez.

Deja un comentario