OREJA PARA CASTELLA Y FUTURO PARA ADAME.

Queridos amigos, ayer se celebró el decimosexto festejo del abono isidril. En una tarde de agradable temperatura, poco viento y con lleno de “No hay billetes”, se lidiaron seis toros de Alcurrucen, bien presentados y que dieron un juego desigual; 2º bravo, el mejor; 1º enrazado; 3º, 4º y 5º, mansos y sin raza; 6º complicado. Con ellos, Joselito Adame que confirmaba alternativa, estuvo valiente y muy dispuesto. Castella le corto una oreja, que debieron de ser dos, al bravo segundo y Miguel Ángel Perera, con el peor lote estuvo solo aseado.
La corrida de ayer tuvo un espectador de altura y de excepción en Su Majestad el Rey de España, que presencio la corrida de la Prensa, desde una barrera, dando un gran espaldarazo a nuestra fiesta Nacional.
El mexicano Joselito Adame, confirmó su alternativa con el toro “Escribano” negro chorreao, de 529 k., que no permitió el lucimiento con el capote del confirmante, salvo en el quite por chicuelinas, que cerró con una garbosa larga. Después de la ceremonia de la confirmación, y del brindis a Su Majestad, llamo al toro desde el mismo platillo de la plaza, para enjaretarle un estoico estatuario. Al querer repetir el segundo, el burel lo arroyo con los cuartos traseros, librándose por los pelos de la cornada. Se levantó y sin mirarse, continuó toreando con la diestra sin la ayuda que había perdido en la voltereta. El público se viene arriba y el torero continuó de toreando otra serie mas, de esta guisa, pero surgieron algunos enganchones y la cosa se enfrió. Un par de series con la diestra, bajándole la mano y unas bernardinas finales, pusieron fin a la lidia del encastado Alcurrucen.
El que cierra plaza, mansea en los primeros tercios, saliendo suelto de todo lo que se le ponía por delante. A la muleta llega con violencia y transmisión. Adame, después de brindar a sus padres, le planta cara, con disposición, valor y sabiendo hacer las cosas, a un toro difícil y complicado. Derechazos y naturales vibrantes, abrochados de buenos pases de pecho y muletazos por la espalda, le sacan al Núñez de Alcurrucen, todo el jugo que tenia. Una media arriba, entrando por derecho, tumba al sexto de la tarde, sin puntilla. Buena actuación del mexicano, que sin cortar trofeos, ha tenido una tarde importante de confirmación.
A su primero, Castella, lo saluda con una tanda de verónicas, con la rodilla genuflexa, saliéndose a los medios con él. El toro no está sobrado de fuerzas y se le administra el castigo en varas, yéndose de largo al segundo encuentro. Devolución de trastos, brindis al Rey y poderoso comienzo por bajo del francés. En los medios le da distancia al toro, que se ha venido arriba y embiste con raza y motor, comienza con la diestra muy baja en muletazos templados muy bien ligados con el de pecho o con toreros cambios de mano. Las series son largas y profundas. Con la zurda los naturales surgen templados, enganchando por delante y rematando detrás de la cadera. El toro ha ido a más y la faena tiene transmisión. El torero esta tan entregado en la faena como su oponente, que el usía le tiene que enviar un recado antes de entrar a matar. Toma nota Sebastián y deja una gran estocada hasta la bola entrando por derecho y una oreja, como premio, a una faena que nos da la impresión de quedar corta, ante la bravura demostrada por “Arrestado”.
No es claro el cuarto con el capote, que parece tener algún problema en la vista. Cumple con los montados, pero el toro está muy abanto y sin fijeza en el tercio de banderillas. Llega a la muleta, sin acusar demasiado los defectos anteriores y con la cara muy baja, pero sin acabar de entregarse. Sebastián muestra decisión y consigue algunas series en las que el toro embiste con raza, aunque se muestra tardo en iniciar la arrancada. La faena con este material es deslavazada e intermitente, a pesar de las ganas y valor que le pone Castella, que recibe, como en su primero, un aviso antes de entrar a matar, aunque ahora, su enajenación, es por diferente motivo.
Miguel Ángel Perera, no consigue el lucimiento en los lances de saludo. Brinda, como sus compañeros, al Rey Don Juan Carlos, y le presenta batalla en los medios, con la muleta en la diestra. El toro embiste con nobleza, pero sin entregarse, y con cierta violencia, saliendo con la carita alta de los muletazos. Se libró de un disgusto, al ser atropellado por el toro, y este no hacer por el, cuando lo tenía a su merced. Acabó con el, de una estocada que se le fue a los sótanos.
El quinto, como es habitual en este encaste, se muestra complicado para el lucimiento en los primeros tercios. Al último tampoco llega con la claridad deseada. Perera está muy bien con el incierto Alcurrucen, tratando de meterlo en la canasta, no es fácil, pues junto a algunas arrancadas con ciertas posibilidades, hay otras en las que el morlaco se muestra áspero y quedándose debajo. El de Puebla del Prior es valiente y decidido, pero no encuentra eco en los tendidos, ni respeto en algunos espectadores. Esta vez la espada, como en su primero, también viaja mal. Y se le despide con división de opiniones.
La corrida de la Prensa, ha pasado por Las Ventas, con tonos grises, salpicada por algunas gotas de luz, en la esperanzadora confirmación de Joselito Adame, en la oreja cortada por Castella al bravo Alcurrucen que sorteo en primer lugar, y que debieron de ser dos, y sobre todo en la presencia de nuestro Rey, en el coso madrileño.

Deja un comentario