31 julio, 2021

OTRO BUEN ENCIERRO Y TRIUNFOS EN IBELLES CON ESCASO PÚBLICO.

Otra tarde interesante en el cortijo los Ibelles, donde se lidio un buen encierro de Marco Garfias de los que cinco por lo menos se dejaron meter mano al embestir con calidad y bravura, tres de ellos para que se pudieran lucir los espadas anunciados. Rodrigo Hernández corto meritoria oreja, César Ibelles dejo ir el triunfo por fallas con la espada y Pepe Mayor novillero español que se agencio dos orejas dejando buen ambiente para sumarse a los triunfadores de este serial en la placita de Chiluca, Edo. De México que va en su quinta edición de la temporada de la ilusión. Ahí la única desilusión se deja ver por la escasa concurrencia a estas novilladas donde invierten una suma considerable los empresarios al hacer las cosas con profesionalismo.

Otra tarde interesante en el cortijo los Ibelles, donde se lidio un buen encierro de Marco Garfias de los que cinco por lo menos se dejaron meter mano al embestir con calidad y bravura, tres de ellos para que se pudieran lucir los espadas anunciados. Rodrigo Hernández corto meritoria oreja, César Ibelles dejo ir el triunfo por fallas con la espada y Pepe Mayor novillero español que se agencio dos orejas dejando buen ambiente para sumarse a los triunfadores de este serial en la placita de Chiluca, Edo. De México que va en su quinta edición de la temporada de la ilusión. Ahí la única desilusión se deja ver por la escasa concurrencia a estas novilladas donde invierten una suma considerable los empresarios al hacer las cosas con profesionalismo.
Fue tarde donde además se dejaron ver dos niños toreros que en sus primeros pasos en esta bella profesión, iluminaron el posible camino de dos toreros en un corto tiempo si se les sigue dando oportunidades de que se las vean con vaquillas y becerros apropiados a su edad.
Rodrigo Hernández ha dado un paso más en su carrera ya dilatada, pero que ha dado una nueva esperanza de ver sus adelantos en estos festejos, mismos que le pueden llevar de nuevo a la plaza México. Meritoria fue su labor con los dos novillos de Marco Garfias, bien entendió a su primero un buen novillo que fue a más y al que le corto una oreja, también a su segundo lo fue metiendo a su muleta porque salía suelto y embistiendo a media altura, sin embargo le pudo sacar partido y esforzándose dejo dicho que va de paso a paso firme, avanzando en su carrera novilleril, en su segundo por pincharle quedo en salida al tercio.
César Ibelles de igual forma de novillo a novillo sigue avanzando con firmeza y mejor cuando le presentan problemas como en caso de su segundo novillo, al que le expuso y se esforzó hasta sacarle faena, de igual forma a su primero lo ha toreado con clase y buena planta, dejando ver que el temple y las buenas maneras las va acumulando a su favor, siempre con paso firme, aunque la verdad sea dicha, debe apurarse a afinar sus procedimientos con las espadas, pues ahí tiene ese talón de Aquiles que le ha privado de ya varias orejas por pinchar a sus novillos y en esta ocasión de nuevo sus fallas con la espada le privaron de obtener por lo menos una oreja de cada novillo y todo quedo en salida al tercio y ovación únicamente.
Y el novillero español Pepe Mayor ha dejado ver que con su edad avanzada, (le calculamos unos 45 años) tiene mucho mérito lo que les realiza a sus enemigos, como en este caso al primero de Marco Garfias al que le corto las dos orejas por faena que inicio con verónicas rodilla flexionada en y con la franela le ha sacado faena por ambos lados que corono con estocada entera y cortarle los dos apéndices, a este buen novillo de Marco Garfias. Y pudo haberle cortado otra oreja a su segundo al que solo por el lado derecho lo entendió con buenos pases, descomponiéndose por el lado natural y le termino con pinchazo y casi entera que cala. Al final le sacaron a hombros junto con los dos niños toreros que se dieron a torear con arte y buena planta.
El pequeño Sebastián Ibelles, nieto del empresario Raúl Ibelles, dejo ver que tiene intuición, inventiva y sabe llevar bien toreada, en este caso a una buena vaquilla de Teófilo Gómez, cosechando aplausos en la vuelta al ruedo tras la lidia a la usanza portuguesa.
Y José Mari Mendoza con un poco más de alzada que su alternante (no mucha), ha dejado grato sabor de boca ante otra vaquilla de la misma dehesa, a la que le bordo el toreo de arte, con chispa y sabor, logrando también la vuelta al ruedo y salida a hombros, tras de faena variada y de pellizco, algo que nos alienta a quienes les vimos torear a estos dos chiquillos, sabiendo que la semilla del toreo sigue viva en niños como ellos, y ojala florezcan en un futuro no muy lejano como futuros novilleros. Enhorabuena.
“El toreo, es arte efímero que se lleva en el alma.”

Deja un comentario