28 julio, 2021

PIEDRAS NEGRAS… MADRE DE LA GANADERÍA BRAVA MEXICANA.

HOY DEBEMOS de comenzar con la respuesta de la fotografía-curiosidad publicada el día de ayer… Se trata de un novillo de Piedras Negras, la ganadería tlaxcalteca que corta, o secciona, el badana, papada, de sus ejemplares como seña de su procedencia, exactamente como algunos otros de los criadores que hacen una muesca o rajadura en las orejas de sus reses, es “la marca”, o identificación muy particular, de esta dehesa informa la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, fundada un 13 de junio de 1946, lo siguiente…

HOY DEBEMOS de comenzar con la respuesta de la fotografía-curiosidad publicada el día de ayer… Se trata de un novillo de Piedras Negras, la ganadería tlaxcalteca que corta, o secciona, el badana, papada, de sus ejemplares como seña de su procedencia, exactamente como algunos otros de los criadores que hacen una muesca o rajadura en las orejas de sus reses, es “la marca”, o identificación muy particular, de esta dehesa informa la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, fundada un 13 de junio de 1946, lo siguiente…
“EN SUS orígenes la hacienda de San Mateo Huiscolotepec servía de paso a los viajeros que cruzaban del puerto de Veracruz a la ciudad de México y viceversa. En 1835 fue adquirida a los padres Betlehemitas por don Miguel de Miranda y éste se la arrendó a don Mariano González Fernández, hasta que la compró en 1856. Desde entonces es propiedad de la familia González. Un hijo de don Mariano, don José María González Muñoz fundó ahí, en 1874, la ganadería de Piedras Negras, con vacas criollas que pastaban en el Rancho de Zacatepec, una fracción de la hacienda, y sementales de bravo que adquirieron de San Cristóbal la Trampa él y su primo José María González Pavón, quien fundó Tepeyahualco”.
“AL PRINCIPIO le ayudaron sus hermanos, don Manuel y don Carlos González Muñoz, quien después formaría, con su parte de Piedras Negras, en 1907, Coaxamaluca, en una fracción de la hacienda. Con ellos empezó a tentar a campo abierto los primeros productos pero logró resultados poco alentadores. Se presentó en la ciudad de México, en la Plaza San Rafael, el 30 de octubre de 1887 con dos toros de Arriba Hermanos y tres de Piedras Negras para Diego Prieto Cuatro Dedos y Carlos Borrego Zocato”.
“ESE AÑO, en la temporada de la Plaza Colón de la misma ciudad, se realizó una corrida benéfica y quedó un sobrero de Pablo Benjumea, que fue el primer semental español en padrear en Piedras Negras y ligó muy bien. Después agregaron uno de Miura en 1895 y 9 de Murube, 3 en 1896 y 6 en 1905. Don José María dejó a sus sobrinos, don Lubín y don Romárico González, al frente de Piedras Negras”.
“EN 1905 pasó a manos de don Lubín, quien agregó 10 vacas y 2 sementales del Marqués de Saltillo en 1908 y administró la ganadería hasta su muerte, el 2 de agosto de 1928. Entonces, por convenio especial con los otros herederos, fue su sobrino, don Wiliulfo González, el que se encargó de ella. Por su parte, don Romárico había formado La Laguna en 1908, con vacas de Tepeyahualco y un semental de Ibarra. Piedras Negras fue la primera ganadería mexicana que se presentó en España. Lo hizo en San Sebastián en 1929. Don Wiliulfo falleció el 21 de agosto de 1941 y su hijo mayor, don Romárico González González vio por ella hasta 1952, cuando don Raúl González se puso al frente. Al morir don Raúl, heredó la ganadería a su hijo don Marco Antonio”.
COMO YA notamos, Piedras Negras es considerada “ganadería madre” puesto que de ella nacieron otras hoy famosas dehesas. Es de las que, ironías de la fiesta actual, los toreros no quieren lidiar, sin embargo los aficionados acuden a los cosos con solo verla anunciada. Existe en México, concretamente enclavada en el estado de Guanajuato, San José de Buenavista, ella “marca” también a su ganado de forma parecida pero a la inversa de Piedras Negras, ahí la badana no cuelga hacia abajo, ellos solo cortan de abajo hacia arriba. La foto de hoy. Veremos que le notan, es algo nos indica el lugar que ocupa “Manolete” en el momento de la grafica. Por cierto que la fotografía de ayer era de Víctor Manuel Esparza Orduña.
PARA LOS actuantes del cerrojazo de la temporada de novilladas en el coso local, la plaza San Marcos, llegaron muy de madrugada los de Darío González este miércoles. Si la memoria no me falla, esta ganadería tenía dos, o tres, temporadas, de no lidiar en Aguascalientes, sin embargo en su última comparecencia salimos con una agradable testimonio de que esto se presta para hacer el toreó como hoy gusta.
NO ME voy a despedir sin enviar un abrazo a dos amigos que acaban de cumplir 25 años editando la revista “El Programa”, la que cada tarde de toros se reparte gratuitamente en los alrededores de la plaza México, a Fernando Jiménez y a mi estimado Alfredo Florez, director general de www.toriles.com, deseándoles más éxitos de los ya obtenidos… Nos Vemos.

Deja un comentario