1 agosto, 2021

QUIEN TUVO RETUVO… EXITOSO FESTIVAL EN HOMENAJE A DON FERMIN… EL PETARDO DEL PORTICO.

QUIENES TUVIMOS la fortuna de asistir al festival-homenaje que se efectuó para celebrar el primer centenario del cumpleaños de don Fermín Espinosa Saucedo, “Armillita Chico”, el pasado martes 3, fecha exacta de su natalicio, salimos regodeándonos de ver tanto arte, arte del bueno, del antigüito, de ese que hacía tiempo no disfrutábamos en la plaza Monumental, lo mejor es que todo fue en una sola tarde.

QUIENES TUVIMOS la fortuna de asistir al festival-homenaje que se efectuó para celebrar el primer centenario del cumpleaños de don Fermín Espinosa Saucedo, “Armillita Chico”, el pasado martes 3, fecha exacta de su natalicio, salimos regodeándonos de ver tanto arte, arte del bueno, del antigüito, de ese que hacía tiempo no disfrutábamos en la plaza Monumental, lo mejor es que todo fue en una sola tarde.
POR CUESTIONES de que el día primero de mayo no es laborable en algunos periódicos, es por eso que hoy damos la nota de ese enorme festival, más que nota, solo intento compartir algo de lo vivido en el final de la primera parte del serial taurino San Marcos 2011.
EL PRIMER espada fue Manolo, el mayor de los hijos de quien se recordaba. Tranquilo se le vio, lentas verónicas y una soberbia media como para pintura, brinda a sus hermanos Fermín y Miguel, con la muleta instrumento excelsos naturales y templados derechazos, pinchó y aun así se hizo merecedor de un apéndice. Lidió un eral de su propiedad. A ELOY le vimos exactamente igual que si estuviera en activo, muy puesto y dispuesto, salió con dos orejas. A él le toco en suerte un novillo de Montecristo.
CON QUIEN heredo nombre del personaje al que digo se recordaba, Fermín III, quien por cierto brindó su quehacer a Fermín IV, su hijo, le toco en suerte un novillo de Teófilo Gómez que le permitió manifestarnos su toreo de capa con temple y pinturería, con la muleta fue labor de artista caro y la media plaza que se registró de entrada pudieron constatar que quien tuvo retuvo, una estocada y se hace merecedor de una oreja.
DOS JUSTOS y merecidos apéndices le dieron el derecho de salir en hombros, junto con Cavazos, a Humberto Moro que toreó un novillo de San Isidro al que injustamente se le negó el arrastre lento. Humberto a estado extraordinario de capa y muleta y su faena fue de un tenor alto, enorme ovación se ha llevado su señor padre al recibir el brindis del rubio espada local.
EL MAS joven de la dinastía Espinosa, Miguel. Pellizcos de arte puro con el novillo bautizado proféticamente como Puro Arte de Teófilo Gómez, media y dos descabellos para saludar desde el tercio.
JOSÉ ANTONIO Ramírez, El Capitán. Ante un débil novillo de Santa Bárbara que solo le permitió demostrarnos el porqué hasta la fecha se sigue hablando de su faena a Pelotero en la plaza México hace varias décadas. Una oreja muy merecida se le otorgó y palabra que abandonamos el coso Monumental con ganas que estos festivales se organizaran más seguido. Lo malo…
LO MALO de todo esto fue que en el frente del coso existe una estatua de don Fermín, el del homenaje por sus primeros 100 años de su natalicio, y la tienen en un triste total abandono, espantoso lo es, al grado de que está en tiempos de feria escondida entre puestos improvisados que no solo afean la portada y sus alrededores, en veces la usan como sostén de lazos y mecates de las improvisadas barracas que buscan sombra con las mantas que le cuelgan, las que se instalan en esa área con vendimia chatarra. Que diferente hubiera sido un concierto ante la escultura de don Fermín el Sabio, mínimo algunas palabras de las exhibicionistas peñas a las que les pasan de noche los verdaderos homenajes, los reconocimientos como este que en ese aspecto fue totalmente desabrido, ni un manojito de flores se mereció, ninguna autoridad hizo acto de presencia, malo y feo, no les gustó el centenario torero para rendirle el homenaje correcto. Los toreros actuantes enormemente bien, los organizadores… enormemente mal, un petardote el desaire… Nos Vemos.

Deja un comentario