29 julio, 2021

QUINTO, SIN SER EL CABALÍSTICO.

Con un “sombrero de charro”, diríamos en México, está en la arena el quinto de la tarde, que corresponde a Perera, y que es el de más plaza de toda la corrida.

Con un “sombrero de charro”, diríamos en México, está en la arena el quinto de la tarde, que corresponde a Perera, y que es el de más plaza de toda la corrida. No repite en el capote y se sale de la vara. Es la última oportunidad de su matador, que debe esforzarse. Joselito Adame intenta, sin suerte, quitar por verónicas, Con la muleta, el matador le deja el engaño en la cara para evitar que se escupa de la suerte y pueda cuajarle muletazos con la mano derecha. La faena, frente al Tenido del Siete, no prospera. La constante es la misma citar, embrocar, mandar y tapare la vista poniéndole, en cuanto voltea el cuello, la muleta en la cara. Se lo pasa cerca, sobre todo en una serie de seis muletazos con los que se adorna sin mover un ápice el terreno. Seis toros ha lidiado Perera y ninguno le ha dejado hacer su toreo. En este, el final de la comparecencia, la gente incluso le recrimina. Siempre será Madrid más torista que torerista, y como el astado tiene plaza, lo aficionados le descubren cualidades la verdad inexistentes. Rubrica con estocada muy trasera, que protesta la plaza… Algo tiene de mal fario en el sorteo la gente de Perera: al lado de su torero, sortearon con más éxito Talavante, que triunfó rotundamente Talavante, y el Cid que cortó una oreja… Miguel Ángel se ha ido en blanco.

Deja un comentario