24 julio, 2021

[REC], [REW], [PLAY].

No hará falta invertir mucha tinta en una tarde que al menos, para quien esto escribe, ha terminado por ser intrascendente. No fue más que la repetición de lo ya visto en numerosas ocasiones.
Dos toros de Los Encinos para rejones que fueron buenitos y aprovechados, pero con poca transmisión y excesivamente despuntados. Los cuatro de Malpaso estaban bien presentados y uno más de Luis Felipe Ordaz que no sirvió.

No hará falta invertir mucha tinta en una tarde que al menos, para quien esto escribe, ha terminado por ser intrascendente. No fue más que la repetición de lo ya visto en numerosas ocasiones.
Dos toros de Los Encinos para rejones que fueron buenitos y aprovechados, pero con poca transmisión y excesivamente despuntados. Los cuatro de Malpaso estaban bien presentados y uno más de Luis Felipe Ordaz que no sirvió. En resumidas cuentas y siendo completamente francos, no hay mucho qué decir de la tarde.
La humildad, un valor agregado a las faenas de un grande.
Terminará por ser infértil la discusión de quién es el mejor rejoneador. Sin embargo, es cierto también que Pablo Hermoso está ya muy visto en La México. Ha terminado por agotar su creatividad, provocando entonces que el público le exija más de la cuenta. Es, en sí, una película que particularmente yo ya vi demasiadas veces.
No deja de ser espectacular, y tampoco es válido demeritar sus actuaciones por eso. Pero es un hecho que tendrá que reinventar sus faenas con algo nuevo, antes de que canse a la afición mexicana.
Lo que sí habrá que reconocerle es que le pone un ingrediente que pocos utilizan: la humildad. Tiene sazón de hecho en casa y eso, como quiera, se agradece.
De Pena en Pana…perdón, en pena.
De nada sirve defender a toreros con la pluma o con un micrófono. No hay que mentir, El Pana no estuvo bien, pues sus toros exigían un lidiador y no un Brujo. Meritorio es que a sus seis décadas de edad siga medio parándose enfrente del toro, pero en realidad es un tentador de la suerte y no siempre ésta le sonreirá. Y es que no le quiso salir a su primero que parecía bravo y que penosamente se estrelló en el burladero (quién sabe si accidentalmente), y para suerte del tlaxcalteca quedó inhabilitado para la lidia. Luego le costó trabajo quedarse quieto frente a su segundo y no pasó nada más.
¿Y Pepe López?
¡Ah! También hizo el paseíllo el espigado Pepe López, que tuvo voluntad pero que dice muy poco. Le falta ponerle un sello personal a su tauromaquia para poder darle un poco de sabor a su esfuerzo. Esta vez, pasó ya bien entrada la noche.
Twitter: @Pablo_DelToro.

Deja un comentario