26 septiembre, 2021

SERGIO FLORES, UN MEXICANO EN LA MAESTRANZA.

Queridos amigos, ayer, con algo más de media plaza cubierta, se celebró en Sevilla la tercera de las novilladas picadas del abono maestrante. Por los tendidos se hablaba de la cornada del asfalto, que había sufrido el diestro José Ortega Cano, del que esperamos que se restablezca lo antes posible. Se guardo un minuto de silencio en memoria del ganadero Luís Núñez Moreno de Guerra y de su hijo Luís, fallecidos esta semana, en otro trágico accidente de tráfico.

Queridos amigos, ayer, con algo más de media plaza cubierta, se celebró en Sevilla la tercera de las novilladas picadas del abono maestrante. Por los tendidos se hablaba de la cornada del asfalto, que había sufrido el diestro José Ortega Cano, del que esperamos que se restablezca lo antes posible. Se guardo un minuto de silencio en memoria del ganadero Luís Núñez Moreno de Guerra y de su hijo Luís, fallecidos esta semana, en otro trágico accidente de tráfico.
Como cada año, los “Villamarta” de Guardiola hicieron acto de presencia en el coso del Baratillo. En esta ocasión salieron seis novillos bien presentados y con un juego variado, algunos paraditos, otros escasos de raza y hasta uno complicado (el quinto).
El juego de los novilleros también fue variadito. El mexicano Sergio Flores, demostró actitud y aptitud, para ser torero, demostró la raza y variedad que poseen los toreros de ese bello país, y nos dejo la impronta de tener la cabeza sobre los hombros y bien amueblada, a pesar de la valentía y la disposición que atesoró durante toda la tarde. A su primero le saludó con el capote, con muy buenas maneras y oficio. El novillo se arranco con alegría al caballo, aunque se le midió en las dos varas, para que llegara al último tercio con el tranco suficiente. Sergio comienza el trasteo con suaves muletazos por alto. Las tres tandas por el pitón derecho, con que comienza estirarse, resultan largas y templadas, a pesar de un molesto punteo del novillo, al final de cada muletazo. La firmeza y disposición del azteca acaban con la resistencia del novillo, que embiste a la muleta de Flores, dejando una serie de derechazos, sintiéndose y metiendo los riñones. La música, como casi siempre, comienza a sonar a destiempo. Otra tanda mas y monta la espada para dejar una gran estocada, que le vale una merecida oreja.
En el quinto, al finalizar un quite, es prendido por la hombrera y zarandeado muy feamente. Pasó a la enfermería, de la que salió en contra de los médicos, con un varetazo y un fuerte golpe en el pectoral, que los galenos, diagnosticaron un pronóstico reservado, para lidiar al sexto, un novillo carretón al que Sergio recoge con cinco verónicas muy templadas, ganándole terreno en cada una de ellas. Comienza la faena de muleta con estoicos pases por alto con los pies juntos, toreros muletazos por bajo, y soberbio pase de pecho, que ahora sí, hacen de nuevo que la música suene.
El novillo lleva la cara muy suelta, y a base de tragar lo indecible, el novillero de Tlaxcala, le saca tres tandas con la derecha que son jaleadas, prueba con la zurda, pero “Favor” se ha parado, agotando sus cortas embestidas. Unas manoletinas ponen punto y final a una buen faena, mal rematada con la espada.
Luís Martín Núñez, tuvo pocas opciones en su primero, a pesar de manejar con soltura y oficio el capote. El novillo llega a la muleta tardeando e incierto, Martín, no le puede coger el aire y acaba con él de una buena estocada. Con el cuarto no hubo el acoplamiento deseado entre novillo y novillero. Quizás la necesidad y las ganas, no le dejaron pensar.
Manuel Jiménez, volvía a Sevilla después de una cornada en La Maestranza, de un novillo de esta misma ganadería, en el 2009, y haber toreado el pasado año solo tres novilladas. Este bagaje puede justificar la falta de oficio y acoplamiento, pero nunca la actitud de dejar a sus dos novillos en manos de su cuadrilla, de no entrar nunca en quites y de no demostrar la ambición necesaria para querer ser torero.
Saludaron en banderillas José Casanovas en el 2º y Víctor Pirri y Tito, en el 6º.
En fin queridos amigos, no pierdo ocasión para felicitarnos a todos los aficionados en general y a los mexicanos en particular, por la buena camada de toreros aztecas que está triunfando por las plazas españolas.
Que continúe la racha y que Dios reparta suerte.

Deja un comentario