SÍ DIFÍCIL ES SABER DE TOROS, MÁS LO ES TRATAR DE ENTENDER A TANTO SABIO “TAURINO”.

NO TENGO la menor duda, me queda claro y con honestidad lo digo, entonces no sé de toros pues, los casi ya sesenta años que tengo de oír, ver, convivir, leer, y hablar de este tema casi a diario no me ha dejado nada, nada de nada, así de fácil. Pues resulta que…
LA MAÑANA de ayer me decía Norberto Hernández, “Beto”, que he reducido mis escritos y esto es verdad, he cometido errores al dejarme guiar por rumores, por tratar de intuir algo de lo que flota en el ambiente taurino, de no teclear solo las informaciones dadas por boletines, de tratar de investigar de lo que muchas veces creemos lógico y a la hora de la hora sucede todo lo contrario, voluntaria o involuntariamente, los planes suelen cambiar de la noche a la mañana, por ejemplo. ¿Qué no viene José Tomás a Aguascalientes?.
PUES QUE no venga, ¡a la fuerza ni los zapatos entran!.
AHORA ESO se dice, que el de Galapagar no hará acto de presencia en Aguascalientes y ni modo que yo lo traiga con un pelotón. Sí, efectivamente yo lo escribí hace muchos días, exactamente igual que entes de la verbena abrileña y ni en ella apareció. Sin embargo, perdón señores sabios, días después personas muy allegadas a la empresa confirmaron que efectivamente el mismo Román Martín solicitó lo consideraran para reaparecer al año justo del percance por todos conocido. Que no se haya sentido bien físicamente días antes y se retractara ya no es mi problema.
EVITANDO HACER ridículas pataletas es por lo que ya doy preferencia a escribir recuerdos, historia, anécdotas, transcribir viejas crónicas, buscar viejas fotografías, “hacerme bolas” con mis internos demonios como me lo dijo el apoderado zacatecano Eduardo Ramírez, “El Pato”. Aquí mismo, en este portal, van a encontrar escritos de amigos con diferentes ideas y pensamientos a los de su servidor que sin embargo se respetan puntos de vista diferentes.
LA ÚNICA persona que tiene la verdad es el tiempo, el destino. El inexplorable futuro que intentamos hurgar para no convertirnos en ser una copia de criterios diferentes, creo esto es lícito. Es permitido pero conlleva a caer en errores, es nuestra línea y la vamos a conservar, no por nimiedades vamos a ser una caricatura de criterios ajenos y tirar por la borda 60 años de andar inmiscuidos en estos caminos que los sabios hacen tan espinosos. Creo firmemente que cuando tenemos un pan frente a nosotros debemos de llamarlo por su nombre, cuando veamos un vino sabemos que es vino y por lo consecuente… ¡Al pan, pan, y al vino, vino!… Poco o mucho criterio pero es el nuestro, no tenemos otro y nunca dejaremos la influencia ajena se adueñe de nuestros preceptos… Nos Vemos.

Deja un comentario