29 julio, 2021

SUS PAISANOS TOMARON PARTIDO POR ROMERO… ADAME SE LLEVO LA OREJA DE ORO ENTRE OPINIONES DIVIDIDAS.

Registrándose la tarde de ayer el calor más fuerte del serial, el publico termino por entrar a la plaza Monumental para registrar la asistencia un poco más de un tercio de su aforo, en un festejo que parecía estar destinado al fracaso, tomando en cuenta la lidia que ofrecieron los cuatro primeros toros de la ganadería tlaxcalteca de La Soledad, los que no ofrecieron ninguna perspectiva de éxito a los toreros, que así vieron como se estrellaron sus ilusiones ante el pésimo juego del ganado

Registrándose la tarde de ayer el calor más fuerte del serial, el publico termino por entrar a la plaza Monumental para registrar la asistencia un poco más de un tercio de su aforo, en un festejo que parecía estar destinado al fracaso, tomando en cuenta la lidia que ofrecieron los cuatro primeros toros de la ganadería tlaxcalteca de La Soledad, los que no ofrecieron ninguna perspectiva de éxito a los toreros, que así vieron como se estrellaron sus ilusiones ante el pésimo juego del ganado, hasta que brinco al ruedo el quinto de la tarde, el toro de la corrida que rompió a bueno, mostrando mucha calidad y suavidad en su embestida, pero el único, de ahí en demás prestaron para nada como el primero de la tarde, que al estrellarlo torpemente un peón sobre el filo de la tronera de burladero de matadores, se fracturo el cráneo, quedando imposibilitado para la lidia.
De ahí en más, el que no derroto con violencia, salió distraído de las telas, o tirando derrotes secos y con la cabeza por las nueves. Así no se puede, esto no es una oportunidad para los toreros puestos en el cartel, que de por si torean poco, y su propia agrupación contribuye a enterrarlos más. Qué pena. Donde están las figuras, porque ellos no matan estos festejos que ellos mismos organizan.
En fin, ahora han puesto a torear a diestros que esporádicamente los hacen como el caso de Cesar Delgadillo de corinto y oro (al tercio), Víctor Mora de espuma de mar y oro (abucheado), José Manuel Montes de rosa y azabache (pitos), el madrileño Roberto Galán de blanco y oro viejo (palmas), el zacatecano Antonio Romero de verde y oro en sustitución del lesionado Oliver Godoy (vuelta al ruedo) y Gerardo Adame de grana y azabache (oreja con marcada división).
No crea usted, pero existía interés por ver en acción por asistir a esta corrida en que como ya lo escribimos al inicio de esta crónica, estaba en disputa el Trofeo de la Oreja de Oro, en cuyo cartel se había colgado a cuatro toreros acalitandos, tres de ellos repitiendo su participación en este tipo de festejos después del año pasado y dos heridos en la versión anterior.
Sin embargo, ese interés pronto si desmorono, como se esfumaron las ilusiones de los toreros ante la poca colaboración y juego del ganado de La Soledad, de irreprochable presentación y trapío, lástima, porque en su juego han quedado a deber y mucho.
Ante estas circunstancias, Cesar Delgadillo, vio como todo se vino abajo, cuando su enemigo parecía tener buenas condiciones, pero al sufrir el estrellón, pronto evidencio un cambio total en su lidia, acabando por desfondarse, al embestir varias veces totalmente descoordinado, y sin emotividad alguna, siendo en vano la voluntad del torero y sus manifiestos deseos de lograr algo plausible y de trascendencia. Por cierto, Delgadillo permitió con su brindis, que el gobernador del estado Ing. Carlos Lozano de la Torre, pasara con inusitada brillantes, una prueba que a todos sus antecesores les causo fuerte dolor de cabeza, ante la silbatina con destinatario directo, porque tanto al termino del brindis como al momento de regresar la montera, las nutridas y cálidas palmas en su honor, no fueron obra del protocolo, sin la expresión más espontánea de un público convencido de su buena labor al frente del gobierno del estado. Al final Delgadillo saludo en el tercio.
Víctor Mora ha mostrado ahora el revés de la moneda, frente a un toro que muy pronto acorto sus embestidas, deslucido, soso y con la cabeza muy suelta, tirando gayafonazos, dificultando la labor del torero, que pronto arrió banderas para navegar en un mar de confusiones, no obstante de su kilométrico y gris trasteo.
Con el tercero quien se lucio fue el picador Mauro Prado en un estupendo puyazo en todo lo alto, aguantando la reunión con un toro con poder, y que acudió con alegría a los banderilleros lo que aprovecho Ricardo García “Caminito”, para colgarles sendos pares de banderillas con exposición e igualando en todo lo alto, razón por la cual fue llamado al tercio donde se desmontero al momento de agradecer al respetable. Sin embargo, ante estas circunstancias, para José Manuel Montes ha sido una prueba muy dura de pasar, simplemente con decoro, porque pronto afloraron las dudas, la poca firmeza de zapatillas, y todo ello ante un toro con pujanza, emotivo, con raza, que acabo por hacerse el amo en el albero de la Monumental, mientras José Manuel termino sucumbiendo ante ello con un final triste.
De Madrid llegó un día el torero Roberto Galán que se hizo matador de toros en un pueblo zacatecano, al que pocas han sido las oportunidades que se le han brindado, dirá que escasas, y en todas se ha justificado plenamente, pero no se podría afirmar que la de ayer fuese precisamente eso, una oportunidad, y no lo fue para cinco de los actuantes, porque ponerlos con toros como los de La Soledad, eso, eso no es oportunidad, más bien es desear cortarles la cabeza, hacer una depuración en las filas del sindicato de toreros. Oportunidad seria en todo caso, ponerlos con toro de cierta garantía. En fin, a Galán le correspondió un toro grandullón, violento, con fuerza, áspero que ataco de firme al caballo, provocando un tumbo de latiguillo al piquero que salió despedido por el cuello del jamelgo cayendo de cabeza dramáticamente. El madrileño, le paro sin aspavientos, con valentía y entrega, a un toro que además en vez de embestir arrollaba por ambos pitones, sin calidad ni clase. Bien a estado Roberto, que ha dado un golpe en la mesa solicitando paso.
Como no hay quinto malo, en ese lugar salió al ruedo Farolito, un ejemplar, en único que ha tenido buen fondo, claro, sobre todo con mucho temple y suavidad, al que el zacatecano Antonio Romero logro entender, cuando la faena estaba bien avanzada, prodigándose al torear sobre ambas manos en redondos muy templados, mas sin llegar realmente a ponerse en el sito correcto. El publico para entonces ya muy alegre, después de disfrutar de las bebidas no solo de moderación, ha estado consintiendo al torero, en un trasteo con muchos relieves, quedando la duda si realmente estuvo a la altura de la brava y noble res. Fallo hasta en cinco ocasiones perdiendo toda posibilidad de tocar pelo, premio que ya tenía en la espuerta, pero sus desaciertos con la espada le condujeron a tirar por la borda todo. Dio vuelta al ruedo con clara división aguantando el chaparrón hasta concluir con su paseo por el platillo de la plaza.
Finalmente, salto al ruedo el cierra plaza, un toro muy complicado desde su salida, siempre incierto, quedándose corto, pegando parones, buscando las pantorrillas del torero, rematando las embestidas muy por encima del estaquillador, y revolviéndose en busca de las zapatillas del diestro, que con mucha actitud, jugándose la vida, con firmeza y resolución, le aguanto una y otra vez, dentro de una actuación de mucho peso y merito, porque Gerardo Adame, con una cabeza clara, sabia de la importancia de la tarde, y perfectamente entendió el regalito que tenía enfrente, y con pasmosa tranquilidad se puso en el sitio donde están las cornadas, aguantando sin pestañear los parones, y cornadas que le tiro el toro. Claro que fue la faena de mayor merito, de mayor jerarquía, de mayor exposición de la tarde, por eso le concedieron, bajo la petición del público, una oreja, la única que se corto en la tarde, surgiendo entonces el descontento entre la gente de Zacatecas, plenamente identificada por su camisola roja, que se manifestó en contra del apéndice, mientras Gerardo, consiente del peso de la oreja, dio la vuelta al ruedo en son de triunfo.
Al final, el representante ejecutivo de la Asociación Mexicana de matadores de toros, Novilleros y Similares, Antonio Urrutia acompañado de matado Jerónimo, miembro de la actual mesa directiva, si discusión depositaron el trofeo en disputa en manos de Gerardo Adame, el único con cortar una oreja, desatándose la pasión entre los vecinos y nuestros paisanos, pasión que siempre que han existido toreros que se pelean las palmas en el ruedo, aparece.
Hoy se anuncia la corrida extraordinaria con Fabián Barba, Arturo Macías y Mario Aguilar, un cartel de toreros acalitanos, quienes lidiaran un encierro de El Junco.

Deja un comentario