28 julio, 2021

TRIUNFO DE LA TERNA EN LA QUINTA DE FERIA DE GRANADA.

Granada, 23 de junio, quinta de abono de la Feria de Corpus 2011.Con algo más de tres cuartos de plaza en la monumental de Frascuelo se ha lidiado un encierro completo de Gavira de presentación y juego desigual. Hasta doce toros tuvieron que pasar el reconocimiento para que fuesen aprobados ocho y poder celebrar el festejo de hoy.

Granada, 23 de junio, quinta de abono de la Feria de Corpus 2011.Con algo más de tres cuartos de plaza en la monumental de Frascuelo se ha lidiado un encierro completo de Gavira de presentación y juego desigual. Hasta doce toros tuvieron que pasar el reconocimiento para que fuesen aprobados ocho y poder celebrar el festejo de hoy. Hoy ha quedado bien patente que la afición granadina rema siempre a favor de los toreros, y, a poco que han mostrado los diestros, se han pedido los trofeos de forma mayoritaria facilitando así el triunfo de los espadas del cartel estrella de la feria. Se han visto faenas largas, hasta en tres ocasiones la presidencia envió recado en forma de toque de clarín señalando el paso de las manecillas del reloj, pero se ha echado en falta la rotundidad en alguna de ellas como vimos ayer.
Morante de la Puebla (verde y oro) ha dado una muestra más de que es diferente al resto de los toreros. No se acopló con “Habanero”, negro bragao bien presentado, que tampoco brindó facilidades. Una verónica para el recuerdo en su saludo capotero. En la muleta el burel iba y venía sin clase, sin humillar y sin molestar, como cumpliendo el expediente. Contagió al sevillano que tras unos aislados redondos y naturales, pinceladas de la esencia que atesora, se fue a por la espada y, tras pinchazo sin soltar dejó estocada media delantera desprendida que finiquitó el trasteo. Toro y torero escucharon fuerte pitada.
Su segundo, “Habanito”, un castaño claro albardao, fue abroncado desde el principio, por su falta de raza. Y fue entonces cuando se vio la diferencia del sevillano: llevaba la espada de verdad desde el inicio y, tras un leve tanteo por el pitón derecho entendió al animal, se fue a tablas y la cambio por la ayuda, para llevarse al de Gavira al platillo y darle cera hasta meterlo en el canasto. Con la figura compuesta se sucedían las tandas por ambos pitones, el animal se vino arriba y colaboró con el coleta que destapó el tarro de las esencias toreando con la cintura en varias tandas. La faena fue larga y acoplada entre ambos, le dio los tiempos justos para que tomase aire, y escuchó un aviso del usía cuando se iba a por el acero. Volapié en la suerte natural que deja entera arriba. Dos orejas.
“El Fandi”, (grana y oro) saludó a “Librero”, un burraco cómodo de cara, de forma vistosa cerca de tablas. Galleo por chicuelinas para llevarlo al caballo, y quite variado con chicuelina, tafallera, gaonera y rematando con larga a una mano. En banderillas poderoso y fácil, corriendo tanto para adelante como para atrás, esquivando la persecución del burraquito, y clavando arriba, alguno a toro pasado. Comenzó con la muleta de rodillas pegado a tablas. Pronto se vio la escasa fuerza de su oponente pues al obligarlo perdía las manos y deslucía el embroque. Faena de enfermero. Con la mano izquierda se vieron los mejores lances sacando la nobleza y clase que guardaba el astado, pero la falta de casta no permitió mucho más. Adornos con circulares y manoletinas antes de montar la espada para, después de dos pinchazos y aviso, dejar estocada entera caidilla al volapié. Silencio.
A “Elegante”, negro listón, bien presentado, que hacía quinto, lo saludo con larga cambiada de rodillas y varias verónicas despaciosas, sin mucha codicia del morito. Se agotan los adjetivos para describir sus actuaciones en banderillas, que realiza en cualquier tercio de forma sobrada, hasta cuatro pares dejó en el lomo del cornúpeta, destacando un par al cuarteo por los adentros colosal. Brindis a “Yiyo”, el granadino herido en la segunda de feria al descabellar. El trasteo de muleta no presagiaba lo mejor pues el animal salía distraído de la suerte de forma repetida. Poco a poco fue confiando a su oponente que se iba viniendo arriba conforme avanzaba el trasteo, Fandi bajó la mano y la faena cogió profundidad, “Elegante” respondió humillando hasta el punto de hacer el avión en varias ocasiones con transmisión al tendido, sobre todo por el pitón izquierdo. Nuevo aviso desde el palco precedió a un volapié a ley que dejó espada entera arriba derribando sin puntilla. Dos orejas.
“Manzanares”, (azul y oro) ha estado bien medido con sus dos oponentes. A “Cantarero”, negro bragao, bien presentado, lo saludó con un puñao de verónicas. Tras puyazo traserillo, Curro Javier lidió con maestría y Trujillo se lució en banderillas, saludando ambos al respetable. En la muleta el burel se manifestó descastado y falto de raza. Entendió al toro y, dándole los tiempos justos consiguió, de uno en uno, arrancarle pases sueltos y poco más, pues el burel se hacía de rogar en la embestida. Volapié en el platillo a ley que deja entera en todo lo alto de efecto rápido. Oreja.
Tampoco “Florón”, burraco bien presentado, fue propicio para esa faena rotunda que se esperaba del Alicantino. Aun a pesar de la buena lidia de Trujillo, su condición descastada, a penas le permitió una tanda templada y despaciosa con la muleta. Poca cosa. Se quedaba corto de recorrido y protestaba al final del muletazo. Fue de más a menos. Lo mejor, nuevamente, vino al tomar el acero: estocada, recibiendo en los medios, arriba, entera de efecto fulminante. Oreja.
RESUMEN: quinta de abono de la feria de Corpus de Ganada 2011. Encierro completo de Gavira. Se necesitaron reconocer hasta doce toros para aprobar ocho y celebrar el festejo. La mitad de los que han saltado al coso esta tarde tenían la presentación justa para una plaza de segunda, y no es que la otra mitad estuviesen sobrados de hechuras, pero eran pasables. Su juego ha dejado mucho que desear. Primero soso, segundo, tercero y sexto descastados, cuarto desrazado se vino arriba y quinto saco clase. Morante de la Puebla pitos y dos orejas, El Fandi silencio y dos orejas, Manzanares oreja y oreja.

Deja un comentario