28 julio, 2021

UN TORO MATA A JESUS ESPERABÉ ARTEGA EN SU FINCA DE SAN MIGUEL DE SARPERONES.

Arrolló a Jesús Esperabé de Arteaga hasta una pared y le dio varias cornadas.
El ganadero Jesús Esperabé de Arteaga Peralta, de 60 años, ha muerto esta tarde en Tejeda y Segoyuela (Salamanca) al resultar corneado dentro de su finca por un novillo inválido al que intentaba abatir con un arma de fuego por resultar inservible para la lidia.

Arrolló a Jesús Esperabé de Arteaga hasta una pared y le dio varias cornadas.
El ganadero Jesús Esperabé de Arteaga Peralta, de 60 años, ha muerto esta tarde en Tejeda y Segoyuela (Salamanca) al resultar corneado dentro de su finca por un novillo inválido al que intentaba abatir con un arma de fuego por resultar inservible para la lidia.
En un momento dado, el novillo se arrancó y corneó al criador hasta quitarle la vida, según ha explicado a Efe el ganadero Moisés Fraile, propietario del hierro de El Pilar y amigo del fallecido, cuya ganadería se encuentra en venta.
El accidente se ha producido poco después de las 16.00 horas dentro de una finca situada en la carretera que une la población de Tamames con la de Tejeda y Segoyuela, en las estribaciones de la Sierra de Francia. Al parecer, el astado arrolló a Jesús Esperabé de Arteaga hasta una pared y le dio varias cornadas en la zona de la cabeza.
Hasta el lugar del siniestro se acercaron efectivos del Servicio de Emergencias Sanitarias de Castilla y León (112), que sólo pudieron certificar la muerte de Esperabé de Arteaga.
El ganadero, titular del hierro Hijos de Jesús Esperabé de Arteaga -adscrita a la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia- tenía setenta vacas de vientre y ofrecía durante el año varias novilladas en plazas de segunda categoría. Residía entre la capital salmantina y su finca de San Miguel de Asperones, estaba casado y tenía una hija y un hijo.
La muerte de Esperabé de Arteaga se suma a la de otros ganaderos de bravo que han perdido la vida en lo que va de año, como han sido Juan Pedro Domecq, Luis Núñez Moreno de Guerra y su hijo Luis Núñez, en estos casos, víctimas de accidentes de tráfico, como el que ha sufrido recientemente otro criador, José Ortega Cano, que sigue hospitalizado en estado muy grave.

Deja un comentario