VALENTE Y ROSALES OREJA… PARA ALEJANDRO LÓPEZ EL TROFEO AL TRIUNFADOR DE LA TEMPORADA.

TERMINÓ LA temporada de novilladas en el coso San Marcos, para no variar la entrada fue arribita de media plaza, tarde con pequeñas “tandas” de aire que a pesar de esto dejaron andar tranquilos a los participantes, calor soportable, sin el sofoco y jadeo de otras. Se notó la inasistencia del asesor en el palco de la H. Autoridad pero la función se dio sin problemas.
EN LAS carteleras se anunciaban 7 de Darío González, fueron solo seis, el segundo pertenecía a la dehesa del matador Fermín Rivera, uno de regalo para Jaime Ruiz de Sierra Ortega, todos justos de presencia, en el primero de la tarde se escucharon silbidos por precisamente su tamaño.
EN EL primero de la tarde, el de Apizaco, Jaime Ruiz, nos mostró detalles con la capa, con la muleta se vio enterado pero sin emocionar al no transmitir a los tendidos su quehacer, después de una estocada delantera saludo desde el tercio. Con el de regalo no nos ha gustado, ante la debilidad del astado sus bruscos toques lo que más le proporcionaron fue que el de Sierra Ortega derrotara y así es imposible tener limpieza en el trazo, inclusive se llevó un susto al ser volteado de feas maneras, claro que nunca las hay bonitas pero lo mejor es que no paso a mayores, silencio después de un espantoso golletazo.
CÉSAR IBELLES. No muy joven que digamos pero con voluntad, toreó con soltura y hasta con cierta técnica pero otro más que no transmite a las alturas y así es imposible la comunión con el pagano, se retiró entre tibias palmas posteriores a varios pinchazos y una estocada delantera.
DEL TERCERO en aparecer lo mejor sería olvidarnos, Claudio Alberto no tenia porque haberse visto anunciado, el de San Luís Potosí no tiene nada, pero nada de nada, a no ser ciertos calendarios encima. Increíble, le salvó del petardo rotundo un bajonazo de esos que se logran con el ahí se va y donde caiga, de haberlo pinchado la bronca hubiera sido la de la temporada. Un desempleado más.
DE MONTERREY vino Alberto Valente, valiente a carta cabal, sin exageraciones ni falsas poses, bien de capa y banderillas, con la muleta logró buenos pases por ambos lados pero dejándonos ver que no estructura sus faenas, el de Darío González iba de menos a más y a pesar de cortar un apéndice creemos le faltó encontrar la distancia que el novillo le solicitaba. Mató al primer intento de estocada caída pero la audiencia solicito a usía una oreja que le fue entregada por el alguacil. A pesar de ciertas fallas dejo ver su torería.
EL SUPUESTO lugar de honor, el quinto, correspondió al colombiano Juan Camilo Alzate. Confiábamos en este joven, radicado en Guadalajara, quien a pesar de no haberse visto mal ciertos estamos que de haberle encontrado la distancia a su enemigo estaríamos hablando de mínimo un apéndice. Creemos se equivocó en el planteamiento de su faena.
DE PUEBLA es Juan Pedro Moreno, moreno de tez y no muy alto este muchacho que tiene clase, clase de la buena, de la que pronto conecta con los aficionados que le coreaban largamente sus acompañados muletazos, se ve que además tiene carácter y se gusta al hacer su toreó muy del que se acepta en México, decía que largos sus muletazos y acompañados con el pecho, con son, con ritmo y explotan en el ánimo de los presentes, independiente a que se le ve no quiere le ganen la pelea, disfruta lo que hace y tiene carácter. Estocada en buen sitio y a recorrer la periferia, a este jovencito tienen que darle muchas tardes, valdría la pena volver a verlo. Creo la empresa acabó como debería de haber comenzado, con novilladas de las supuestamente llamadas de selección. Juan Pablo Moreno es, y en él hay, un torero en ciernes.
LA FRESCURA y el sano contagio de quien se rebosa al hacer lo que le gusta corrieron a cargo de Efrén Rosales, con rara personalidad que conecta de inmediato. Mas verde que una manzana de las que hacen daño pero desbordando actitud por todo el ruedo y en todo momento, desde sus quites al alimón con Juan Pedro Moreno, hasta los pequeños grandes remanguillés con pellizcos de arte. Le ayuda para lucir su estatura, pega muletazos largos con despaciosidad, elegantes y no le importa se note su principiante verdor, él hace lo que le nace, en veces le salen las cosas, en otras no pero no raja, en Efrén hay otro excelente prospecto y que mejor que desde ya se fuera ideando la pareja entre estos dos últimos novilleros, creo que puedo decirlo abiertamente, son toreros de los que hacen falta en la fiesta nacional, los que caen bien al publico por su quehacer, al tiempo, al tiempo si les dan toros sin atiborrarlos con sueños de grandeza, sin que se “los peleen” los apoderados “modernos”, al tiempo, con paciencia y un poco de materia gris para llevarlos, al tiempo, el es sabio, ojalá y no caigan en manos de “súper apoderados”. Efrén se retiró luciendo en su mano diestra la oreja de su enemigo y una sonrisa empapada de sus propias emocionadas lágrimas que por cierto disimulaba muy mal.
AL TERMINO de la novillada se hizo, en cercano restaurante a la plaza San Marcos, el recuento final de los votos en busca de conocer por medio del jurado, invitado ex profeso, para saber a quién se le tiene que entregar el reconocimiento-trofeo que otorga el portal taurino www.noticierotaurino.com.mx, hermano de este espacio, y de la columna “De Toros y de Toreros”, la contabilidad nos llevó a conocer que es a Alejandro López a quien debe de entregase la obra de arte creada por José Delgado Gallegos. La fecha de la entrega se las compartiremos a mediados de esta semana ya que hoy ha citado la empresa a una rueda de prensa para dar a conocer los nombres de quienes compondrán los dos carteles menores de la feria que inicia este sábado. Alejandro al igual que Gerardo Adame cortaron dos apéndices a uno de sus respectivos novillos, el “desempate” consistió en que al segundo de ellos se los otorgaron en un novillo de regalo… Nos Vemos.

Deja un comentario