15 junio, 2021

RESUMEN DE LA FERIA DEL SEÑOR DE LOS CRISTALES 2009-10 DE CALI, COLOMBIA.

1ª PARTE… 6 de enero, 2010. Con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de algunas ferias sudamericanas de la temporada invernal taurina del 2009-2010, resumo lo más relevante sucedido en el abono de esas ferias.

1ª PARTE… 6 de enero, 2010. Con la intención de que el lector tenga un concepto general de los resultados de algunas ferias sudamericanas de la temporada invernal taurina del 2009-2010, resumo lo más relevante sucedido en el abono de esas ferias.
Mi método es simple, primero hago algunos comentarios generales sobre el abono de la feria. Luego, añado una lista con los carteles, mostrando los resultados de toros y toreros en forma de reseña, según los datos obtenidos de la prensa que aparecen en el Internet. A continuación menciono cualquier acontecimiento importante relacionado con el abono ferial como las condiciones del ganado lidiado y el resultado económico, basado en la asistencia de público a la plaza. Finalmente, comento algo más detenidamente sobre los diestros que han conseguido sobresalir en sus actuaciones y, además, en un anexo informo sobre los premios que pudieran haber sido concedidos a los triunfadores de la feria por las instituciones locales.
Advierto que trato de moderar mis opiniones particulares sobre las actuaciones de los toreros, ya que estos resúmenes están basados en la información difundida por los medios de comunicación. Sin embargo, las muchas imágenes, videos, e incluso de retrasmisiones televisivas de corridas, que ahora pueden verse en la pantalla chica del Internet, me ayudan tremendamente para escribir con más apreciación los resúmenes de las ferias.
Sobre la Feria del Señor de los Cristales y el abono de su edición 2009-10.
La Feria del Señor de los Cristales se celebró por primera vez en año 1957 en la bella ciudad colombiana de Cali, y pronto se convirtió en una de las más importantes del hemisferio y, quizás, la que tiene el abono más extenso de todas las feria sudamericanas. Los festejos se celebran en la Plaza de Toros Monumental de Cañaveralejo, la que fue inaugurada el mismo año de la primera feria. Tiene un aforo de cerca 18.000 espectadores.
El ciclo ferial se celebró entre el sábado 26 de diciembre del 2009 y el domingo 3 de enero del 2010, y estuvo formado por ocho corridas de toros, una de ellas con cinco matadores de toros y el rejoneador formando el cartel, más una novillada. El abono se abrió con la novillada y continuó con una corrida diaria.
En esta feria los carteles estaban mejor rematados que en varias ferias de las precedentes. En el abono entraron cinco matadores de toros y un rejoneador español, seis espadas colombianos y uno francés. Los principales alicientes del abono eran las presencias de los diestros locales Luís Bolívar y Paco Perlaza, quienes actuaron en cuatro y tres tardes respectivamente; la presencia de Sebastián Castella, quien actuó en tres ocasiones, una de ella en un mano a mano con Bolívar; la vuelta de “El Juli” tras siete años de ausencia y de la Miguel Ángel Perera, quien no pudo estar presente en la feria anterior por estar herido; Estos dos espadas hicieron doblete, como también lo hizo el diestro nacional “Guerrita Chico”. Otras grandes atracciones del abono eran la de ver actuar de nuevo al maestro Enrique Ponce, tras diez años de no haber formado parte de los carteles de la feria caleña, y también la presentación del joven torero sevillano Daniel Luque. Daniel actuó en tres corridas mientras que el valenciano lo hizo solamente en una, tal como hicieron el resto de los matadores anunciados en el abono. En cambio, al rejoneador Álvaro Montes triunfar en la tarde de su presentación se ganó la inclusión en los festejos del 1 y 2 de enero, sustituyendo a Antonio Ferrera, quien no pudo comparecer al resentirse de una antigua cornada.
Carteles y resultados.
A continuación aparecen los carteles con los resultados de los nueve festejos del abono. Los datos han sido recopilados de las reseñas de la prensa cibernética:
Sábado 26 de diciembre. 1ª de Feria. Novillos de San Antonio de Los Lagos (escasos de casta en general, el 5º que fue condenado a banderillas negras y los más manejables el 2º y el 4º.) para Juan Solanilla (silencio; silencio tras aviso), Santiago Fausto (silencio tras aviso; saludos) y Miguel de Pablo (silencio tras aviso; silencio tras dos avisos). Entrada: 2/3.
Domingo 27 de diciembre. 2ª de Feria. Toros de “El Paraíso” (bien presentados y de buen juego en general, excepto el 3º que manseó; los mejores el 5º para el que se pidió el indulto y el 6º al que se le dio vuelta al ruedo) para Paco Perlaza (oreja; silencio), “Guerrita Chico” (silencio; pitos tras tres avisos) y el rejoneador Álvaro Montes (saludos tras aviso; dos orejas; salida a hombros). Entrada: 3/4.
Lunes 28 de diciembre. 3ª de Feria. Toros de Ernesto Caicedo (bien presentados y manejables pero faltos de casta, en general) para Diego González (silencio tras aviso; silencio), “El Juli” (oreja con petición de la segunda; dos orejas; salida a hombros) y Perera (saludos; silencio). Entrada: 3/4.
Martes 29 de diciembre. 4ª de Feria. Toros de Bernardo Caicedo (desiguales de presentación; mansos, excepto el encastado 5º) para Sebastián Castella (silencio; saludos; oreja) y Luís Bolívar (silencio en su lote). Entrada: 3/4. Jueves 31 de diciembre. 6º de Feria. Toros de “Salento” (desiguales de presentación y descastados) para Paco Perlaza (silencio; silencio), Daniel Luque (silencio; saludos) y César Manotas, que tomó la alternativa (silencio tras dos avisos; silencio). Entrada: 1/2.
Viernes 1 de enero. 7ª de Feria. Toros de “La Carolina” (bien presentados y manejables en conjunto; bueno el 4º y encastado el 5º, el que fue premiado con vuelta al ruedo) para Álvaro Montes (oreja), Paco Perlaza (silencio), Sebastián Castella (oreja), “Guerrita Chico” (silencio), Luís Bolívar (dos orejas; salida a hombros) y Daniel Luque (saludos tras dos avisos). Entrada: 3/4.
Sábado 2 de enero. 8ª de Feria. Cinco toros de “Guachicono” y uno de “Ambaló”, 6º bis, (bien presentados, pero deslucidos y descastados en conjunto; el más manejable el 4º y el más manso el 5º que fue condenado a banderillas negras) para Álvaro Montes (saludos en ambos); Luís Bolívar (silencio; saludos) y Daniel Luque (vuelta al ruedo; saludos tras aviso). Entrada: 1/2.
Domingo 3 de enero. 9ª de Feria. Toros de “Fuentelapeña” (bien presentados; manejables en general; al 6º se le dio la vuelta al ruedo) para Enrique Ponce (saludos; oreja), Miguel Ángel Perera (silencio tras aviso; oreja) y José Fernando Alzate, que tomaba la alternativa (saludos; dos orejas; salida a hombros). Entrada: 1/2.
Los datos numéricos en las reseñas de los nueve festejos del abono muestran que se concedieron un total 18 orejas en los festejos mayores y ninguno en la novillada. Además, la Puerta del Señor de los Cristales se abrió en cinco ocasiones para permitir salir por ella a cuatro diestros y al rejoneador. Para abrir este portal en Cali es necesario desorejar por partida doble a un toro.
También, los números muestran que la asistencia a la plaza no fue tan masiva como los buenos carteles auguraban, ya que el coso de Cañaveralejo se llenó solamente en la corrida del día 30, mientras que el público cubrió tres cuartas partes del aforo en los festejos de los días 27,28, 29 de diciembre y en el del primer día del nuevo año; media plaza en las corridas del último día del año y en las del 2 y el 3 de enero; y dos tercios del aforo en la novillada.
Comentarios.
En la novillada.
Muy poco de relieve hay que anotar de la novillada, pues ninguno de los tres novilleros, el colombiano Juan Solanilla, el español Miguel de Pablo y el mexicano Santiago Fausto, tuvieron los recursos para imponerse a la mansedumbre de los utreros de “San Antonio de Los Lagos”. Además lo poco notable que consiguieron lo estropearon con el mal uso de los aceros, especialmente con la espada de descabellar, ya que en total necesitaron 22 golpes de descabellos antes que cinco de los novillos doblaran. Una excepción fue la actuación del mexicano con el segundo utrero de la tarde, al que, después de lucirse con el capote con un airoso quite, con la muleta comenzó la faena con un pase cambiado, para luego ligar unos buenos pases con la derecha, y al matarlo pronto, tuvo que salir al tercio a saludar. En cambio, sus compañeros, y él mismo en el quinto, solo oyeron silencios al rematar a sus cornúpetas. No fue un buen prólogo de la feria.
En las corridas de toros.
Las 18 orejas concedidas en los ocho festejos mayores fueron distribuidas de la siguiente manera: “El Juli” y Castella fueron premiados con cuatro orejas cada uno, el rejoneador Álvaro Montes con tres, y Bolívar y Alzate con dos. Estos cinco triunfadores merecieron el salir a hombros por la Puerta de El Señor de los Cristales. También Ponce, Perlaza y Perera cortaron una oreja.
Antes de seguir refiriéndome los espadas, hago estas breves observaciones sobre el ganado lidiado en la feria. En general el género ganadero ha dejado algo que desear, especialmente los encierros de Bernardo Caicedo, “Puerta de Hierro”, “Salento” y “Guachicono”, cuyos descastados astados mansearon más de la cuenta, ofreciendo a sus lidiadores dificultades difíciles de remontar. Por otro lado, sobresalieron los encierros de “El Paraíso”, de “La Carolina” y especialmente el de “Fuentelapeña” porque en conjunto sus toros estuvieron bien presentados y fueron bravos y manejables. Del encierro de “El Paraíso” destacaron el quinto astado, al que se le pidió el indulto y el sexto, al que se le dio una vuelta al ruedo; del encierro de la “La Carolina” fue excepcional el 5º, al que se premió con una vuelta al ruedo; y de “Fuentelapeña”, de este el toro que cerró la feria fue muy encastado, bravo y repetidor, siendo también premiado con la vuelta al ruedo.
Ahora paso a comentar sobre las trayectorias en la feria de los diestros que obtuvieron trofeos y de algún otro que matador que de otra forma se haya hecho notar.
“El Juli” vuelve a Cali triunfando a lo grande.
El joven maestro “El Juli”, después de no pisar por siete años el ruedo de Cañaveralejo, en el abono de la 53ª Feria de los Cristales actuó en dos corridas, en la del lunes 28, junto a Diego González y Miguel Ángel Perera, y en la del miércoles 30 de diciembre, compartiendo cartel con Sebastián Castella y Luís Bolívar. Su reaparición fue triunfal pues, por cortarles tres orejas a dos toros de Ernesto Caicedo, fue el primer matador de toros en abrir la puerta de los triunfadores en la feria. Esto es lo que el cronista Jorge Arturo Díaz, juzgando la excelente actuación del madrileño, escribió para EL TIEMPO de Bogotá:
Lo grande vino con ‘El Juli’, desde que se abrió de capa hasta que salió a hombros por la puerta Señor de los Cristales. Qué variedad y torería con el capote. Con la muleta, un toreo mandón y sabio. Largo, con arte, alegre y emocionante… se pasó sus toros junto a la piel sin el menor asomo de ansiedad. La poca transmisión de los animales fue superada por su decisión y oficio. Al segundo de la corrida le entró al bolapie (sic), atracándose tanto que la estocada quedó trasera. El público pedía la segunda oreja. Con el quinto estuvo supremo, luego de un lujoso lanceo clavó las dos rodillas en la arena y se pasó los pitones por la cara en cuatro pases por alto y un forzado de pecho. En los medios dio un recital de naturales. Una faena completa y bella… Como un novillero hambriento se tiró a por todas, clavando en lo alto la espada y yéndose tras ella hasta chocar contra el morrillo su rostro… Las dos orejas cayeron en sus manos, porque bordó el toreo.
El diestro madrileño repitió dos días después y también brillo en su actuación, aunque no con la misma intensidad que en la corrida anterior. Con el toro que abrió plaza, el más potable del manso encierro de “Puerta de Hierro”, Julián se lució con el capote, y con la muleta ejecutó una templada y ligada faena, en la que sobresalieron dos exquisitas series de largos derechazos. Mató de una media estocada que necesitó del uso del descabello, lo que hizo que el premio fuera de solo una oreja. Abrevió con el complicado cuarto astado, lidiándolo con habilidad y maestría, y al rematarlo eficientemente su labor fue silenciada. Seguro que después de estas dos actuaciones los aficionados caleños no querrán esperar otros siete años para ver a esta gran figura del toreo.
Sebastián Castella mantiene su gran cartel en Cali.
Castella ha probado una vez más el porque es uno de los diestros favoritos del público caleño, pues con dos lotes de dos encierros que fueron poco propicios para el triunfo, a base de su total entrega y maestría se las avió para obtener en total tres trofeos y para abrir la puerta de los triunfadores al completar su segunda actuación. En el festejo del domingo 28, la corrida que sobre el papel tenía más interés para los aficionados locales, pues el diestro francés se enfrentaba mano a mano con el ídolo caleño Luís Bolívar, cortó la única oreja al quinto astado, que fue único animal medio manejable del descastado encierro de Bernardo Caicedo. Después de doblarse con el astado, basándose en su valor y sapiencia, le ejecutó una emocionante y templada faena, cuyo punto álgido llegó a dar unos interminables pases circulares con la derecha que fueron aclamados por el público. Mandó al toro al desolladero con una buena estocada, precedida por un pinchazo. Con los otros dos toros, mansos y complicados, al igual que los de lote de Bolívar, el lucimiento fue imposible. En uno fue aplaudido y en el otro silenciado. Un punto negativo del ese festejo fue que la plaza no se llenó como era esperado. En cambio, sí hubo un lleno total en la corrida del día siguiente, en la que Castella alternaba con “El Juli” y Bolívar, lidiando un encierro de “Puerta de Hierro”. Entones, el francés fue el máximo triunfador, más por su total entrega y sapiencia al lidiar un toro manso que por la brillantez de la faena. Así lo vió Jorge Arturo Díaz y lo escribió en EL TIEMPO de Bogotá:
El francés Sebastián Castella -y la plaza incrédula- vieron cómo el segundo toro saltó tres veces consecutivas al callejón, lo que nunca se había visto. Después, manso, no quiso ir a los engaños. Ni siquiera el gran estocadón logró premio. El quinto, que fue un catálogo de problemas: gazapón, tardo y al final parado total, parecía condenar a Sebastián al fracaso. Pero este, con amor propio, se pegó el arrimón de la feria. Le metió el cuerpo entre las puntas y lo desafió largamente, abrumando a todos con su valentía. No hubo faena, pero sí un alarde casi heroico que conmovió al público y más al palco que le arrojó las dos orejas automáticas, pese a.
Y para rematar la feria con otra nota alta cortó otra oreja al único astado que lidió en la corrida del Año Nuevo. Se enfrentó con un manejable toro de “La Carolina”, al que le faltaba fijeza y continuidad en las embestidas. Después de hacerle un bonito quite con la capa, comenzó la faena con tres de sus característicos pases cambiados, para luego seguir toreando con gran temple, consintiendo al animal, hasta completarle una emocionante faena, rematada con una efectiva estocada. Le concedieran una oreja, lo que hizo que el este gran diestro francés se despidiera de la feria con cuatro trofeos en su haber.

Deja un comentario