22 junio, 2021

JIJONA Y SALTILLO SE FUERON CON LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

He recibido un correo electrónico de mi sevillano nuevo amigo, Rafael González Zubieta, el cual me da a conocer datos interesantes, que de haberlos conocidos debí incluir en mi reciente escrito titulado, “LASTIMOSAMENTE DUELE… ¡PERO ES CIERTO!, que lo pueden leer debajo de este.

He recibido un correo electrónico de mi sevillano nuevo amigo, Rafael González Zubieta, el cual me da a conocer datos interesantes, que de haberlos conocidos debí incluir en mi reciente escrito titulado, “LASTIMOSAMENTE DUELE… ¡PERO ES CIERTO!, que lo pueden leer debajo de este.
Nunca es tarde para aprender y por lo mismo es que me permito comparárselos a continuación.
“Amigo Pedro… Especialmente bueno el referente a la bravura y a la casta de los toros, me ha gustado muchísimo y el estilo literario que utilizáis allá en México está lleno de fuerza, robustez y contundencia, tanto que le añade aun más credibilidad a sus opiniones. Enhorabuena. Quiero apuntarle una cuestión sobre los toros de España y México, que tal vez desconozca o no haya reparado en ella. Aquí en España como sabe, sufrimos una guerra civil fraticida que destrozó el país de nuestros padres y que a los que nacimos años después, nos obligó a vivir en un “exilio interno”. En esa guerra civil, le digo, desaparecieron muchísimas ganaderías, ganaderos y toreros, unos fusilados, otros en el campo de batalla y los toros de los comieron los soldados del Ejercito Republicano… Desaparecieron razas y sangres de toro de gran bravura como la Jijona y Saltillo. La ganadería brava en España quedó muy mermada y con daños irreparables para siempre. Hoy Saltillo puro solo lo hay en México, pero como usted bien dice, Las Ventas de Madrid contagia a La México… y eso es lamentable, pues México debe de conservar su propia personalidad e idiosincrasia. Reiterarle mi gratitud por su amistad y sus extraordinarias colaboraciones. Insisto, usted vaya cogiendo lo que le venga bien de mis escritos que subo en Larga Cordobesa y en Mano a Mano. Ya estamos casi en el mismo barco. Un fuerte abrazo y mucha salud amigo.
RAFAEL GONZALEZ ZUBIETA.

Deja un comentario