15 enero, 2010

EL BLANCO ZACATECAS “TIPO PELÍCULA”.

PUES SÍ, efectivamente nos asombramos cuando sucede algo a lo que no estamos acostumbrados y hoy viernes esto nos ha pasado, viajamos a Zacatecas a eso de las nueve de la mañana, el frío no era lo que se podría pensar, por si las dudas íbamos preparados, ropa térmica, payera de algodón, dos suéteres y una caliente chamarra, obsequio de Página 24,

PUES SÍ, efectivamente nos asombramos cuando sucede algo a lo que no estamos acostumbrados y hoy viernes esto nos ha pasado, viajamos a Zacatecas a eso de las nueve de la mañana, el frío no era lo que se podría pensar, por si las dudas íbamos preparados, ropa térmica, payera de algodón, dos suéteres y una caliente chamarra, obsequio de Página 24, encontramos una muy ligera lluvia a la mitad del camino y conforme avanzábamos las gotas perdían su tamaño, bajaban con menos fuerza, bailoteaban en el espacio, danzaban en el ambiente antes de morir en el parabrisas, varios cientos de metros adelante la nevada ya era “tipo película”.
DEBO DE aclarar que su servidor estaba completamente dormido hace 13 años, fecha de la última precipitación de este fenómeno natural y por lo mismo mi asombro del mismo hace solo unas horas.
EL CENTRO de la ciudad a los pies del cerro de “La Bufa” estaba tranquilo, poca gente, poco trafico, blancura a donde volteáramos, los parques semejaban postales de otro país, los árboles soportaban el peso de la ligera nieve que comenzaba a acumularse, mas adultos que niños jugando a formar los gruesos y blancos muñecos que adornaban sus vehículos, nosotros mientras le batallábamos para dar con la casa de la familia Santillán y solicitábamos la ayuda Divina para no derrapar por esas empinadas calles de la colonia “Sierra de Alica”, fuimos escuchados no sin pasar algún susto y así llegamos a ultimar los detalles para la siguiente reunión mensual entre sanos taurinos que se llevara a cabo el cercano día 27 y que tanto disfrutamos, al parejo con el aromático café que hoy nos ofreció tan amablemente la señora esposa de Salvador y su guapa menor Fátima.
EL REGRESO fue tranquilo, temíamos que el hielo apareciera en la carretera y afortunadamente no lo hizo. Panorama de un Aguascalientes desconocido al acercarnos a esta capital, el oriente con cerros nevados, lloviznando un poco y por fin respiramos tranquilos al sentarnos a escribir esto y además con una nueva sorpresa, la costumbre esa de decirnos viejos de manera muy disimulada… viene otro nieto, bienvenido sea, un milagro más de la naturaleza, de Dios o de quien nos ha mandado hoy este clima digno de una postal navideña. HOY ME salí del tema taurino, perdón, la vista y la nueva noticia me distrajeron un poco, un mucho… Nos Vemos.

Deja un comentario