20 junio, 2021

¡TORO, TORO ASESINO…!

Si. Estoy citando el famoso “Huapango Torero” del maestro Tomás Méndez, pieza musical que narra la tragedia de un niño qué, en su afán de ser torero se mete de noche a un corral con su capote para lidiar un toro

Si. Estoy citando el famoso “Huapango Torero” del maestro Tomás Méndez, pieza musical que narra la tragedia de un niño qué, en su afán de ser torero se mete de noche a un corral con su capote para lidiar un toro; trágicamente el desenlace del intento es fatal. No acostumbro leer mucho las crónicas de los festejos de en América del Sur salvo cuando algún coterráneo participa en alguna corrida de feria en aquellas tierras, pero tras escuchar en la transmisión televisiva de la corrida del pasado 31 de Enero de la Plaza México en donde mencionaron que el niño torero Miguelito Lagravere había sufrido un serio percance estando toreando en Colombia, me di a la tarea de conocer las opiniones de quienes presenciaron la corrida y realizaron la crónica de la misma. Hay un punto de convergencia muy importante: Coinciden los cronistas en que el muchachito no está preparado para lidiar erales de 300 kilos, sobre todo cuando éstos muestren tener peligro en su comportamiento al ser toreados. NO y lo pongo en mayúsculas NO pretendo ser el portador del comentario “te lo dije”, pero eso mismo escribí en este portal hace unos meses, al haber visto torear a Michelito en la Plaza Monumental de Playas de mi natal Tijuana Baja California México, en múltiples ocasiones. Mencionaba en aquel momento que por su misma complexión física de niño y por ser bajo de estatura, cuando el toro no le iba a modo batallaba para tanto para lidiar al burel cómo también a la hora de entrar a matar. De lo primero, es obvio que no tiene los conocimientos para faenas de aliño y materialmente pelear con el eral; por otro lado existe una técnica muy definida para intentar parar y fijar a los novillos o toros “andarines”, tal fue el eral que le proporcionó senda paliza al niño torero. ¿Por qué tocar este tema de nuevo? Pues porque ahora resulta que a raíz del percance, la fiesta está siendo cuestionada no sólo por defensores de animales, sino que ahora se suman las instituciones que defienden los derechos de los menores de edad. Cómo si no tuviéramos suficientes detractores, ahora se suben al carro autoridades y padres de familia preocupados por la explotación a los menores. Es necesario y sumamente prudente, que los padres de Michelito, que se encargan de llevar de su carrera, analicen de manera profunda su proceder, pues creo que ahora la razón les empieza a asistir a quienes tanto critican a la más hermosa de todas las fiestas.
NOTA DE LA REDACCION: Efectivamente Manuel, tienes toda la razón y, bien se puede agregar que es increíble pues que se anuncie a este “torerito” como novillero y las autoridades taurinas de donde actúa le permitan lidiar erales aptos para becerradas. ¿En que quedamos pues?.

Deja un comentario