27 octubre, 2021

NOS VEMOS EN VALLADOLID!!!

La Fiesta siempre en ese vaivén de vida y muerte, de consuelo y de desastre, de peligro constante, de lentejuela brillate al sol y al sol también la sangre… cuánto me ha dado.
A pesar de lo desastrosa que resultó la Temporada Grande, de lo defraudada que me siento, sigo aquí… creyendo en el Toro Bravo como el ídolo de piedra al que se le da como sacrificio el sudor y la sangre, el palpitar constante de un corazón roto o la callada sonrisa de quien ha sido indultado.

La Fiesta siempre en ese vaivén de vida y muerte, de consuelo y de desastre, de peligro constante, de lentejuela brillate al sol y al sol también la sangre… cuánto me ha dado.
A pesar de lo desastrosa que resultó la Temporada Grande, de lo defraudada que me siento, sigo aquí… creyendo en el Toro Bravo como el ídolo de piedra al que se le da como sacrificio el sudor y la sangre, el palpitar constante de un corazón roto o la callada sonrisa de quien ha sido indultado.
Hace dos años comencé con la investigación más seria en la que he participado… a solas me regodeaba de saber que era un proyecto ambicioso, por fuera la preocupación constante de saberme villamelona. El pasado octubre defendí como una loca mi tesis, mi hijo… un Diccionario de Términos Taurinos Usuales en México. Reuní en él poco más de 700 voces taurinas. Con esto hice las pases con mi infancia perdida, mis padres, mi abuelito muerto, David Silveti… Me reencontré con mi reflejo impúdico y sanguinolento donde los toreros pastan mientras las vacas hacen de veedoras y los toros esperan en sus camionetas blancas a que las vacas se decidan por algún becerrista que pudiese pasar por toro toro…
Volvieron las pesadillas táuricas y qué ansiedad y terror me ha embargado, terrible, una cosa obscena, que me despertó al borde del grito. Me llevó casi diez meses terminar de redactarlo y todo el 2008 leer, transcribir y analizar cuantitativa y cualitativamente cada uno de los textos que conformó mi corpus y claro, aquellos que aunque no entraron, igual, leí.
Ya con el trabajo terminado fui tan feliz, sentí que el pecho se hinchaba de solo pensar que mi primer acercamiento había concluido. Mis amigos me abrazaron orgullosos, mi familia, el fantasma de mi abuelito.
Pasó la emoción de la vuelta al ruedo, ya en el hotel con las orejas en la mano me llené de fantasías. Una de ellas fue partir plaza en Valladolid en el Congreso Internacional de Lingüística General, hoy les puedo presumir que se me cumplió. Me aceptaron la ponencia “Léxico Taurino en México” y estaré por allá a finales de junio.
En estos meses he trabajado como maestra del área del lenguaje en un bachillerato. Yo se que tal vez no sea lo mío, lo mío, pero lo paso muy bien, mis alumnos me han sacado del agujero en el que me metí y me ha sentado bien. Ahora sólo pienso en España, en la Maestría que aún no me decido comenzar. El toro me trae loca, sólo pienso en él. Ahora con dinero en la mano he comprado libro tras libro taurino con que me he topado.
El otro día en una conferencia sobre mi tesis me preguntaron que si alguna vez había pensado en abandonarla por aquello de lo monstruoso que en algún momento se dejó ver. La respuesta fue NO. Pero con la necesaria acotación: “Yo a lo que le temía no era el dejar de trabajar en ella, porque estaba decidida a terminarla, le temía a defraudar mi afición.” Estoy por registrarlo en el famoso copyright… jejeje espero encontrar editor en un par de meses…

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com