13 junio, 2021

LA FEDERACION DE PEÑAS TAURINAS NORTEAMERICANAS—NATC— CELEBRARA SU CONGRESO EN LISBOA Y BADAJOZ EN JUNIO.

La afición a los toros en los Estados Unidos numéricamente es minúscula, pero la que existe es intensa y entusiasta. Ahora bien, excepto en el sur de California, en donde existe algo más de afición, promovida por la cercanía al mundo taurino mexicano, y en la parte central de ese estado, en donde se da anualmente una veintena de corridas al estilo portugués, en general, a esas personas que están atraídas por el toreo les es difícil encontrar a otros individuos que tengan el mismo gusto.

La afición a los toros en los Estados Unidos numéricamente es minúscula, pero la que existe es intensa y entusiasta. Ahora bien, excepto en el sur de California, en donde existe algo más de afición, promovida por la cercanía al mundo taurino mexicano, y en la parte central de ese estado, en donde se da anualmente una veintena de corridas al estilo portugués, en general, a esas personas que están atraídas por el toreo les es difícil encontrar a otros individuos que tengan el mismo gusto.
Para afrontar este problema el aficionado norteamericano tiene la tendencia, más que el que vive en un país taurino, a agruparse en peñas, en donde puede encontrar otras personas con quienes compartir esa afición. Así, que, considerando los pocos aficionados que existen en Norte América, sorprende las muchas peñas taurinas con numerosos socios que existen. Quizás, haya más proporcionalmente que en algunos países en donde el toreo es parte integral de la cultura.
Las peñas taurinas norteamericanas esencialmente no difieren de las de los países taurinos: son instituciones que proveen lugares, ocasiones y actividades a personas que les gustan los toros. En cambio, una peña taurina en los Estadios Unidos es algo más para el aficionado estadounidense quien, a diferencia del aficionado de un país taurino, no puede encontrar en cualquier lugar gente con quienes compartir su afición. Para el americano, la peña es un oasis en un desierto taurino, en donde, junto a otras personas que han sido picadas por el gusanillo del toreo, puede tanto conocer a otros aficionados para compartir con ellos ideas y conocimientos sobre el toreo, como también participar en actividades taurinas, tales como conferencias, tertulias, y proyecciones de videos entre otras.
Para ampliar los contactos y coordinar al nivel nacional las actividades de las peñas, y establecer relaciones con las organizaciones taurinas internacionales, en 1962 el presidente de la Peña Barrera Taurina, Edmundo de Anda, concibió la idea de instituir una federación de las peñas norteamericanas, la que se realizó en 1963 cuando se fundó la Federación de Clubes Taurinos de los Estados Unidos, que se conoce como NATC, su sigla en inglés.
La actividad principal de NATC es organizar un congreso que anualmente se celebra en una ciudad con tradición taurina, preferiblemente en donde concurrentemente se de una feria. En estas convenciones, se toman resoluciones que conciernen el interés común de las peñas y se premian a varias personas que hayan contribuido a divulgar la fiesta brava en los Estados Unidos. También se aprovechan las oportunidades de asistir a espectáculos taurinos y establecer vínculos con los aficionados y taurinos locales.
La primera convención de NATC se celebró en El Paso en 1963, y desde entonces se han dado anualmente en diferentes ciudades de los Estados Unidos, México, Francia o España, tales como Los Angeles, Aguascalientes, Tlaxcala, Zacatecas, Mont-de-Marsan, Nimes, Salamanca, Sevilla, Bilbao, Jerez, Logroño y la del 2009 en Málaga. Cada congreso de NATC, con el consenso de las peñas asociadas, es organizado por una peña asociada. Entre ellas han patrocinado varios congresos las peñas Los Aficionados de los Ángeles y Sol y Sombra de San de Francisco, situadas ambas en California; Barrera Taurina, de El Paso, Texas; el New City Club Taurino, de Nueva York, que patrocinó el congreso del año pasado en Málaga y el Club Taurino de Chicago, de Chicago, Illinois, asociación que está organizando el congreso de este año.
En un comunicado oficial el Club Taurino de Chicago ha anunciado que el Congreso 2010 de la Federación de Clubes Taurinos de los Estados Unidos se celebrará en Badajoz, España, con un preludio en Lisboa, Portugal, entre el 17 y el 24 de junio.
Durante algún tiempo José Velásquez, el presidente del Club Taurino de Chicago, con la asistencia de algunos de los socios en Chicago, y del diestro portugués Víctor Mendes y el señor Juan Barco en Lisboa y Badajoz, ha preparado un interesante programa, que ofrece a los congresistas las siguientes actividades, aparte de otras experiencias taurinas y turísticas que serán anunciadas más tarde.
Las actividades en Lisboa comenzarán el 17 de junio y concluirán el día 19 del mismo mes. Los participantes se hospedarán en Hotel Barcelona, que esta localizado cerca de la plaza de toros. El programa entre otras actividades le ofrece asistir a una recepción de bienvenida, tomar una gira por la ciudad, visitar la Escuela Taurina de Villa Franca de Xira, y la ganadería de Pahla y otra más, y ver una corrida de toros a la portuguesa en la Plaza de Campo Pequeño.
Concluidas esas y otras actividades en Lisboa, los congresistas, se dirigirán por autobús al Gran Hotel Zurbarán en Badajoz, en cuya ciudad las actividades del congreso continuarán desde 19 hasta el 24. Esas fechas coinciden con las de la Feria de San Juan, por lo que los congresistas tendrán la oportunidad de presenciar cuatro o cinco corridas de toros y de disfrutar del ambiente taurino. Otras actividades programadas son: una excursión a la ganadería de “El Juli”, una audiencia con el alcalde de Badajoz, y reuniones con las peñas taurinas locales, y la asistencia a una cena de despedida, a la que estarán invitados algunos taurinos y personalidades locales. El viernes 25 los congresistas viajarán por autobús al aeropuerto de Lisboa, para desde allí regresar a los Estados Unidos.
Los precios, sin incluir los pasajes aéreos, van de $2.500 a $3.000, e incluyen la acomodación en los hoteles y la participación a todas las actividades programadas. Si el lector estuviera interesado en información más específica puede ponerse en contacto con José Velázquez, E-mail: Taurinodechicago@aol.com.
Yo, como socio de la peña norteamericana Bibliófilos Taurinos de América, he participado en tres pasados congresos de la Federación de Clubes Taurinos de los Estados Unidos, celebrados en México, y puedo atestiguar que los tres se han distinguido por la excepcional organización que ha ofrecido a los participantes múltiples ocasiones para envolverse en actividades taurinas, a las que no hubieran tenido fácil acceso si hubieran estado viajando independientemente. Al mismo tiempo, también pude observar que estos congresos enriquecen al aficionado local, al permitirle relacionarse con amantes del toreo que, por vivir en un mundo en donde la fiesta brava no es parte de la cultura nacional, pudieran tener diferente perspectiva del toreo que la suya.
El Congreso de NATC en Lisboa y Badajoz, dos ciudades con una gran tradición taurina y con características turísticas de gran interés, no será una excepción, ya que promete ser otra convención que perdurará en las mentes de los participantes.

Deja un comentario