13 junio, 2021

LARGA DINASTÍA TAURINA… LOS LICEAGA.

ESTA SENTADO a mi derecha un amigo de hace muchos años, Eduardo vive entre nosotros desde seis meses intentando iniciar un negocio dedicado a la publicidad y para variar el nefasto burocratismo lo tiene mas parado que la quietud que caracterizaba a los miembros de esta familia que ha dado siete matadores de toros y cinco novilleros, desde luego todos de apellido Liceaga, hoy vamos a conocer algunos datos de esta larga y famosa dinastía.

ESTA SENTADO a mi derecha un amigo de hace muchos años, Eduardo vive entre nosotros desde seis meses intentando iniciar un negocio dedicado a la publicidad y para variar el nefasto burocratismo lo tiene mas parado que la quietud que caracterizaba a los miembros de esta familia que ha dado siete matadores de toros y cinco novilleros, desde luego todos de apellido Liceaga, hoy vamos a conocer algunos datos de esta larga y famosa dinastía.
MAURO LICEAGA Maciel es quien se enferma primero del “el toro” y quien contagia con ese incurable virus a sus hermanos, David, el que alcanzo mayor popularidad, a Eduardo quien desgraciadamente muriera entre las astas de “Jaranero” de “Concha y Sierra”, apenas siendo un prometedor novillero y tan solo a pocos días de que Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”, y Carlos Arruza lo convirtieran en matador de toros en la plaza de Sevilla, le siguió su sobrino Anselmo Liceaga Ronda, matador de toros, su hermano Héctor Liceaga Ronda quien no recibe alternativa alguna, luego Mauro Liceaga Guevara, hijo del primero de los mencionados y conocido rehiletero de épocas recientes, su primo Javier “Liceaga”, hijo de una de las hermanas de Anselmo y apellidado realmente Celis, toca el turno de aparecer dadas las edades a Eduardo Liceaga Guevara, hermano por supuesto de Mauro, Carlos, otro de los hermanos que toma la alternativa, siguiente espacio para otro Eduardo Liceaga, este González, hijo de Anselmo, también alternativado y por cierto en esta ciudad de Aguascalientes, continuamos con David Liceaga Ramírez, hijo de don David, ultimo matador de toros.
ADMIRABLE LA memoria del ultimo de esta larga familia, de Eduardo nuestro amigo que actuó en casi dos veintenas de novilladas y prefirió optar por los negocios limpios a seguir viviendo del apellido ya que notó muy a tiempo la difícil y corrupta situación de los años en que vistió el terno de luces, al grado de inclusive sufrir amenazas de muerte si denunciaba los turbios manejos que encontró en su camino.
A EDUARDO le fue imposible torear en la plaza más grande del mundo, la plaza México, todo gracias a problema$ de e$critorio$ y de los cuales prefiere olvidar, su futuro es en los negocios, lo del toro lo sigue disfrutando sin dolores y amarguras, sanamente y en cuanta ocasión se presenta. Tan lo es así que a su servidor le consta que en algunos tentaderos a preferido no torear y así no quitar algunos muletazos a los principiantes, eso, eso es de bien nacidos, de seres que quieren ver una resurrección de la fiesta. Algunas anécdotas de sus familiares…
EL DIFUNTO Eduardo por principios de la década de los años cuarenta, anunció su viaje a España, la temporada grande en el Distrito Federal estaba en su apogeo, era tanta la idolatría que se le tenia al novillero del momento, que la empresa hubo de poner un paréntesis a las corridas y anunciar una encerrona del próximo viajero, comentándose hasta la fecha el alto sueldo devengado por un novillero, se habla de algo así como diez mil dólares por esa sola tarde. Eso era y es insólito, eso era y es ser una figura, Ada Carrasco, la actriz esposa de don David en esos años, en plan de broma le recriminaba el ser matador de toros y le recomendaba renunciara a la alternativa para intentar la familia se hiciera de otros diez mil billetes verdes.
APARTE DE esto siempre llevó una gran amistad con la familia Domecq, principalmente con don Álvaro, y con don Juan Belmonte, “El Pasmo de Tríana”, quienes al enterarse del trágico acontecimiento de San Roque, alternando con Litri y Chaves Flores, de inmediato se hicieron cargo del cuerpo y los gastos del funeral.
NI QUIEN ponga en tela de juicio el taurinismo de esta familia que de momento no tiene miembro alguno que vista de luces, nietos, bisnietos y sobrinos han preferido tomar otros rumbos, otros derroteros, nuestro entrevistado es el ultimo en pisar los ruedos y afortunadamente su memoria esta fresca, sería imperdonable perder estos recuerdos, estos datos tan interesantes e históricos que les prometemos tener mas en estos días, la ventaja de que Eduardo ya viva entre nosotros, lo prometemos así tengamos que volver a ingerir litro de café, la charla vale la pena, además cooperamos para el enriquecimiento del propietario del lugar donde nos hemos reunido… Nos Vemos.

Deja un comentario