12 junio, 2021

REVENTADORES CIBERNÉTICOS.

Gracias a los avances tecnológicos que nos ha tocado vivir, el mundo se ha reducido en tamaño de manera considerable. Ahora estás aquí, y en cuestión de segundos estás en otro continente presenciando un evento en vivo y en todo color desde la comodidad de tú silla, frente a la pantalla de tú ordenador.

Gracias a los avances tecnológicos que nos ha tocado vivir, el mundo se ha reducido en tamaño de manera considerable. Ahora estás aquí, y en cuestión de segundos estás en otro continente presenciando un evento en vivo y en todo color desde la comodidad de tú silla, frente a la pantalla de tú ordenador. Así pude atestiguar la presentación de Arturo Macías, “El Cejas”, en Sevilla, el martes pasado, y también ser testigo de que en todas partes, hasta en la Feria Taurina más importante del mundo que sin duda es Sevilla, “SE CUECEN HABAS”; basta ver las horribles hechuras y peores ideas de los marrajos de Palha que lidió “El Cejas” en su debut sevillano.
Y me llamó mucho la atención los comentarios que hacían las personas que veían la corrida, al igual que yo, por un portal de internet. Lo explico mejor:
Al lado de la pantalla donde se desplegaba la corrida, había un cuarto de chat para comentarios en vivo, cual sería mi sorpresa, tras la cornada de sufrió Macías, que algunos “iluminados” aficionados españoles iniciaron un debate sobre el por qué vino la cornada. No faltó el “conocedor” que esbozó, “Joder, eso es falta de oficio. Lleva dos corridas y dos cornadas, que se devuelva a su tierra”.
Hubo quien contrarrestara el comentario con argumentos más elocuentes, pero una cosa brilló por sí sola: Hay un sector de la afición en España que no desea que Arturo triunfe, y esto conlleva a reventar al torero haciendo gala de ignorancia taurina o fingiéndola, están dispuestos a pagar el precio. Todos tenemos el derecho de opinar sobre lo que vemos en el ruedo pero anotar de manera tendenciosa una supuesta falta de oficio cómo la causal de un percance ante un toro infumable que fue el segundo del lote de Arturo, eso no se vale. Falta de oficio es no conocer las distancias ni los terrenos. Es no poder parar al animal tras su salida. Es darle lances demás para colocarlo en suerte. La cornada vino por qué el torero se quedó quieto y el animal se coló al embestir de manera peligrosa, es decir, se le ciñó y pasó entre el engaño y el cuerpo del Arturo. Otro torero con menos deseos viendo lo poco potable de las condiciones del toro se hubiera limitado a torearlo por la cara y mostrarle al conocedor público sevillano que toro no valía un duro, y a otra cosa. Pero Arturo, todo pundonor y valentía lo arriesgo todo.
Aunque se haya suscitado el percance, no perdió en su comparecencia en la Real Maestranza; al contrario, se ganó el respeto del respetable y de la misma prensa que menciona en sus crónicas la ganas y la honestidad de “El Cejas” por plantarle cara a los de Palha. Por último les comento, que en el chat del portal donde presencié la corrida había también muchas personas conocedoras de todas partes del mundo y que en su gran mayoría, expresaron admiración por las faenas realizadas por nuestro coterráneo. Pero los reventadores ya tienen internert y ganas de joder.

Deja un comentario