21 septiembre, 2021

MADRID DECIMOCUARTA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO PERERA Y TALAVANTE DEJAN BUEN AMBIENTE.

Lo que podía haber sido un mano a mano entre paisanos, como quería la empresa, se fue a una larguísima tarde con terna y caballero rejoneador.

Lo que podía haber sido un mano a mano entre paisanos, como quería la empresa, se fue a una larguísima tarde con terna y caballero rejoneador.
MONUMENTAL DE LAS VENTAS, DECIMOCUARTA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO, MADRID 19 DE MAYO TARDE APACIBLE CON VIENTO, ENTRADA CASI LLENO.
1 toro de Luís Terrón para rejones, bien presentado, sirvió y 6 toros para lidia ordinaria de la ganadería de Núñez del Cuvillo, bien presentados, en el tipo, cuajados, nobles y en su conjunto se dejaron; destacable el primero y segundo.
JOAO MOURA HIJO a la Federica, silencio.
CURRO DÍAZ de grana y oro, silencio y herido en mano izquierda.
MIGUEL ÁNGEL PEREDA de lila con alamares negros y oro, una oreja y silencio.
ALEJANDRO TALAVANTE de azul cobre y oro, saludos desde el tercio tras petición y silencio.
MOURA abrió plaza con un noble ejemplar que permitió al caballero portugués mostrarse decoroso pero sin transmitir al tendido.
CURRO que entró para sustituir a Manzanares, hizo su tercer paseíllo en la presente temporada en Las Ventas, pasaportó al mejor lote de la tarde; su primero el más boyante del encierro, con recorrido y fijeza, pedía firmeza y el de linares anduvo sin convencimiento, frío, con detallitos, sin emplearse, como que no quería; se dejó ir un buen toro y una oportunidad de oro. El respetable bien gracias, el jienense es del agrado del soberano de Madrid y se le permite casi todo, hasta estar mal con un burel más que potable. Con su segundo, la misma actitud de no querer, su oponente algo suelto, requería entrega y deseos, precisamente lo que no tenía esta tarde el diestro; al entrar a matar le pegó un derrote causándole cornada en mano izquierda.
PERERA con su primero, ejemplar que se dejó, se mostró dispuesto desde el inicio, un quite por chicuelinas con mucho empaque; con la muleta instrumentando series en redondo, templando e hilvanando logró calentar el ambiente; el viento molestó cuando se decidió por el pitón izquierdo y la serie fue algo deslucida por los enganchones; el extremeño estaba entregado y se encunó en los pitones recibiendo una voltereta terrorífica, felizmente sin consecuencias, a pesar de que el toro lo buscó con saña; lejos de amedrentar al diestro y sin mirarse se fue de nuevo al toro metiéndose en los pitones para rematar; una estocada entera y el respetable paso a pedir la oreja. Su segundo, con las fuerzas más que justas y el público protestándole, se mostró decoroso dejando una serie de mucha profundidad.
TALAVANTE evidenció entrega y deseos de dar una buena tarde; su primero le permitió mostrar detalles importantes, al natural instrumentó dos series de altísimos quilates, lo llevó largo y embebido en los flecos de la muleta; se adornó con lucimiento por manoletinas y se perfiló derecho a matar; escuchó gran ovación con fuerte petición; el Presidente sordo y ciego. El sexto, el peor del encierro no se prestó para el lucimiento, manseando y suelto, el extremeño consiguió embarcarlo al natural en un par de series de merito y poco más, el burel no se prestaba.
Parte médico de Curro Díaz: “Herida por asta de toro en región dorsal entre primer y segundo dedo mano izquierda, probable lesión tendinosa. Pronóstico reservado”.

Deja un comentario