17 septiembre, 2021

MADRID DECIMOSEXTA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO APARICIO SUFRE UNA ESCALOFRIANTE CORNADA.

La tragedia rondó el ambiente de los tendidos con la espeluznante cogida de Julio Aparicio. “El Cid” se reconcilió con el soberano.

La tragedia rondó el ambiente de los tendidos con la espeluznante cogida de Julio Aparicio. “El Cid” se reconcilió con el soberano.
MONUMENTAL DE LAS VENTAS, DECIMOSEXTA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO. MADRID 21 DE MAYO, TARDE – APACIBLE. ENTRADA LLENO.
4 toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq, desiguales en su presentación, nobles, con transmisión, justitos de fuerza; destacó el sexto muy aplaudido. 1 sobrero– 4° bis – de Gavira, resultó manejable. 1 sobrero 5° bis– de Mari Carmen Camacho, se dejó, muy justo de fuerzas.
JULIO APARICIO de negro y plata, herido muy grave por su primero.
JOSÉ ANTONIO, “MORANTE DE LA PUEBLA”, de tabaco y oro, silencio, silencio y silencio.
JESÚS MANUEL, “EL CID”, de verde botella y oro, ovación, ovación y una oreja.
La tarde se perfilaba de las de época, el ambiente se paralizó a las primeras de cambio con el grave percance sufrido por Aparicio; el silencio sepulcral mientras llevaban en volandas al diestro herido a la enfermería. El juanpedro, noble y de buen son, le trastabilló con los cuartos traseros y cuando el sevillano intentaba mantener el equilibrio, hizo por él; Julio pretendió sortearlo y hacerse el quite, todo fue en vano, estaba a merced del morlaco y la angustia en los tendidos; todo tan rápido que no permitió la llegada de los subalternos y compañeros para evitar el percance. La tragedia rondaba en la plaza cuando el pitón derecho entró por la barbilla del torero y salía el diamante por la boca. Julio salvó la vida por milímetros.
Todos quedamos conmocionados y a la plaza le costó meterse en la corrida que se quedó en un mano a mano.
El Cid se las tuvo que ver con el segundo de la tarde, ya que Morante había tenido que matar al del grave percance, primero de la tarde. El de salteras se quedó descubierto al natural y el toro le propinó una terrible voltereta, regresaba la tragedia, felizmente todo quedó en el susto, en el fuerte golpe y en la rotura de la taleguilla; lo intentó y el toro se paró, falló con la espada. Con el sobrero de Gavira se mostró firme, lo llevó largo, templándolo con la derecha y ello le llevó a cambiar la temperatura del ambiente, hasta ese momento en su contra por considerar que no era merecedor de estar sustituyendo a Manzanares; al natural solo buenos detalles y alguno de buen calibre, jaleados por el respetable. El sexto fue el que debía haber correspondido a Aparicio, evidencio estar muy justo de fuerzas y Jesús Manuel lo cuidó; se fue a los medios para iniciar su faena y asentadas las zapatillas en la arena, mostrar lo mejor de su toreo, el secreto del cite, del toreo de verdad, profundo, puro; por fin se le ve en Madrid y se lleva una dosis de moral en la tarde de la sustitución y de la polémica; con esa aptitud le irá mucho mejor; rubricó la faena con un estoconazo en todo lo alto, rodando el morlaco sin puntilla. Se reconcilio con el respetable y se llevó una merecida oreja.
Morante, muy esperado en Las Ventas, solo tuvo detalles. Recibió a su primero con unas ajustadísimas verónicas; el toro se fue a menos con lo que el sevillano abrevió. El de La Puebla tuvo que recibir a tres quintos, el de turno no se tenía y lo regresaron en el segundo tercio, el sobrero le iba a la zaga y también devuelto, el segundo sobrero de Camacho se dejó y lo mejor estuvo en las verónicas instrumentadas, de altísimos quilates, excelsas, cómo mueve las manos el sevillano y cómo lo lleva embebido en los vuelos del capote; el publico embelesado con los lances; el toro se vino a menos, se quedó sin fuelle y José Antonio a pesar de intentarlo tuvo que desistir, no era posible.
Parte médico firmado por el Dr.- Máximo García Padrós: “Herida en región submandibular con una trayectoria ascendente que penetra en cavidad bucal, atraviesa la lengua, alcanza el paladar con fractura del maxilar superior. Pronóstico muy grave”.
El torero Julio Aparicio ha sido trasladado al Hospital 12 de Octubre, donde será sometido a un escáner para valorar el alcance de la fractura del maxilar.
Máximo García Padrós hablaba con los medios sobre la gravísima cornada: “Es muy seria, aunque no hay riesgo vital. El cuerno le ha roto el maxilar superior, las piezas bucales y no sabemos muy bien cuántos destrozos ha causado. Hay que hacerle un escáner y habrá que volver a operarle en el hospital. Ahora mismo está entubado. La recuperación va a ser muy lenta”. Por ello, el torero ha sido trasladado al Hospital 12 de Octubre, donde va a ser operado por el equipo del departamento de maxilofacial.

Deja un comentario