MADRID CORRIDA DE LA PRENSA. “EL JULI” MÁS QUE DECOROSO.

Perera y Cayetano no se salvan del desastre de la tradicional corrida de la prensa, con un encierro no acorde con la corrida.
MONUMENTAL DE LAS VENTAS VIGESIMA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO, TRADICIONAL CORRIDA DE LA PRENSA. MADRID 25 DE MAYO. TARDE AGRADABLE, ENTRADA LLENO CON CARTEL DE “NO HAY BILLETES”.
6 toros de las ganaderías, por estricto orden de salida, La Quinta, sin fondo, noble; Núñez del Cuvillo, inválido; Domingo Hernández, se dejó; Victoriano del Río, descastado, sin raza; El Ventorrillo, sin raza, justo de fuerza, se dejó; Toros de Cortés, inválido pero boyante.
JULIAN LÓPEZ “EL JULI” de azul cobre y oro, silencio tras aviso y silencio.
MIGUEL ÁNGEL PERERA de azul rey y oro, silencio y silencio.
CAYETANO RIVERA de verde oliva y oro, silencio y silencio.
La corrida de la prensa, como siempre había despertado una gran expectación y se quedó en una tarde sosa, anodina y desastrosa. Se había optado por la formula de que cada diestro escogiera sus toros y una vez más no funcionó el invento.
“EL JULI” con dos morlacos con trapío, hechuras, en el tipo de su encaste, estuvo más que decoroso; Lastima que el que abrió plaza, el cárdeno de La Quinta, tuviera las fuerzas justita, porque el madrileño nos brindó lo mejor de la tarde, a pesar de ser increpado feamente por una pequeñísima minoría, que groseramente se deja sentir; Julián se encontraba a gusto y haciendo caso omiso, hilvanó, templó y ligó unas series en redondo de altos quilates y los de pecho no se pueden dar más templados, cuidando al toro y midiendo la embestida con el conocimiento del maestro; si acierta con la espada seguro que habría tocado pelo. El cuarto de Victoriano del Río se vino a menos y para colmo de males el presidente de turno lo hizo ir una vez más al caballo desaviniendo el pedido del diestro, con lo que, el de Velilla con buen criterio, abrevió no estando acertado con la espada.
PERERA no termina de romper en Las Ventas, será que le pesa La Monumental; se muestra en faenas largas e inconsistentes, resultando anodino e incluso pesado y claro, el respetable termina por cansarse y hacerse sentir con su malestar. Con el quinto, el del Ventorrillo, que se venía de largo, había que mimarlo porque tenía poca fuerza, llevar la muleta a media altura y sin forzarlo; el extremeño se empeñó en todo lo contrario, doblarse y bajarle la mano, y como no podía ser de otro modo, el toro protestaba complicándole al diestro. El de Badajoz parece que en Madrid se queda sin ideas.
CAYETANO fracasó y de qué manera, hasta atravesó al tercero con la espada; tuvo dos buenos ejemplares y en ningún instante de la lidia se mostró; mucha figura, muchos intentos y todo quedó es eso; en Madrid hay que poner toda la carne en el asador, sino se te enfría el rescoldo. Se mostró sin recursos, con poquitas ideas, si es que tenía alguna; no dio un muletazo limpio, demasiados enganchones. Le faltó mando, firmeza, seguridad y el temple se lo dejó en Ronda. Fracasó en toda la línea ante dos ejemplares de diferente condición y que tenían su lidia, “El Juli” al sexto, en su turno de quites, lo demostró con unas chicuelinas de cartel. Se va de Las Ventas con una pobrísima imagen.

Deja un comentario