MADRID 23 DE LA FERIA DE SAN ISIDRO FIASCO DE ÓRDAGO.

En la última de la feria explotó la olla. El serial estuvo rayando la indecencia y el soberano alzó su descontento contra los culpables. Tanta culpa tiene el que la hace cómo el que la consiente.
MONUMENTAL DE LAS VENTAS VIGÉSIMOTERCERA DE LA FERIA DE SAN ISIDRO ÚLTIMA DE LA FERIA MADRID 29 DE MAYO. TARDE SOLEADA Y AGRADABLE ENTRADA LLENO.
5 toros de la ganadería del Marqués de Domecq, sustituyendo a la anunciada de Adolfo Martín, y un sobrero de Cortijoliva muy deslucido. Los del Marqués, desiguales de presentación, sin trapío, mansos y descastados. Se salvó el sexto que se dejó.
JOSÉ PEDRO PRADOS “EL FUNDI” de verde limón y oro, silencio y pitos.
RAFAELILLO de grana y oro, silencio y silencio.
JAVIER VALVERDE de grana y oro, silencio y saludos desde el tercio.
El fiasco se viene dando, de una u otra forma, durante toda la feria y hoy comenzó con la devolución del encierro anunciado de Alfredo Martín. El cambio, por reses del Marqués de Domecq, no fue el apropiado cómo se dejo ver durante la tarde y con justa razón el soberano dio rienda suelta a todo el descontento acumulado. La feria de San Isidro tiene que cambiar y mucho; algunas cabezas han de rodar. Amanecerá y veremos.
Los comentarios para todos los gustos: “donde tienen los ojos los veedores que mucha responsabilidad tienen” – “Y los ganaderos, que porquerías tienen para Madrid; mucho cara dura hay suelto en el campo”. “Y los políticos de Asuntos Taurinos bien gracias, chupando del bote, del puro y de su palco”. “Y la empresa donde está que la pasen a la cárcel por ladrones”.
Pagaron los platos rotos, los que menos culpa tienen, los diestros que tuvieron que remar en un mar revuelto y capear el temporal como buenamente pudieron.
“EL FUNDI” ya lo vimos que no está para estas lideres y hoy no hizo más que ratificarlo; con su primero ni lo intentó y con el cuarto más de lo mismo y su gente terminó por cabrearse y nada que objetar.
RAFAELILLO puso toda la carne en el asador y lo intentó, de una u otra forma, con dos mulos; lo que consiguió el murciano fue que sus oponentes se pusieran a la defensiva y se tornaran complicados. Encomiable actitud de Rafael, dejando en Las Ventas un buen sabor de boca.
VALVERDE, que se despedía, vaya tardecita para decir adiós, con lo que estaba cayendo. Para colmo de males el tercero un autentico descaro, sin trapío, descastado y parado; que hacer con ese material sino abreviar. Menos mal que logró hilvanar unas series al sexto, el único potable, y el embravecido respetable se lo reconoció con una ovación.

Deja un comentario