17 septiembre, 2021

MADRID TRADICIONAL DE LA BENEFICENCIA, CUMBRE CAPOTERA.

La beneficencia viene a redimir los fiascos pasados. Tiempos que no se veía un tercio de quites de tal magnitud y que bien vale un abono y la soporífera isidrada.

La beneficencia viene a redimir los fiascos pasados. Tiempos que no se veía un tercio de quites de tal magnitud y que bien vale un abono y la soporífera isidrada.
MONUMENTAL DE LAS VENTAS TRADICIONAL CORRIDA DE LA BENEFICENCIA. MADRID 02 DE JUNIO, TARDE CALUROSA. ENTRADA LLENO CON CARTEL DE “NO HAY BILLETES”.
6 toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, bien presentados, de buenas hechuras, serios, de buen juego y nobles; todos buenos para el torero. Destacable el tercero.
MORANTE DE LA PUEBLA de grana y oro, pitos tras aviso y ovación con saludos desde el tercio.
CAYETANO RIVERA de plomo y oro, palmas y silencio.
DANIEL LUQUE de verde limón y oro, vuelta al ruedo y silencio.
“Maestro vamos al toro” fue lo expresado por Luque a Morante en el tercero y con ello reverdecieron los laureles de un tercio casi olvidado por lo poco que se lleva a cabo en los últimos tiempos. Vaya tercio de quites con empaque, con solera, con estética, con profundidad, con arte, con maestría y con torería. Pusieron a la plaza en pie para rendir una ovación histórica. Fueron cuatro quites, dos a la verónica y por ajustadas chicuelinas de cartel. Dos de Morante soberbias, de manos muy bajas y lentas, deteniendo el tiempo, que arte el de José Antonio; Luque replicó con otras tantas. El toro bravo, noble, el mejor del encierro, aguantó y colaboró estoicamente. Calentado el ambiente se llegó al cuarto, un precioso jabonero, y Morante le remata con una extraordinaria media llena de arte, de sentimiento y de pureza. Se arranca Cayetano, siendo su turno, y se abrió por gaoneras magistrales, ceñidísimas, cargando la suerte y llenas de empaque; La Monumental se vuelca con el nieto de Ordóñez y del tendido sale una voz “así son los quites de Ronda”.
MORANTE por momentos se muestra como torero de otra época, lo hizo con su primero; el toro cabeceaba y molestaba al diestro hasta que logró corregirle e hilvanar buenos muletazos pero sueltos, sin terminar de acoplarse. Con el jabonero y después del quite, se presumía que el de La Puebla destaparía el tarro de las esencias; solo detalles, eso sí de profunda y excelsa torería; se perfiló a matar por derecho y volcándose en el morrillo se llevó un puntazo en la taleguilla. La ovación de gala, la recibió y la saludó desde el tercio.
CAYETANO, con su primero, segundo de la tarde, un toro bien hecho, bonito, con mucha clase, se gustó con el capote y con la muleta se mostró algo espeso, a pesar de que el toro iba con suavidad; sólo contados muletazos sin ligar. El quinto, no desmereció y Cayetano no termina de romper a pesar de las bondades de su oponente.
LUQUE después de la borrachera con el capote vino la resaca con la muleta y eso que los tendidos estaban eufóricos; algunos muletazos sueltos y poco más. Decidió dar la vuelta y recibió protestas.- Con el sexto, que fue de más a menos, el sevillano no se acopló y lo mejor fue la estocada.

Deja un comentario