15 junio, 2021

GRANADA SE ENTREGA A HERMOSO DE MENDOZA Y CHENEL.

Cuarta de Feria de Corpus. Corrida de rejones. Algo menos de ¾ de plaza. Encierro completo de Castilblanco de desigual presentación, alguno muy justo. Destacó el muy noble 2º, mansurrón el 1º, con las fuerzas justas 4º,5º y 6º, y descastado el 3º.

Cuarta de Feria de Corpus. Corrida de rejones. Algo menos de ¾ de plaza. Encierro completo de Castilblanco de desigual presentación, alguno muy justo. Destacó el muy noble 2º, mansurrón el 1º, con las fuerzas justas 4º,5º y 6º, y descastado el 3º.
Fermín Bohórquez: en su primero desplegó la ortodoxia y el toreo clásico a caballo que no terminó de llegar al tendido, tampoco ayudó el toro que se fue a tablas en repetidas ocasiones. Acero caído. Silencio. En su segundo, con Bohemio, realizó una lidia más para la galería, citando de lejos sobre las patas traseras de la montura. Con Melero destacó con banderillas a dos manos, largas y cortas, transmitiendo al tendido. Rejón de muerte arriba tras pinchazo. Palmas.
Pablo Hermoso de Mendoza con Chenel templó la envestida de su noble primero, dando verdaderos muletazos por los adentros, y quiebros templados y precisos una y otra vez que pusieron al tendido de pie. La emoción no bajó con Ícaro andándole al toro de costado y siempre mirando de frente el caballo a su enemigo, clavando al estribo con precisión. Parecía que el toro iba atado al estribo de la montura. Rejonazo con Pirata muy arriba que derriba al toro sin puntilla. Faena de muchos quilates sobrada de elegancia y torería. Dos orejas. El navarro en su segundo destacó con Machado con quiebros en banderillas que hicieron vibrar nuevamente al público. Rejonazo arriba desde muy cerca, alardes de valor con Pirata, y tras un golpe de verduguillo se le concedió una oreja.
Sergio Galán: a su primero intentó encelarlo con Vidrié, pero al toro el faltaba codicia y los embroques quedaban desiguales y a la grupa. Ojeda intentó mayores apreturas y en alguna ocasión su enemigo topó fuerte la grupa del caballo sin llegar a herirlo. Con Fado colocó banderillas cortas que transmitieron emoción al público. Pinchazo trasero y rejón atravesado que necesitó de dos golpes de verduguillo. Palmas. El conquense en su segundo lo mejor lo realizó con Apolo, andándole de costado al toro y llevándolo como prendido de la silla. Elegancia y torería que pusieron a los tendidos en pie. Con Fado puso banderillas cortas a dos manos que subieron la emoción y terminaron por entregar al tendido. Faena de peso que emborronó con el acero: pinchazo sin soltar y rejón arriba, quedando en una oreja, la recompensa, que podían haber sido dos.

Deja un comentario