12 junio, 2021

EN GRANADA LUQUE CORTÓ LAS OREJAS Y PERERA HIZO LA FAENA.

Granada 4-6-2010 (España). Ya lo dice el refrán “días de mucho son vísperas de poco”. Si ayer fue la apoteosis en la Monumental de Frascuelo hoy se esperaba mucho más de Morante de la Puebla y del juego de los astados de Torrealta.

Granada 4-6-2010 (España). Ya lo dice el refrán “días de mucho son vísperas de poco”. Si ayer fue la apoteosis en la Monumental de Frascuelo hoy se esperaba mucho más de Morante de la Puebla y del juego de los astados de Torrealta. Daniel Luque salió en hombros, en plaza facilona, y no lo acompañó Miguel Ángel Perera por su repetido fallo a espadas tras una labor de gran entrega que puso a la plaza en pie.
Que Morante de la Puebla (catafalco y plata) es diferente al resto de toreros ha quedado patente hoy en el coso granadino. Su primero no le dio ninguna posibilidad, un inválido que la presidenta no quiso ver, como tampoco el sevillano que comenzó la faena desde el principio con la espada de verdad para darle unos aislados redondos, compuesta la figura, que resultaron de bella estampa, pero las fuerzas del toro no acompañaban. Cargó la espada y dejó estocada caidilla que finiquitó el trasteo. Silencio al diestro y pitada al burel. A su segundo, un toro bajito pero muy astifino y serio por delante, lo saludó con verónicas, solo por el pitón derecho, alguna de cartel de toros. Fue dos veces al caballo y le condicionó una media embestida sin humillar en la muleta. Compuso la figura erguida en escasas series por el pitón derecha, que resultaron despaciosas con temple y algún muletazo con pellizco, pero no terminaba de transmitir al tendido por el escaso recorrido del Torrealta. Como quiera de nuevo llevaba la espada de acero (ya no se si porque intuía el pobre juego del toro o por recordar tiempos añejos) se perfiló y la dejó con habilidad arriba para derribar al animal. Fuerte división de opiniones en los tendidos (pitos y palmas). José Antonio solo destapó el tarro de las esencias, casi no dejó olerlo. Muy poco bagaje para torero tan esperado.
Miguel Ángel Perera, fucsia y oro, se mostró voluntarioso toda la tarde. A su primero lo saludó con doblones y delantales vistosos con aplauso del respetable, igualmente quedó lucido el quite por tafalleras con fregolinas de remate. Joselito Gutiérrez tuvo que saludar tras un buen par de poder a poder. Comenzó de muleta por alto, cuidando y midiendo al toro, continuó con la derecha dándole tiempo entre las series, el toro venía andando y en alguna se paró en mitad de la suerte y aguantó el parón del noble y descastado animal, que hizo amago de irse a tablas al final de la faena. Dos pinchazos y estocada tendida que necesitó de descabello. Palmas a la voluntad. A su segundo, un cinqueño pasado de romana noble y de gran calidad, lo lució en un quite por gaoneras de gran transmisión. Brindó al respetable y comenzó en el platillo con tres pases cambiados por la espalda, ceñidos, con las zapatillas clavadas en la arena de gran emoción. Series enganchando alante y rematando en la cadera, muy lucidas, con largo recorrido por el pitón derecho y algo menos por el izquierdo. En la distancia corta, que tanto prodiga el extremeño, el animal protestaba, pero la nobleza y la calidad le hacían seguir los engaños, mejor en los circulares. Al final arrimón por manoletinas, ceñidísimas, con gran emoción que levantaron los tendidos. Faena de gran entrega que no tuvo el colofón merecido con los aceros: tres pinchazos precedieron, tras aviso, a una estocada trasera que derribó al noble Torrealta ovacionado en el arrastre. Fuerte la ovación para el diestro que saludó en el tercio. Daniel Luque (canela y azabache) anduvo muy dispuesto en su primero, un jabonero al que saludó por delantales y chicuelinas pasadas de revoluciones, le cuajó un lucido quite por chicuelinas ceñidas. Con la muleta lo enganchó alante y el animal venía humillado y largo por el derecho, atropellados los cites a veces, con templanza los menos, provocando la embestida echándosela a la cara con transmisión al respetable. Por el izquierdo el recorrido tenía dos tiempos y había que pulsear la embestida noble del astado para que terminara el recorrido. Tiró la ayuda e intentó ligar los pases cambiándose de mano por detrás, pero le enganchó la chaquetilla con el pitón izquierdo sin llegar a herirle. Volapié que dejó el acero en todo lo alto y lo derribó. Dos orejas en plaza facilota. Su segundo, de nombre “aplicadito”, manseó desde el principio y no hizo honor a su nombre, pues no hizo caso del capote por bajo que le presentaba, una y otra vez, Mariano de la Viña en la brega y llegó al último tercio sin humillar. Se mostró Luque voluntarioso, los pases se sucedían rematados arriba, poco vistosos, aunque el sevillano lo intentaba bajándole la mano en faena de voluntad que no tenía su eco en los tendidos, solo una serie se tragó ligada por el derecho con la muleta cosida al hocico ovacionada al final. Optó por el arrimón que terminó asustando al animal que decidió huir a tablas. Nuevo volapié de ley, del que salió, milagrosamente ileso, tras ser encunado en la testuz del toro, dejando estocada arriba que lo tiró sin puntilla. Una oreja. Resumen: Plaza de toros de Granada. Sexto festejo del abono de feria de Corpus. Con tres cuartos de entrada se ha lidiado un encierro completo de Torrealta de desigual presentación y juego. Primero inválido, noble y descastado el segundo, nobles con clase tercero y quinto, astifino y descastado el cuarto y manso el sexto. Morante de la Puebla silencio y división de opiniones; Miguel Ángel Perera palmitas y gran ovación tras aviso; Daniel Luque dos orejas y oreja.

Deja un comentario