21 junio, 2021

LOS CALIFAS DE CÓRDOBA…

DIARIAMENTE EN el portal hermano de esta columna, www.noticierotaurino.com, estamos publicando las largas biografías y anécdotas de los Califas Cordobeses, distinción que han alcanzado solamente cinco toreros de esas tierras.

DIARIAMENTE EN el portal hermano de esta columna, www.noticierotaurino.com, estamos publicando las largas biografías y anécdotas de los Califas Cordobeses, distinción que han alcanzado solamente cinco toreros de esas tierras. Creo que vale la pena leerlas, son datos interesantísimos logrados por Juan Moreno al que agradecemos desde aquí su autorización para compartirlas con todos ustedes. Los llamados Califas son… Mariano de Cavia, con el seudónimo “Sobaquillo”, es quien dio el nombre de “Califa del Toreo” primeramente a Rafael Molina, “Lagartijo”… A Rafael de Santa Dorotea Guerra Bejarano, “Guerrita”, II Califa… A Rafael González Madrid, “Machaquito”, “III Califa”… A Manuel Rodríguez Sánchez, “Manolete”, IV Califa y finalmente Manuel Benítez, “El Cordobés” es el V y ultimo torero en tener esa distinción. Curioso, tres con el nombre de Rafael y dos con el de Manuel.
VIENDO AYER la cuarta corrida de Pamplona aprecié y advertí algo que quizás para muchos pasó desapercibido. Vayamos por partes.
LOS TRES matadores actuantes hubieron de visitar la enfermería. Uno de ellos se resintió de una vieja dolencia en uno de sus hombros, suele suceder, y afortunadamente infiltrado regreso a su quehacer, “Morenito de Aranda”. Otro de ellos sufrió una cornada en su mano derecha, Sergio Aguilar, fue al lugar sanitario, como por allá llaman a las enfermerías, y retorno a pasaportar sus compromisos. Pero… viene lo malo. Francisco Marcos fue cogido de feas maneras, no hay de otras, cayendo después de alcanzar insospechadas alturas, sobre su mejilla derecha accidente que le dejo conmocionado y con su oreja colgando, pero… eso no es todo, lo grave viene a continuación.
DURANTE SU traslado a la tan citada enfermería las cámaras televisivas le siguieron en ese viaje, y es aquí donde percibo algo que francamente molesta y no acaba uno de entender. El recinto esta retiradísimo del ruedo, para llegar hay que subir varios escalones y al torero lo llevaban sin ninguna protección para su columna, iba conmocionado por haber caído con la cabeza por delante, sin ser medico o experto paramédico, creo firmemente que lo expusieron a sufrir otro tipo de lesiones por la falta de cuidado al transportarlo, independiente a lo lejos que ya decía esta donde deben de revisarlo, me atrevo a decir que aun teniendo instalaciones de primer mundo, sanatorio u hospital comparado con el que se pueda tener en la Casa Blanca, si esos metros hubiera tenido que recorrer José Tomás el pasado 24 de abril aquí en Aguascalientes, júrelo que llega vaciado. Pequeños enormes detalles que ni idea del porque de esas anomalías y que increíblemente pasan desapercibidas por los expertos en la materia, el servicio medico de Pamplona. Aquí palabra que en ese sentido estamos mucho mejor, así causara “molestias” al equipo administrativo del torero de Galapagar, y tan lo es de esta manera y forma, que abandonó el hospital en menos de una semana. A cosas más agradables.
AYER HABLABA de los invitados a las mensuales reuniones de platicas taurinas en Zacatecas y dejé para hoy la fidelidad de un amigo que fue un verdadero y milagroso “espontáneo” que me salvó de la quema, aquí la corta historia.
QUIEN ESCRIBE cometió el error de recorrer la reunión ya programada para la semana que venia y esta era Semana Santa, todo parecía que iba de maneras correctas pero sin quererlo me sumergí en una enorme laguna mental y olvide lo principal, avisar al invitado. Eran ya las nueve de la noche cuando intente comunicarme con esa persona y avisarle que todo estaba de maneras correctas y nos veríamos antes de 24 horas, mi error hacia su aparición, él estaba de vacaciones fuera de la ciudad. Me comunique con amigos que lo suplieran y todos tenían compromisos, al parecer mi sesión se hundiría, se desmoronaba y apreció el amigo fiel, el solidario con las personas y con la fiesta brava, aceptó de muy buena gana y no le importó adelantar la invitación que ya se le había programado para un cercano futuro, él hubo de pasar la noche preparando y puliendo su disertación que a final de cuentas fue muy bien recibida y de esta manera mi torpeza tuvo un final feliz, el nombre de mi salvador todos lo relacionamos con lo taurino al momento de escucharlo… Oscar Fernández Sánchez, al cual vuelvo a agradecerle “su espontánea” disposición para fungir como “sobresaliente salvavidas”… El miércoles es la siguiente y ahora si mi laguna mental no existe, puntual estaré en Zacatecas… Nos Vemos.

Deja un comentario