20 octubre, 2021

RAFAEL GUERRA BEJARANO, “GUERRITA”, “II CALIFA”.

Nació en el Barrio del Matadero o de La Merced, cuna de casi toda la torería cordobesa del siglo XIX, de Córdoba el 6-3-1862. El nombre bautismal era: Rafael de Santa Dorotea.

Nació en el Barrio del Matadero o de La Merced, cuna de casi toda la torería cordobesa del siglo XIX, de Córdoba el 6-3-1862. El nombre bautismal era: Rafael de Santa Dorotea.
Sus padres eran José, conocido como “El Llavero”, era llavero o portero del matadero, y Juana, su familia tenía una fábrica de curtidos de pieles y vivían con desahogo.
De niño trabajó con su padre en el matadero. Se inició en el toreo en contra de la voluntad de sus padres. Una hermana de su madre estaba casada con el torero José Rodríguez, “Pepete”, torero cordobés, muerto en el ruedo de Madrid por un toro de Miura. “Guerrita” utilizó el mismo apodo que su padre, en diminutivo, “Llaverito”, en sus comienzos en la cuadrilla de los Niños Cordobeses. En 1882 ingresó en la cuadrilla de Fernando Gómez, “El Gallo”, anunciándose desde entonces como “Guerrita”.
Mata su primer novillo el 18 de octubre de 1878 en la plaza de Andújar y el 26 de junio de 1879, se presenta en Madrid con el apodo “Llaverito”, debido a la profesión de su padre. Estuvo en las cuadrillas de Bocanegra, “El Gallo” y “Lagartijo”.
Integrado, como digo, en diferentes cuadrillas, en 1885 ingresa en la cuadrilla de Rafael Molina, “Lagartijo” donde tras dos años de aprendizaje, toma la alternativa en la plaza de la carretera de Aragón de Madrid de la mano del “Lagartijo”, a quien el padre de “Guerrita” ayudó es sus primeros tiempos como torero, el 29 de septiembre de 1887, con el toro “Arrecío” de Gallardo. En la siguiente temporada actúa en 75 corridas llegando a ser el ídolo del público.
Compitió con “Bombita”, “Machaquita” y Antonio Fuentes, pero solo fue capaz de competir con “El Espartero”. Fue un torero superior a “Frascuelo” y mas completo que “Lagartijo”, pero menos fino.
El 11 de junio recibe una silbada tan injusta en Madrid que algunos dicen que comento: “No toreo más en Madrid ni para el beneficio de María Santísima”. Su impopularidad se contagió a los demás públicos y, tras acabar con algunos compromisos en Bilbao, San Sebastián, Valladolid, Salamanca…, se retiró definitivamente. Cuentan que dijo: “Yo no me voy de los toros, me echan”.
En la última corrida de la feria del Pilar, el 15 de octubre de 1899 anunció su decisión de poner fin a su carrera profesional como matador de toros. Toreó 892 corridas y estoqueó 2.577 toros.
Abandonó la carrera en lo alto de su fama tras 12 años, en contra de su voluntad, debido a la intransigencia del público, que ya le exigía demasiado. Desde entonces se dedicó a sus negocios, a su familia así como al “Club Guerrita”, club social que se hizo muy popular en Córdoba sito en la Calle Gondomar. Hasta su muerte, llevó este maestro del toreo una vida tranquila y metódica compartida entre sus familiares y amigos.
El Club Guerrita: Fue una de las entidades taurinas más populares y prestigiosas de cuantas han existido en España y América. Surgió la idea de su fundación entre un grupo de amigos y admiradores del maestro que se reunían en la taberna de San Miguel, trasladando su sede meses después al número 1 de la calle Gondomar, donde con el tiempo y después de varias mudanzas quedó fijada en el 19 de la misma calle hasta su desaparición a la muerte del titular. Falleció en Córdoba el 21-2-1941 de un tumor maligno en el cuello y está enterrado en el Cementerio de Nuestra Señora de La Salud.
Algunas corridas toreadas: En 1888: 75 corridas; En 1894: 80 corridas. Durante 12 años, compartió hegemonía en el mundo del toreo con “Lagartijo” y con “Frascuelo”, hasta que sin previo aviso, se retira el 15 de octubre de 1899 en la Plaza de Toros de Zaragoza. Está considerado uno de los grandes toreros cordobeses. Pese a las críticas, “Guerrita” fue excepcional dentro de ruedo, insuperable en banderillas, poderoso con la muleta y certero con la espada.
Anécdotas:
*Si se le considera como un gran torero, también es reconocida su particular personalidad, la cual acentuaba con frases coloquiales y populares. Algunas de estas conocidas frases que se le atribuyen son:
“Cada uno es cada uno”
“Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible”.
Ya retirado dijo sobre Juan Belmonte: “Darse prisa en ir a verlo…”.
“Después de mi naide…; y después de naide, Fuentes”. Ésto no es cierto porque después de él estaban “Bombita” y “Machaquita”.
No tenía “Guerrita” pelos en la lengua para emitir opiniones que, a veces, no eran del todo afortunadas. Por ejemplo, una vez le preguntaron cuales habían sido, a su juicio los toreros mas destacados a lo largo de la historia. Sin pensárselo mucho, se apresuró a responder:
“En el torero no ha habido mas que tres que hayan sido auténticas figuras: “Lagartijo”, Joselito y otro que me lo callo… Después de esos tres, cualquiera puede haber salío haciéndole argo grande a los toros. ¡Pero argo, ná mas!”.
Mañana el III Califa.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com